Revista Política

Algunos motivos (más) de porqué la blogosfera (política y social) es poco influyente

Publicado el 25 marzo 2012 por Trinitro @trinitro

Algunos motivos (más) de porqué la blogosfera (política y social) es poco influyente
Estos días, Roger Senserrich y Edgar Rovira hablan y argumentan del porqué la blogosfera española/catalana es poco influyente. Ambos hablan de la poca relevancia para el entorno político y mediático, pero sobretodo a la falta de enlaces entre los blogs políticos, o incluso Edgar se atreve con un argumento: hay pocos blogs de calidad.

Comparto bastante lo que dicen, pero me atrevo a profundizar un poco más sobre este tema.

a) En Europa hay mayor peso del partidismo y del sectarismo. La gente activa políticamente, incluso los del 15M, estamos claramente alineados, hemos invertido emocionalmente en defender una serie de paradigmas e ideas y nos cuesta muy mucho leer quien no nos vaya a dar la razón (costes emocionales, intelectuales, etc..) por tanto, no leemos los que no coincidimos y eso tiene dos efectos: un refuerzo retroactivo de nuestras propias convicciones (referenciamos a los que mantenemos coincidencias, o sea a los de nuestra secta), una capacidad de expulsar lectores que no son de la secta al no matizar los argumentos, y no enriquecerlos. Por poner un ejemplo, yo solo leo un único autor de Red Liberal, Manolo Millón. El resto me parecen tipos bastante alejados de cualquier matiz. Es más, tienen una dialéctica que le es propia y los demás no llegamos a entenderla. Es como si escribieran el blog en Esperanto. Algo parecido me ocurre con Kaos en la Red. Lo cuál me deja un marco de blogs más limitado, si los principales focos de debate “liberal” y anarquista sus formas sectarias ya me producen rechazo, y son dos de los focos más activos. Nuestro sectarismo nos lleva a ser poco interesantes, menos proclives al debate y empeora nuestra calidad de argumentos. Incluso algo que pretende ser “abierto” y de debate intenso como la propuesta de Politikon de contrato único, no referencian las críticas constructivas y serias que se les hace a la propuesta. Actúan con ese sesgo cognitivo que ellos mismos denuncian, ya que aquí nadie, yo el primero, deja de ser un sectario en un grado alto o altísimo. Posiblemente en EEUU la vinculación sea más a causas (ateos vs. creyentes) que a unos partidos muy debilitados y que son meras plataformas electorales. Esto lo ha descrito muchas veces Roger en su blog, pero los sesgos para elegir candidatos son menos partidistas que los que hay en Catalunya o España. Esa tendencia se traslada al resto de actividad política.

b) En España no funcionan bien los lobbyes, ni los think tanks, ni tampoco las organizaciones políticas, sindicales, etc.. destinan excesivos recursos ni tampoco les hacen demasiado caso. Como alguna vez he comentado, los políticos españoles leen/leemos poco, muy poco, abismalmente poco, tiene que ver con la capacidad de adquirir conocimiento y a la sobrecarga de trabajo “absurdo”. Jornadas de 12, 14 o 16 horas diarias, sin descanso en fin de semana, puede sonar heróico, pero es lo habitual en la media y alta política, eso puede sonar bien, pero ni el más fuerte de los humanos puede sostener de forma viable y rendir de forma eficiente unas jornadas maratonianas sin fin, y esto se hace a costa del descanso, de la salud, y de la capacidad de aprender nuevo conocimiento. A un ex-alcalde de mi partido le enseñé el libro “El Triunfo de las ciudades” y no le sonaba.. cuando es un clásico, y sobretodo a cualquier persona preocupada por la gestión municipal de grandes ciudades alguien se lo debería haber recomendado. Hay que decir que es el único libro que se ha leído Xavier Trias sobre gestión municipal, de ahí su amor por New York, pero deja claro que el único. A diferencia de la mayoría de políticos en activo una persona interesada en la política como yo lee entre artículos y libros en papel entre 500 y 1000 páginas semanales, leo unos 10 artículos de blogs de esos sesudos de forma completa al día, incluso cuando tenía responsabilidades institucionales. Yo adquiero nuevo conocimiento, y por muy cenutrio que sea, aprendo.

Pero el problema se transmite a toda la esfera de conocimiento de fondo no solo a los artículos de blogs sesudos o a los libros. No se lee, pocos políticos leen, y cuando hacen es a los artículos de prensa escrita. Y aunque hay think tanks, los productos que realizan no se leen. No quiero ser ni cruel ni malvado, pero si algún compañero de mi partido me está leyendo, ¿me puede citar algún estudio o artículo que se haya escrito en la Fundación Campalans o en la Fundación Ideas?, vale.. a eso me refiero.

c) Problemas de relación entre think-tank y blogueros referenciales. Los think-tanks (al menos de izquierdas) no los lee ni el tato, pero eso no parece preocuparles, o más bien, no saben como resolver ese problema, focalizan en la producción, edición y publicación pero no en si se lee o no. No contactan con blogueros, no se preocupan de difundir sus materiales, no los “mueven”, no los envían a gente afín que tenga capacidad de distribuir. La inteligencia de este país produce pero no interactúa e intercambia. Algo que algunos blogueros y generadores de opinión individualmente sí lo han hecho. Yo he recibido mails de blogstars y de gente que tiene muuucha más reputación que un servidor en la red para que me leyera su libro y le diera mi opinión. Si lo hacen conmigo que soy un mindundi, lo hacen con muchos más. Eso quiere decir que entienden que hoy en día la creación de un producto intelectual no se queda solo en su “publicación” sino que la distribución, debate, interacción, difusión, etc.. tiene mucho más valor. Que el que alguien opine y valore tu producción intelectual tiene más valor que el mero hecho de producirla, y no estoy hablando de puro márketing. Supongo que forma parte del propio mundo académico español, poco referenciado, endogámico (yo te cito a tí, tú me citas a mí) que se traslada a los think tanks. Si para la “izquierda” solo parece que existan Navarro, Arcadi Oliveras (para mí existen algunos más, no muchos más, tampoco) o Saramago, es que tenemos un problema. No la blogosfera sino la capacidad de generar inteligencia y que esta se distribuya.

d) Los periodistas en España no quieren perder su posición en relación a la capacidad de influir. Que el principal blog de este país lo lleve un periodista no es casualidad. Más allá de su meritoria reputación personal, si tú te transformas en el blog de cabecera de un diario de masas, entonces tienes más lectores. Y si los políticos son sectarios los periodistas aún más. Solo se citan entre ellos, en general, y solo aceptan las cabeceras de diarios que sus blogueros que logran colocar artículos sean periodistas. Con contadas excepciones. No entraré en detalles por no herir susceptibilidades, pero de esto no se salva casi ningún medio. Una prueba, solo una entre ellas, es como corporativamente los periodistas de la Corporació se votaron entre ellos para valorar los “Premisblocs” de hace un año.

e) Engogamia del gran club. Navarro, que a todas luces me parece uno de los académicos más sectarios de España, tiene razón en una cosa. En los mass-media parece que solo existan una serie de opinadores determinados, más allá incluso de la limitación del número de opinadores progres con valor académico que tienen capacidad de influir. La concentración de voces en una serie de periodistas, opinadores, etc.. es tan brutal que hace de las tertulias un club de amigos, más que una selección, para el tema que interesa al medio tratar ese día, de personas con conocimientos y capacidad. Eso se propaga hacia abajo y cuesta ver en los mass-media a blogueros y opinadores surgidos de la red. Marc Vidal es uno de los pocos que ha logrado labrarse un nicho, más allá de los programas tecnológicos.

f) La españolidad españolizadora. O sea, no citamos blogs de fuera, no tenemos alianzas de ningún tipo con plataformas de blogueros externas a nuestro mundillo, que Actuable labrara una alianza con change.org es más bien la excepción y no la regla. La ilusoria blogosfera política catalana es aún más insignificante porqué apenas ni interactúa con la española, ni la europea. En cierta manera esto explica porqué en Barcelona haya algo más relevante para la blogosfera que el Beers&Politics (iniciativa muy buena de Xavier y Juan Victor). Con esto no quiero decir que no haya gente que se lo curre, que no haya iniciativas interesantes, incluso empresas como Autoritas que hacen un excelente trabajo. El problema es que ni son suficientes, ni reunen la masa crítica para eclosionar como se ha producido en EEUU. Por poner un ejemplo, Dones en Xarxa, lleva años trabajando, pero ninguna de sus blogueras a llegado a ser referente como Pandagon en el tema de la lucha por la igualdad de género.

g) Hay blogstars pero dedicados a “sus cosas”. Hay personas que tienen lo que llamaríamos algo más de relevancia, David Bravo, Ricardo Galli a través de menéame, o mal que me pese Enrique Dans, pero en general fuera del mundillo en el que se mueven hablan de “sus cosas”. Sus cosas son la libertad de internet, la lucha contra las leyes como la Sinde-Werth, la lucha contra la SGAE, y “las cosillas de internet”. No es que no comparta sus causas, pero para mí es más relevante cosas tan tontas como los derechos laborales, y en general los mass-media consideran el “mundillo de internet” como algo trending, molón y que trata de cosas trending y molonas. Cuando los blogueros más relevantes son gente que habla de “cosas de internet” (y entendedme, la lucha por la neutralidad de la red es algo que afecta a nuestra libertad directamente, pero es la percepción que se genera en el 90% de los ciudadanos, y en especial a los que deciden las editoriales de los diarios y sus estrategias hacia la red), tenemos un problema. Tenemos gente con algo de capacidad de influir, pero solo en temas de internet. Que salga César Calderón, Dance o Bravo en un programa especializado en internet me parece bien, pero no aparecen blogueros y analistas socioeconómicos en 59 segundos, de eso se trata. O peor, en algunas ocasiones han llamado a gurús de lo de internet a opinar de economía, y el saldo aún es peor.

h) Más humo que fuego. Lo peor es que este mundillo nos lo cargaremos los que vivimos en él. Cuando alguien que genera una iniciativa empresarial y su capital es inferior al de una mercería, y los ingresos inferiores al del peor bar del país, y se hace llamar “CEO” o “empresario de éxito”, tenemos un problema de credibilidad. Cuando los que viven de esto, le dicen a sus clientes toda la teoría de la red distribuida, etc.. pero no le cuentan que esto no es exactamente así y que los internautas estamos entrenados para leer rápido, entretenernos en mil cosas y discriminar aquello que no nos interesa y que por muchos xxxxxx seguidores que haya en twitter realmente el mensaje lo leerán unos pocos y de estos a casi ninguno le alterará sus pensamientos si no es después de mucho tiempo. Que somos máquinas con grandes sesgos cognitivos y que la comunicación muchos a muchos en internet tiene más de brujería que de ciencia (ah! esos cursos de “hacer un vírico” que daño han hecho). Todo eso hace que si un mass-media o una institución se acerca a los “expertos y profesionales” al principio queden aturullados con tanto mensaje pseudo-técnico pero luego decepcionados. Si no os dáis cuenta los expertos en ciberactivismo, socialmedia, etc.. sonamos muchas veces como magufos vendiendo un crecepelo milagroso. Falta honestidad, falta humildad, y falta realismo en este mundillo y eso lo desacredita. Señores vendedores de humo, si los mass-media no visibilizan blogueros ajenos a su entorno empresarial es en parte porqué le habéis vendido una moto.

Disclaimer: Sí, con esto no estoy entrando en la “solución”, ni siquiera analizando si los blogs influyen más o menos es en realidad un problema. Tan solo sumo causas y reanalizo algunas de las ya citadas por Edgar y Roger al diagnóstico del hecho social.

Comparteix/Comparte


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas