Revista Solidaridad

A la policía local de Gandía (Valencia) no le gustan los perros de asistencia en la especialidad de Autismo

Por Aparcamientodiscapacitados

La historia de Miguel Ángel Signes es una historia de solidaridad, compromiso y trabajo bien hecho, pero también de problemas con la administración local. Miguel Ángel es -entre otras cosas- instructor para perros de asistencia a personas con discapacidad. Y en estos momentos está entrenando a un segundo perro en su localidad (Gandía) para trabajar con niños con autismo.
Miguel Ángel tiene dos perros, Eddie y Guinness. Guinness tiene ya mucha experiencia, la cual se usa también para mejorar el entrenamiento de su compañero de fatigas Eddie. Para llevar a cabo el entrenamiento de un perro de asistencia en determinados ejercicios es imprescindible que vaya suelto –con la correa en el suelo– para que se acostumbre a trabajar más adelante, entre otros, los siguientes objetivos con un/a niño/a con Trastorno de Espectro del Autismo (TEA): Momentos de espera; adaptación a nuevos entornos; seguridad en calle; semáforos; tolerancia a la frustración; conductas de fuga –muchos niños tienen estos problemas citados–, en el interior de un lugar público o en la vía pública. Para el entrenamiento en cuanto a los momentos de espera Eddie –con nueve meses de edad– ya aguanta 40 minutos en “suelo y quieto” en una terraza.
Todo esto luego hay que extrapolarlo –lo que se denomina Generalización– a otros lugares y establecimientos públicos o de uso público; todo ello, con el fin de que el perro no falle cuando esté trabajando con el/la niño/a y se le dé la orden de “quieto” en este tipo de lugares. En el horario que marca la Ordenanza que pueden ir sueltos es cuando Miguel Ángel aprovecha para entrenar a Eddie y para reciclar todos los conocimientos adquiridos de Guinness –está especializada para trabajar con personas con discapacidad intelectual, enfermedad mental y autismo– y velar por su bienestar –ausencia de estrés– . El día 5 de junio del 2013, y ante las trabas que estaba teniendo, solicitó al Ayuntamiento mediante una instancia la inclusión en la Ordenanza Municipal de los Perros de Asistencia ya que hasta el día de la fecha no hacen referencia a ellos, teniendo la obligación de hacerlo.
La policía local de la localidad valenciana de Gandía no parece ver con buenos ojos que en su casco urbano se entrenen a perros de asistencia para niños con autismo. Incluso existe cierta discrepancia entre la postura de la policía local y la ordenanza del propio ayuntamiento. Según la policía local los perros en las zonas ajardinadas no acotadas por el Ayuntamiento deben ir atados durante todo el día, este incumplimiento implica una sanción. Según indica el artículo 16 de la Ordenanza Municipal sobre la Tenencia y Protección de Animales: “Los perros y otros animales podrán estar sueltos en las zonas que autorice o acote el Ayuntamiento. En los jardines que no tengan zona acotada podrán estar sueltos a partir de las nueve de la noche, de Octubre a Marzo, y a partir de la once de la noche de Abril a Septiembre, y durante todo el año entre las siete y diez de la mañana”. Versiones algo diferentes sin lugar a dudas. Aunque en cualquier caso, los perros de asistencia tienen una consideración especial a la hora del acceso a zonas públicas, y tanto Eddie como Guinness lo son y así están acreditados, consideración que el Ayuntamiento de Gandía parece no recoger adecuadamente en sus ordenanzas y que obviamente la policía local no parece conocer en detalle.
A la policía local de Gandía (Valencia) no le gustan los perros de asistencia en la especialidad de Autismo
Hay que destacar que la labor que Miguel Ángel Signes lleva a cabo es totalmente altruista y gratuita. Y además traspasa fronteras, ya que en diciembre del año pasado entregó a una perra de asistencia, llamada Xena, a una familia costarricense con un hijo con autismo.
El uso de perros en Terapias Asistidas con Animales cada vez está tomando un mayor impulso en la intervención del autismo. Desde ayudar al niño a caminar por la calle y evitar que se escape (el perro se sienta y evita que el niño pueda salir corriendo) o corra algún riesgo, a fomentar los aspectos de atención y socialización, a llevar a cabo estimulación sensorial,… Es por eso muy importante que las administraciones sean conscientes de la importancia que estos animales tienen, así como permitir que su adiestramiento pueda llevarse a cabo sin que los instructores tengan que ser multados o acosados por los cuerpos policiales. Esperamos que el buen juicio impere y que el Ayuntamiento de Gandía no solo deje de poner problemas al entrenamiento de perros de asistencia en el municipio, sino que además lo impulse.
http://autismodiario.org/2013/07/11/a-la-policia-local-de-gandia-valencia-no-le-gustan-los-perros-de-asistencia-en-la-especialidad-de-autismo/
Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista