Revista Opinión

Al igual que los milagros de Janucá, la existencia misma de Israel desafía todas las probabilidades

Publicado el 16 diciembre 2017 por Emethgolem @NombredeIsrael

Ningún país europeo, ni uno solo, aguantaría una semana lo que enfrenta Israel. 

Mientras miraba los videos de los disturbios palestinos en Ramallah y otros lugares contra la decisión estadounidense de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, pensaba que todos esos policías y soldados israelíes se dedicaron a disipar los disturbios y la violencia sin infligir pérdidas, y lograron contener el daño.

Estos jóvenes israelíes que realizan un trabajo tan trágico tienen mi edad. Por la noche vuelven a sus esposas e hijos, madres y padres. No son shahids, se preocupan por la vida humana, la suya y la de las personas que enfrentan en las calles. Son el rostro de un país que sigue lidiando con este drama durante los últimos 70 años.

Luego pensé en todos los chantajes, los ataques, las guerras, las amenazas, la tensión y las sentencias de muerte que el mundo prepara para el pequeño Estado judío con cuya desaparición está obsesionado. Mientras miraba esas imágenes, pensé que ningún país europeo, ni uno solo, aguantaría una semana lo que enfrenta Israel.

La mayoría de los comentaristas de hoy se preocupan de las “consecuencias” del justo e histórico reconocimiento estadounidense de Jerusalén como la capital de Israel. Pero si el temor a la violencia hubiese determinado sus acciones, Israel no habría nacido en 1948 y encontraríamos a los judíos que sobrevivieron a Auschwitz en un restaurante de Brooklyn en lugar de en las playas de Tel Aviv.

A sus 70 años de existencia, Israel ha perdido 23,447 soldados y 2,495 civiles, sobrevivió a 12 guerras y miles de cohetes, mientras coexiste con el fantasma de una guerra química y nuclear.

La existencia misma de Israel desafía todas las probabilidades. Porque Israel es un milagro, la conciencia del mundo, la frontera occidental ubicada en el frente de oriente.

Es un símbolo de nuestra civilización en sus mejores momentos.

Fuente: EnlaceJudio


Al igual que los milagros de Janucá, la existencia misma de Israel desafía todas las probabilidades

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista