Revista Deportes

5 razones por las que los Rams pasaron al Super Bowl LIII

Publicado el 21 enero 2019 por Primeroydiez @Primeroydiez
5 razones por las que los Rams pasaron al Super Bowl LIII

En un partido que se fue hasta tiempo extra, los Rams lograron vencer a los Saints a domicilio para conseguir su boleto al Super Bowl LIII. A continuación te presentamos las principales razones por las que lograron la victoria.

1. La defensiva hizo su parte

Cuando arrancó el partido, los Saints parecían estar encaminados a llevarse el juego sin problemas. En la primera serie avanzaron 56 yardas en 11 jugadas, pero la defensiva se mantuvo fuerte en la zona roja y negoció un gol de campo de Will Lutz. Al entrar el ataque de los Rams las cosas se pusieron mal muy pronto, ya que rápidamente vino una entrega en una intercepción a Jared Goff que dejó a los Saints en zona roja. Y ahí la defensiva de Los Angeles volvió a salir avante, permitiendo apenas seis yardas para que New Orleans se tuviera que conformar con otro intento de gol de campo.

En ese momento las cosas podrían haber estado 14-0 para los locales, pero el buen trabajo de los pupilos de Wade Phillips dejó el marcador en un 6-0 mucho más manejable.

Y no fue el único momento donde la defensiva se vio muy bien: Mark Ingram y Alvin Kamara se combinaron para 46 yardas por tierra (Ingram 31, Kamara 15), mientras que Michael Thomas, que los había quemado en el partido anterior, hoy se fue con 36 yardas en cuatro recepciones.

Era un hecho que la defensiva de los Rams tenía que hacer un buen trabajo hoy y así fue.

2. Brandin Cooks

En un partido donde C.J. Anderson fue limitado a 44 yardas por tierra y Todd Gurley estuvo desaparecido (tuvo cuatro acarreos para 10 yardas), Cooks se volvió la pieza más importante a la ofensiva. En el partido de hoy tuvo siete recepciones (en ocho targets) para 107 yardas, siendo el elemento más confiable para Jared Goff.

De hecho una de las jugadas más importantes del partido vino por cortesía de Cooks: sobre el final de la primera mitad Goff conectó con él un pase de 36 yardas que dejó el balón en la yarda seis de New Orleans, dejando la mesa para que Todd Gurley anotara el TD que acercaba a los Rams en el marcador.

El haberse ido a tres puntos de distancia al descanso ayudó mucho a la moral de los Rams, sobre todo después del mal inicio que habían tenido.

3. Jared Goff pudo con la presión

Una de las grandes dudas en este encuentro era cómo iba a tomar la presión el joven QB de los Rams, sobre todo si el juego terrestre era limitado por los Saints. La respuesta es: bastante bien.

Goff tuvo un partido sólido, aunque no espectacular, pero para ser sinceros, eso es justo lo que este equipo necesitaba: completó 25 de 40 pases para 297 yardas con una anotación y una intercepción (que realmente se le debe atribuir a Gurley, ya que le pegó en las manos). Durante el juego se mantuvo calmado, logró moverse bien dentro de la bolsa de protección y fue capaz de encontrar a todas sus opciones, conectando con siete receptores distintos en total.

El trabajo de Goff fue importante porque no se dejó caer por el error del inicio del encuentro y tampoco se desesperó cuando sus corredores se vieron limitados: hizo lo que tenía que hacer y ayudó a que su equipo ganara.

4. Greg Zuerlein

Aquí no hay dudas: cuando conectas cuatro goles de campo (en cuatro intentos) y dos puntos extra (en dos intentos) en un partido donde tu equipo anotó 26 puntos, debes estar en la lista de menciones a lo más destacado del partido. Y no solamente se merece estar en nuestra lista en términos de efectividad, sino porque hoy fue la definición de clutch.

En el último cuarto, Zuerlein conectó un gol de campo de 48 yardas para empatar el partido a 23 puntos y mandar al tiempo extra, y le sobró pierna en ese intento (aunque sí hubo un momento donde parecía que el balón iba hacia el lado). Y luego en tiempo extra se plantó y conectó un gol de campo de 57 yardas para ganar el campeonato. Y seamos sinceros: esa patada pudo haber sido de 65 yardas sin problemas.

5. Los oficiales

No soy de los que se quejan tanto del trabajo de los oficiales porque vivo bajo un principio: los oficiales no benefician a uno u otro equipo, simplemente son malos y se equivocan mucho. Pero el día de hoy hubo una jugada que pasará a la historia porque no se marcó un castigo enorme contra los Rams.

No flag. pic.twitter.com/2F9XyQlSik

— FOX Sports: NFL (@NFLonFOX) January 20, 2019

Esa jugada tenía que haber sido interferencia de pase, y considerando que el encuentro estaba 20-20 hubiera permitido a los Saints acercarse a la zona de anotación. Incluso, se puede pensar que con un touchdown en lugar del gol de campo las cosas hubieran sido distintas, pero no lo sabremos.

Lo cierto es que los Saints van a recordar esta jugada por mucho, mucho tiempo.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista