Revista Psicología

Alcoholismo y Daño Cerebral: El Síndrome de Korsakoff

Por Vgarcigo
"Nuestra vida es tan vana que tan solo es el reflejo de nuestra  memoria" Chateaubriand  [Memorias de Ultratumba, 1848]
El abuso continuado de alcohol durante años es fuente de numerosos problemas. Al igual que otras toxicomanías, termina dañando casi todos los aspectos de la vida de una persona, deteriorando gravemente el organismo, la mente y el entorno sociolaboral.Alcoholismo y Daño Cerebral: El Síndrome de KorsakoffAlcoholismo y Daño Cerebral: El Síndrome de Korsakoff
En el año 1887, el neuropsiquiatra ruso Sergey Korsakoff refiere la existencia de un curioso síndrome que afecta a la memoria y dificulta enormemente la posibilidad de adquirir nuevos aprendizajes y evocar ciertos acontecimientos del pasado. Korsakoff relacionará este trastorno con el alcoholismo de carácter crónico.Actualmente, resulta bien conocido que una adicción alcohólica mantenida durante años, y especialmente cuando se acompaña con desnutrición, termina produciendo en muchos casos un deterioro severo de la memoria.
En el denominado Síndrome de Korsakoff (también conocido como Psicosis de Korsakoff), existe una alteración severa de la memoria, manifestándose principalmente en forma de amnesia anterógrada (dificultad para formar nuevos recuerdos). También pueden aparecer síntomas de amnesia retrógrada que dificultarán el acceso a hechos pasados de la vida del enfermo (memoria autobiográfica).La mayor parte de los síntomas están relacionados con el déficit de tiamina (o vitamina B1). El alcohol interfiere en la correcta absorción intestinal de esta vitamina, por lo que el alcoholismo es el factor causal (o etiológico) más importante de este síndrome.
Existe una gran variabilidad en la forma de presentarse este síndrome, algunos casos constituyen amnesias puras y de comienzo abrupto, mientras que en otros pacientes la amnesia se acompaña de un deterioro cognitivo severo y global. Algunos autores consideran que los pacientes que desarrollan el síndrome de una forma lenta y prolongada (años) y sufren de una amnesia severa, lo estarían por la neurotoxicidad propia del alcohol en el cerebro.Hoy se conoce que este síndrome constituye el estadio final o residual de un proceso previo en forma de encefalopatía aguda descrita por Wernicke, por lo que actualmente se habla de forma más global del Síndrome Wernicke-Korsakoff como un continuo, aunque no en todos los casos, por lo que esta denominación es aún objeto de cierta controversia.
Conviene aclarar que este síndrome no sólo se presenta en casos de abuso continuado de alcohol, sino en muchos trastornos y afecciones que disminuyan o dificulten la correcta absorción de tiamina en el organismo, como: 
-La desnutrición
-Vomitos persistentes
-Hemodialisis
-SIDA
-Procesos infecciosos
-Malabsorción intestinal 
Así como también los daños vasculares o tumorales que afecten a las regiones frontal-diencefálicas pueden precipitar síntomas semejantes.
CARACTERÍSTICAS NEUROPSICOLÓGICAS:
El déficit en la memoria de retención es la característica principal de este síndrome, junto a dificultades en la capacidad de concentración.
Estos pacientes pueden proporcionar recuerdos autobiográficos ocurridos muchos años atrás (en su infancia o adolescencia) pero tendrían una seria limitación para evocar sucesos acaecidos recientemente (horas o días antes). La persona afectada tendrá una gran dificultad para aprender o recordar palabras, hechos o caras nuevas.
Las características neuropsicológicas de este síndrome no se hallan circunscritas sólo a un problema de amnesia, existendo también alteraciones en la afectividad (afecto aplanado) y en la capacidad de impulso o motivación para emprender nuevas actividades (apatía, inercia conductual). También muestran poco interés en mantener una conversación, tendiendo incluso al mutismo.La mayoría de estos pacientes no tienen consciencia de sus déficits (anosognosia) pudiendo llegar a negar o no reconocer sus problemas de memoria.
La tendencia a la confabulación es otra de las características neuropsicológicas del síndrome, con ella parecen compensar sus fallos de memoria con la elaboración de contenidos irreales o fantasiosos y también alterando el orden o contexto temporal de sus recuerdos. En general, esta es una característica que en muchos de los afectados no aparece, respondiendo a las preguntas relativas a su vida pasada con un "no lo recuerdo".Alcoholismo y Daño Cerebral: El Síndrome de Korsakoff
LESIONES CEREBRALES CARACTERÍSTICAS:
El alcoholismo crónico y las amnesias que puede provocar, se atribuyen a lesiones hemorrágicas en el núcleo del tálamo. Así, la amnesia retrógrada supone una desaparición o destrucción real de contenidos mnésicos en el cerebro (y no tanto una dificultad  para acceder a ellos).
El abuso crónico de alcohol puede dañar la región medial diencefálica, siendo la falta de vitamina B1 la causante de las lesiones hemorrágicas en dicha región.
También se han propuesto que las lesiones en los núcleos de Meynert podrían explicar los trastornos de memoria, pues en esta estructura cerebral se encuentran neuronas colinérgicas (o que suministran acetilcolina, un neurotransmisor muy implicado en los procesos de memoria) que nutren a la corteza cerebral e hipocampo.
En los pacientes afectados por este síndrome, también se ha encontrado dilatación ventricular y cisuras interhemisféricas mayores, así como daños en las regiones frontales del cerebro. Todo lo anterior, podría ser producto del déficit continuado de tiamina y la neurotoxicidad del etanol en el encéfalo.
También se ha detectado la existencia de atrofia en los cuerpos mamilares, con pérdida de tejido cerebral en forma bilateral (como señalan las flechas de la siguiente neuroimagen por Resonancia Magnética):   Alcoholismo y Daño Cerebral: El Síndrome de KorsakoffEste tipo de lesión cerebral suele ser la más frecuente y característica del síndrome de Korsakoff, aunque algunos autores consideran que el único factor común a todos los casos es la lesión bilateral en el tálamo medial.
En resumen y para una mejor síntesis de lo dicho, los diversos autores que han intentado establecer la localización neuropatológica de este síndrome en el cerebro, han destacado daños en el sistema límbico y diencefálico que comprenderían las siguientes estructuras: -córtex entorrinal, -cuerpos mamilares, -hipocampo-lóbulo frontal -tracto mamilo-talámico y núcleo anterior del tálamo. Es precisamente el tálamouna región de creciente importancia en la investigación neuropsicológica, pasando de ser considerado una mera estación de relevo de la información a considerársele cada vez más implicado en las funciones cognitivas y de memoria. Existe incluso la denominación de demencia talámica cuando se da un daño bilateral en el tálamo secundario a procesos tumorales, hemorrágicos o de isquemia.
En el siguiente dibujo se pueden observar (sección medial del encéfalo humano) algunas de las estructuras neuroanatómicas citadas: Alcoholismo y Daño Cerebral: El Síndrome de Korsakoff
SÍNDROME de KORSAKOFF y ENVEJECIMIENTO:
Dado que este síndrome tiende a presentarse tras muchos años de consumo abusivo de alcohol, no es infrecuente que esta problemática se manifieste en personas mayores con un largo pasado de alcoholismo.
Conviene mencionar que los profesionales que trabajan de forma directa con población geriátrica (médicos geriatras, psicogerontólogos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, DUE's y AT's) deben conocer y estar atentos a las peculiaridades conductuales y neuropsicológicas que presenta el síndrome de Korsakoff. Estos pacientes geriátricos, que suelen ser hombres en su mayoría, cuando ingresan en una institución o residencia geriátrica lo hacen en un estado grave de deterioro psicofísico.
En el trato cotidiano con este tipo de pacientes habrá de tenerse en cuenta sus problemas para aprender nueva información, aunque esta capacidad no se encuentre del todo deteriorada, pudiendo seguir instrucciones e implicárseles en ciertas tareas que no deberían ser interrumpidas, dados sus problemas en la memoria de trabajo (se olvidarían de qué estaban haciendo y por qué).
También serán personas con poca tendencia a iniciar conversaciones, y de haberlas, podrían estar repletas de reiteraciones y frases repetitivas.
En definitiva, es este un síndrome que no sólo afectará a las capacidades mnésicas del enfermo (con todo lo que esto conlleva) sino que podrán observarse también otros déficits: falta de iniciativa, afecto aplanado, apatía, así como dificultades en las capacidades ejecutivas, todo ello coherente con la existencia de daños de tipo frontal.
[VÍDEOS]
"Los Efectos del Alcohol en el Cerebro"


- PSICOLOGÍA y DAÑO CEREBRAL - http://neuropsicologica.blogspot.com

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :