Revista Opinión

Además de los toros, ¿por qué no prohibimos los políticos?

Publicado el 28 julio 2010 por Franky
Las mismas razones que se esgrimen para suprimir la corrida de toros sirven para justificar la prohibición de los políticos en España. --- Además de los toros, ¿por qué no prohibimos los políticos? Es probable que la Cataluña política, cada día más proclive a la prohibición y al totalitarismo, suprima la tauromaquia por voluntad parlamentaria, sin que esa prohibición responda a demanda popular alguna. Las razones esgrimidas son básicamente dos: la llamada "fiesta nacional" tortura a los animales y el espectáculo taurino es contraproducente y poco recomendable para una sociedad moderna.

Es curioso, pero esos mismos argumentos sirven para prohibir a los malos políticos, causantes de la tortura diaria de los ciudadanos españoles y protagonistas del obsceno y deleznable espectáculo de la "democracia degradada" española, corrupta, infectada de ladrones y poco recomendable para la ética y para la salud de una sociedad moderna y avanzada.

Suprimir a los políticos sería, además, más popular, rentable y ejemplarizante que suprimir la fiesta taurina. El suplicio que los políticos causan al ser humano no es comparable con el que los toreros y la "industria" que se mueve en torno a la tauromaquia causan al toro de lidia.

Los ciudadanos no derramarían una sóla lágrima por esos políticos que ya aparecen en las encuestas señalados por la ciudadanía como el tercer gran problema de España. Los toros, curiosamente, no aparecen en esa lista, ni quiera entre los cien problemas principales del país.

Por culpa de los políticos, muchos ciudadanos son despojados a diario de su derecho al trabajo, arrojados sin misericordia a la pobreza, despojados de sus viviendas por falta de pago, avergonzados porque no pueden llevar comida y dignidad a sus hogares.

Prohibir las corridas de toros va a costarle a cada ciudadano de Cataluña poco más de 50 euros, pero prohibir a los políticos nos haría prósperos y, probablemente, ricos a todos los españoles, que no tendríamos que pagar sueldos del erario público a cientos de miles de parásitos, que no aportan a la sociedad nada positivo.

Si el espectáculo de los toros heridos y muertos en la plaza es deplorable, el de los políticos es dantesco. La corrupción pública, los privilegios inmerecidos, la arrogancia, el despilfarro, el endeudamiento y el mal gobierno constituyen una exhibición que avergüenza, degrada al ser humano como especie y produce tortura, insatisfacción y rabia a millones de ciudadanos españoles.

La política, cuando está degradada y en manos de dirigentes pésimos, es mil veces más vil y deplorable que la fiesta nacional.

Prohibir a políticos de la estirpe de Carod Rovira y de otros muchos nacionalistas catalanes, despilfarradores, arrogantes, estimuladores de la reivindicación permanente, del odio y de la envidia, empeñados en separar, dividir y enfrentar, tiene más sentido, más dignidad y más alcance ético que prohibir los toros en Cataluña.

Os lo juro.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :