Revista Cultura y Ocio

Amar sin Sufrir, el libro de los hijos de Virginia Blanes

Por Rodrigojocilesferrer @jocilesferrer

No todos somos padres, pero todos somos hijos

Este libro es de la "cosecha" de mi mujer, quiero decir, de su bibliografía profesional ( Coach para Familias - Reyes Rodríguez), pero con el roce todo se pega, incluso lo bueno, je je.

Al grano: os lo recomiendo porque os va a descubrir una serie de bloqueos importantes y cruciales en vuestras vidas, mayormente subconscientes, que os impiden ser plenamente felices y realizaros completamente. También os impedirán amar sanamente a vuestros padres y a vuestros hijos si los tenéis. Estos se van formando desde los nueve meses de gestación, durante los tres primeros años de vida, hasta los siete e incluso más allá durante la adolescencia. Este libro trata de los que se pasan de padres a hijos, pudiendo acarrearse desde generaciones anteriores. Y muy importante: te explica cómo tirar a la basura la culpa, ese único sentimiento no natural que sólo sirve para que no podamos ser felices y tener unas relaciones sanas y basadas en el Amor.

Rodri recomienda... "Amar sin sufrir: el libro de los hijos" de Virginia Blanes en Casa del Libro. Amar sin Sufrir, el libro de los hijos de Virginia Blanes

El libro os enganchará muy rápidamente si sois creyentes o agnósticos holísticos abiertos. Si sois ateos positivistas materialistas o creyentes fundamentalistas de la religión que sea o chirriará y sinceramente, no creo que en una librería os acercarais a este tipo de libros. No obstante, incluso en estos últimos casos, si decidís leerlo obviando su contexto metafísico, pronto advertiréis que las experiencias que describe, "clavan" muchas de las vuestras y de vuestros conocidos, del mismo modo que podéis encontrar afirmaciones valiosas en las enseñanzas de Jesús, aunque no seáis cristianos (por ejemplo). Es decir, que en cualquier caso tomar en serio sus aplicaciones prácticas a vuestras vidas, os puede ser de gran ayuda.

Amar sin Sufrir, el libro de los hijos de Virginia Blanes

Tenemos (somos) un alma que es el punto de vista de nuestro espíritu inmortal en esta vida. Venimos a ella con un propósito determinado, especialmente de aprendizaje pero también de enseñanza. No nacemos en una familia cualquiera de unos padres cualesquiera. Nosotros los elegimos y ellos nos aceptan en un pacto "previo" entre almas, porque en principio son unos que van a permitirnos realizar ese propósito y tal vez nosotros ayudarles con los suyos.

Ese propósito se va contaminando desde la propia gestación con esos bloqueos de que os hablaba antes. En la inmensa mayoría de los casos de forma totalmente inconsciente, porque la inmensa mayoría de los padres aman a sus hijos y desean lo mejor para ellos conscientemente. Esa contaminación lleva al olvido de quiénes somos y de qué habíamos venido a hacer en esta vida, en un intento de asegurar el amor de nuestros padres y de hacerles felices (amor y lealtad pequeños), porque nosotros les amamos a ellos incondicionalmente. Según nos hacemos mayores va aumentando el olvido y la nostalgia de nosotros mismos, por supuesto esto no es igual para todas las personas, ni igual de "nocivo", depende de las historias personales de cada cual.

El "proyecto sentido" es algo que nos transmite nuestra madre, ya desde la gestación y también nuestro padre, según el trato que percibamos en él hacia ella y hacia nosotros. Del mismo modo, nosotros lo transmitiremos a nuestros hijos. Es el conjunto de sentimientos e ideas primarios que tienen ellos sobre nosotros, sobre cómo debemos ser, conscientes o no tan conscientes. Por ejemplo si realmente deseaban nuestra venida, si esperaban un niño o una niña. Esto marca muy profundamente nuestra autoestima y ubicación en la vida y puede traer proyectos arrastrados desde los abuelos o incluso antes. Este libro te mostrará cómo devolver un "proyecto sentido" que no sea justo contigo, siempre desde el Amor y cómo cuidarlo de cara a tus posibles hijos.

Rodri adquiere su bibliografía en y recomienda... en Casa del Libro. Amar sin Sufrir, el libro de los hijos de Virginia Blanes

Durante los tres primeros años, la persona es todo uno con su madre y con su padre, que debe envolverlos a los tres aún "más" que la madre a ella misma. Luego surge la conciencia de dualidad, de ser un individuo distinto de los progenitores, pero aun estando conectado al mundo espiritual, hasta los siete años. A partir de aquí se pierde "la magia", para la mayoría, sobre todo animado por nuestros propios padres y por toda la sociedad racionalista (incluso en la anterior etapa católica ya era así), pero aún queda mucho por fijar en nosotros durante toda la adolescencia. Muchas personas no han madurado más allá de algunas de estas etapas. Os vendrán a la cabeza muchos ejemplos cuando leáis el libro, puede que vosotros mismos.

Amar sin Sufrir, el libro de los hijos de Virginia Blanes

Se describen (las cargas que imponen sin querer) las madres, los padres, los abuelos y los hermanos. Quizá echo en falta una mención especial para los hijos únicos y las familias numerosas, pero se puede fácilmente extrapolar. Veréis que en todos casos hay tipos y ejemplos que "clavan" vuestra propia experiencia y la de mucha gente que conocéis. Esto por igual para creyentes y ateos 😉 Y que hay mucho que sanar aquí.

El libro explica también los valores y creencias (no necesariamente religiosas, por ejemplo estar condenado a ser pobre de por vida puede ser una creencia muy extendida), transmitidos antes que inculcados por nuestros padres y a planteárnoslos. No todo tiene por qué ser negativo, pero tal vez nos demos cuenta que tenemos asumido una actitud, un tic, que razonadamente nos parece absurdo (por ejemplo que las niñas no pueden jugar al fútbol) ¡a la basura con él!

La "inversión de tu vida": es más a largo plazo y para la vida adulta que el "proyecto sentido", pero te lo transmiten igualmente. Es algo en lo que enfocarás tus energías durante toda tu vida porque es tu misión heredada, puede ser una profesión, intentar hacerse rico, observar una moral determinada o cruzadas peores como combatir al sexo contrario (de modo que te emparejarás con personas nocivas que te permitan consumar tu profecía auto cumplida de que [email protected] son muy [email protected]). Un ejemplo más ligero que he creído encontrar en mí mismo era la misión de defender fehacientemente mis ideas políticas. Tengo antecesores que han estado muy implicados y pienso que el efecto no fue nada positivo para ellos. No conozco un solo caso en mi vida de alguien con unas ideas que las cambie porque tenga enfrente a otros con ideas contrarias espetándoselas, el ejemplo que conozco es el contrario, el refuerzo mutuo de posiciones, así que es una pasión totalmente inútil, recíprocamente tóxica y nociva ¡a la basura pues con la misión política! Y a votar sin hacer mucho ruido...

...

Notita personal: Durante la lectura de este libro, aunque no sólo por él, comprendí el significado cristiano del "pecado original" y del bautismo. Este último no te libera de algo (malo) que no hiciste y de lo que seas sin embargo culpable, al contrario, te libera precisamente, de manera sagrada de toda culpa respecto de lo que acarrearan tus antecesores.

...

Por último esta información no es para culpar a nadie de vuestros males, a vuestros padres o a vosotros mismos, sino para comprender y para poder llegar a ser felices y las personas que veníais a ser desde el Amor. Nadie es culpable de hacer las cosas de la única forma que sabe hacerlas. Y no sois responsables de la felicidad de nadie más que de la de una sola persona: vosotros mismos.

Rodri recomienda... "Amar sin sufrir: el libro de los hijos" de Virginia Blanes en Casa del Libro. Amar sin Sufrir, el libro de los hijos de Virginia Blanes

-

Amar sin Sufrir, el libro de los hijos de Virginia Blanes Cada noche después de estar ya acostado
La sentía abrir la puerta de mi cuarto
Cambió el verme crecer por comer a diario
Por comer a diario
Vi a mis padres correr en busca del dorado
Vi a mis padres luchar cada uno por su lado
Lo mejor de sus vidas dónde se ha quedado
Quizás yendo detrás del maldito el dorado

...

Intenté resolver solo todas mis dudas
Y veinte años después aún me quedan algunas
La vida sigue y yo también
(Revólver)


Volver a la Portada de Logo Paperblog