Revista Cine

Ágora pincha en USA y en todo el mercado internacional

Publicado el 29 julio 2010 por Amendiz @alfonso_mendiz
Ágora pincha en USA y en todo el mercado internacionalÁgora, la película de Alejandro Amenábar sobre el asesinato de la filósofa Hipatia de Alejandría y el crepúsculo del paganismo, lleva 8 semanas veraniegas en los cines de Estados Unidos, y no ha recaudado ni 300.000 dólares. Se rodó en inglés y con Rachel Weisz pensando en el mercado americano, pero sólo se ha exhibido en 5 cines y no ha emocionado al público ni a la crítica.
Si el cine español quiere triunfar internacionalmente, la vía de Planet 51 parece más eficaz: este filme español de dibujos animados costó 70 millones de dólares, como Ágora, pero ha recaudado 103 millones en todo el mundo, y en EEUU se exhibió en más de 3.000 cines.
En cambio, Ágora, que también costó 70 millones, sólo ha recaudado un total de 37,3 millones de dólares, casi todo en España.
Fracasa en todo el mundo menos en España
De hecho, la película de Amenábar ha pinchado en todo el mundo, excepto en España, donde fue intensamente promocionada en la prensa laicista y en las promociones de Telecinco, ya que la película estaba producida al 88% por Telecinco Cinema. Al estreno acudieron cinco ministros y por esas fechas, se publicaron en España al menos 10 libros sobre Hipatia (la mayoría, novelas bastante flojas, de dudoso calado histórico).
Según BoxOfficeMojo, de octubre a febrero, Ágora recaudó en España unos 29,6 millones de dólares. La película pudo verse en 450 cines, una cantidad absolutamente excepcional para una película española. Con todo el apoyo oficial y la fama de Amenábar, Ágora fue la película española más vista en nuestro país el año pasado: 3,4 millones de espectadores, el doble que Planet 51 o Celda 211 (este última, sin embargo, fue la cinta ganadora en los Goya).
En cambio, en la laicista Francia recaudó sólo 2,3 millones de dólares; y en Italia, donde tienen tradición de “cine de romanos” y contó con el poderío de Telecinco, sólo 2,8 millones; duró menos de un mes en los cines europeos. En el resto de países su repercusión fue mínima.
Como decía el lema de una famosa campaña de la DGT, "al final, las imprudencias se pagan"...

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista