Revista Ebusiness

3 Motivos por los Que NO Contar una Idea Emprendedora a Familiares y Amigos

Por Vmartinp @vmdeluxe

Social Enterpreneurs Mini-Bootcamp Alpha

Ayer por la tarde recibí un correo de un lector, que me preguntaba si es recomendable contarle nuestra idea emprendedora o idea de negocio a nuestros familiares y amigos, o incluso a profesionales para poder recibir su feedback.

Al margen de que todos sabemos de lo motivador que puede llegar a ser el poder explicar nuestra idea, y recibir el apoyo de nuestros familiares y amigos, he intentado mirarlo desde otro punto de vista que también se da muchas veces.

 

El hecho es que considero algo bueno poder contar nuestra idea emprendedora para recibir un feedback (siempre y cuando sea sincero) porque cuando queremos emprender y tenemos una idea, a nosotros mismos siempre nos parece una idea estupenda. El problema es que las mismas ganas de emprender hacen que no veamos los posibles fallos de nuestra idea.

De ahí que el poder contarlo es algo bueno, siempre y cuando se lo contemos a las personas indicadas.

En ocasiones contarla a amigos o familiares no es la mejor idea por varios motivos:

1. Miedo a ofenderte

Tus amigos y familiares pueden decir que lo que les cuentas es una buena idea sin serla, principalmente porque les preocupa ser sinceros y decir algo que pueda ofenderte.Muchas veces la pasión al contar una idea se transmite sea o no sea buena tu idea, por lo que esas personas se pueden ver influenciadas por tu forma de contarlo, haciendo que su punto de vista se acerque cada vez más al tuyo.El problema es que pasado ese tiempo de excitación de la otra persona, quizá ya no le siga pareciendo tan buena idea.

Puedes detectar a este tipo de amigos y familiares cuando les parece bien cualquier cosa que les cuentas. La frase típica que suelen decir es “ah! pues eso puede ser una buena idea”.

2. Opiniones no sinceras

Tus familiar y amigos pueden tratar de bombardear tu idea si no hablan desde el corazón. En ocasiones cuando tratamos de emprender, son nuestros seres más cercanos los que inconscientemente no quieren que lo hagamos. Esto es así porque a mucha gente le gustaría emprender, pero no todo el mundo se decide a dar el paso, por lo que tratan de hacer ver a quien sí quiere realmente que no es una buena idea, que es una pérdida de tiempo o que la idea está predestinada al fracaso.

Los puedes detectar con frases como “¿quieres decir que eso no existe ya?”, “si fuese una buena idea alguien ya lo habría inventado” o “no creo que funcione”.

3. No son expertos

Estas personas no saben si algo funcionará o no. No son expertos, la mayoría no saben de negocios y lo único que pueden hacer es darte su punto de vista que puede ser correcto o no. Por lo tanto es una lotería hablar de algo que te importa y en lo que crees con alguien que -por decirlo de alguna forma- no tiene ni idea sobre el tema.

Los puedes detectar porque saben de todo y no saben de nada. Estoy seguro que sabes bien de qué tipo de personas hablo.

Ojo, no estoy diciendo que no debemos contarles a nuestros amigos y familiares nuestros propósitos y aspiraciones en la vida. Lo que quiero transmitir es la idea de que debemos ser muy selectivos con quien compartimos algo tan valioso y frágil como son nuestros sueños.

Bajo mi punto de vista lo mejor que puedes hacer es comentar tu idea cuando la tengas puesta en marcha o bien, tratar de asesorarte profesionalmente con tal de que las opiniones que recibas sean de calidad y impulsen a llevar a cabo tu proyecto más que a que se quede por el camino.

¿Qué opinas acerca del hecho de contar tus proyectos? ¿Eres de los que se lo cuentan a todo el mundo o los que se lo reservan todo? Por otro lado, existe la creencia popular de que las cosas se gafan si las cuentas antes de tiempo ¿crees en ese tipo de creencias? Estoy deseando leer tus comentarios.

Photo credit: http://www.flickr.com/photos/kengz/2346966768/

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog