Revista Coaching

316.- “Aprecia lo que la vida te da, porque no te lo dará dos veces.”

Por Ignacionovo

Autor: Anónimo. La frase de hoy, es una especie de antídoto eficaz para combatir el pesar que nos provoca la carencia eventual de aquello que ansiamos tener o encontrar.
Cuando de vez en cuando a la vida le da por demostrarnos su poder y nos abate de tal manera, que llegamos a pensar que somos tratados injustamente por ella, uno debería hacer obligatoriamente el ejercicio de sentarse delante de un papel en blanco, para escribir todo lo bueno que ya posee. No aquello que nos gustaría tener, no todo lo que soñamos tener, no todo lo que en algún momento consideramos que nos mereceríamos; simplemente lo que hay ahora de positivo ya en nuestra vida.
Comenzando a escribir, resultará que la lista es bastante más extensa de lo que podríamos pensar en un principio y eso, que no debería de representar ninguna sorpresa, lo es, porque sólo reparamos de hábito en lo que nos falta.
Lo cierto es que somos muy injustos con aquello que tenemos. Si ya es nuestro, no nos preocupa; lo amortizamos y centramos nuestra atención y expectativa en lo siguiente que queremos conseguir; y eso es una falta de consideración brutal. Como si le restásemos valor a cuanto hay en nuestra vida ahora y pensáramos que lo que no hay, es mejor y más grande y nos aportará mayor felicidad… cuando, por otra parte, nadie puede asegurar que vaya a ser así.
Y si alguna vez tenemos la pésima idea de rechazar algo bueno que la vida nos ofrezca porque esperamos una recompensa mayor, tengamos en cuenta que quizá nos acordemos de ello más tarde y lamentemos haber perdido una ocasión magnifica que no volverá.
Las cosas suceden una vez. Se repiten, pero nunca exactamente igual y por ello, habría que vivir lo que la vida nos trae con la sensación de que será la última vez, porque lo es, al menos en esa misma y exacta forma.
Así que la próxima ocasión que la vida te de algo, aprécialo. ¿Que piensas que podría haber sido mejor, más grande, más perfecto, más hermoso, más, más y más…? Claro que si, pero piensa que también que podría no haber sido; y sin embargo fue, y eso al final es lo que cuenta.
Reflexión final: La receta perfecta para vivir podría ser, ser felices con lo que tenemos, mientras perseguimos lo que deseamos. ¿Te parece bien?


Volver a la Portada de Logo Paperblog