Revista Cine

AtlántidaFilmFest: En casa del herrero..."Cuchillo de Palo"

Publicado el 16 febrero 2011 por Fimin

atlantidafilmfest-en-casa-del-herrerocuchillo-de-palo

Su título, "Cuchillo de Palo", bien podría ser "108", porque 108 fueron las personas perseguidas, arrestadas, torturadas, humilladas y maltratadas a lo largo de la dictadura de Alfredo Stroessner en Paraguay durante la represión ocurrida en septiembre de 1959. Su único delito, ser homosexual, y es que como dice el refrán, “en casa del herrero, cuchillo de palo”.

Este fue el desgraciado caso de Rodolfo Costa, el único de los hermanos del papá de la directora que no fue herrero. Su tío quiso ser bailarín en plena dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989). La directora Renate Costa empezó la película tratando de entender cómo Rodolfo pudo "morir de tristeza" y terminó haciendo una película sobre la dictadura de Stroessner, sobre la tolerancia, sobre la acecptación, sobre las relaciones familiares, sobre su padre y en definitiva sobre su propia historia.

Producida a medio camino entre España Paraguay, la multipremiada película escrita y dirigida por Renate Costa accedió a la Sección Panorama de la 60ª edición del Festival de Berlín siendo uno de los 13 títulos –el único de habla hispana- de la subsección “Panorama Dokumente.” En su palmarés cuenta con prestigiosos galardones como ser el Mejor Documental en reputados festivales como es el caso de Málaga o La Habana.

Así es "Cuchillo de Palo" según su joven directora, Renate Costa:

"Era Invierno. Mi papá nos llamó urgente. Habían encontrado el cuerpo desnudo de mi tío en el suelo. Había gente agolpada frente a su esquina. La policía separaba a los curiosos. Mis parientes estaban ahí. Me pidieron que entrase y eligiese la ropa con la que se le iba a velar. Me acerqué a su ropero: estaba vacío.

Cuando pregunté de qué murió me dijeron: “de tristeza”. Aquella respuesta contradecía todos mis recuerdos sobre su vida.

Rodolfo fue el único hermano de mi padre que no quiso ser herrero como mi abuelo. En el Paraguay de los ochenta, bajo la dictadura de Stroessner, quería ser bailarín.

Esta es la búsqueda de las huellas de su vida y el descubrimiento de que fue incluido en una de las “listas de homosexuales o 108”, arrestado y torturado por ello.

Todavía hoy en Paraguay cuando te dicen “108” te están diciendo “puto, maricón” y es una ofensa grave. Durante más de una generación, el tiempo que duró la dictadura de Stroessner, los hombres que despertaban sospecha de ser homosexuales o contrarios al régimen eran el blanco preferido de los “pyraguë” (vecinos colaboradores con el régimen).

La historia de Rodolfo desvela una parte de la Historia escondida y silenciada de mi país.

Una película donde se enfrentan dos generaciones, la que ha vivido la dictadura y calla y la que viviendo en democracia no tiene nada que decir porque desconoce el origen del significado de “108”.

El silencio sigue instaurado. En la familia y en el país las mismas fotos han sido escondidas. Como si nadie se atreviese a cuestionar, la misma forma de agachar la cabeza, de no mirar a los ojos, los mismos prejuicios comunes, los secretos bajo la mesa. No hay ninguna película acerca de este periodo. Callar para olvidar. Ocultar para borrar.

Una búsqueda personal hecha de pocas certidumbres y de muchas preguntas, a menudo sin respuesta. Preguntas que nos permiten entender la relación que construimos con el pasado y cómo esta relación define nuestro presente.

Una película que, en definitiva, habla de cada uno de nosotros."

Os dejamos con un clip, una entrevista a la directora y su poster. La película, ya sabéis, ¡está en el Atlántida!

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas