Revista Cultura y Ocio

Centenario de "El miajón de los castúos", entre "Senderos", de Mª Victoria

Por Revistaletralibre
Story 481455085 Centenario "El miajón castúos", entre "Senderos", Victoria

Por Mª José Fernández mj

Fue Luis Chamizo un escritor y poeta español, nacido en Guareña (1894-1945); no obstante, ha sido la concejalía de Cultura de Guadalcanal la que se ha anticipado a organizar una serie de actividades que se vienen celebrando desde el pasado 12 de mayo hasta el 31 de octubre. Dicha localidad andaluza conmemora un doble centenario: la primera llegada de Luis Chamizo a este lugar, y la publicación de la obra de “El miajón de los castúos” (1921-2021).

La explicación es que Joaquín, el padre de Luis Chamizo, era tinajero (murió en 1918). Con anterioridad había mantenido gran amistad y relaciones comerciales con Cándido Cordo Nogales, que vivía en Guadalcanal. A la muerte de Cándido, fue Chamizo a dar el pésame en nombre de su padre (en 1921). En el funeral conoció a Virtudes, hija del fallecido, con la que se casó (en 1922). Tuvieron cinco hijas. De ese modo “empieza la historia que une Guareña con Guadalcanal”.

Centenario "El miajón castúos", entre "Senderos", Victoria

Contraportada


Por tal motivo el Ayuntamiento de Guareña, el Ayuntamiento de Guadalcanal y Diputación de Sevilla, estuvieron organizado la publicación de la Revista/Libro (256 pág): LUIS CHAMIZO | EL AÑO DEL CENTENARIO. Fue el concejal de Cultura de Guadalcanal, Ignacio Gómez Galván, con fecha 25 de mayo de 2021, el que contactaría con algunos poetas, escritores, ilustradores, etc., y nos convocaba con fecha límite de recepción de trabajos hasta 30 de junio de 2021.

Envié mi artículo en el plazo convenido bajo título: Luis Chamizo, memorias de una raza; también publicado en el SEMANARIO VEGAS ALTAS Y LA SERENA y en la revista cultural LETRA LIBRE.

Con fecha 19 de agosto del presente, recibí un correo de Victoria Díez Chamizo que decía: “Es para mí una gran alegría poder contactar contigo tras la celebración en Guadalcanal de los principales actos organizados por ese ayuntamiento para celebrar el centenario de “El miajón de los castúos”, del poeta Luis Chamizo, mi abuelo.

Te adjunto un artículo mío de 1997, publicado en la revista “El Carro”, por si no lo tienes y fuera de tu interés (…) También quería comentarte que, si me facilitas tu dirección de correos, te enviaré con mucho gusto el libro de poemas de mi madre, María Victoria Chamizo, titulado “Senderos”, que se acaba de reeditar.

Días después llegó a mis manos “Senderos”, el que me dispuse a leer. Estaba ante una criatura romántica y pasional: una autentica poeta del alma. La editorial RVMBOS resume en su primera publicación, como “dispar conjunto de temas coordinados por la vena melancólica” (1957).

“Senderos” va dedicado a Luis Chamizo, con prólogo de Victoria Díez. La prologuista –hija de María Victoria Chamizo y nieta de Luis Chamizo– nos explica que su familia vivió más de veinte años en Ceuta, la época más próspera literaria de su madre, la que era autodidacta: escribía cuentos, relatos cortos y poesía. Participó en revistas como La Familia Cristiana y Sin Familia; periódicos como España de Tánger y Hoy de Badajoz; también en el diario local como El Faro de Ceuta.

Llama la atención que su padre supervisase todo lo que su madre publicara, además de que fuese su censor más acérrimo. Ello condicionó la forma de escribir “Senderos”, entre otros trabajos suyos; técnica que consistía en expresase en masculino cuando la temática fuera comprometida. No se veía nada extraño, pues nos encontramos ante una época donde la mujer estaba supeditada al barón. Incluso su padre era el “representante legal y administrador en la Sociedad General de Autores y Editores” de su abuelo, en lugar de su madre, hija de Luis Chamizo; sin embargo, aquel pacto supondría a la autora de “Senderos” enfrentarse a un constante muro, hasta tal punto que “llegó un momento que dejó de escribir”.

Es por tanto la reedición de “Senderos” un oportuno homenaje que ha llevado a cabo Victoria Díez, la que ha decidido que su madre “se exprese en algunos poemas (unos ocho) como la mujer que era, y no como un hombre”.

En “Senderos” se confirma en el poema “Ideales muertos” *(pág. 53): Mis sueños son intangibles / y descifrarlos no puedo; / son ideales que mueren /cuando los miro despierta. / Por eso bajo en la noche / sola con mis pensamientos; / (…) dejo mis sueños y el puerto, / y lloro, lloro sin lágrimas / el ideal que en mí ha muerto.

Con fecha 26 de agosto vuelvo a recibir correo de Victoria: “Querida María José. Sí es verdad, mi madre no lo tuvo fácil. Yo fui testigo en muchas ocasiones. Gracias por tus comentarios (…) Comparto contigo el comentario de lo bien que ha quedado la revista. ¡La verdad es que me encanta la entrevista de mi tía Mª Virtudes! Un abrazo, Victoria”.

Con fecha 31 de agosto, nuevo correo electrónico de Victoria:He recibido "Piélagos del alma", "Retazos de infancia" y "El descuido de la rosa". ¡Mil gracias, de verdad! Lo leeré todo con calma, saboreándolo... Gracias también por tu aportación en el libro del año del centenario, que me ha gustado mucho.

Mi idea era que la hija de María Victoria, nieta de Luis Chamizo, conociese cómo yo había gestionado el tema erótico; el que canalicé por dos vertientes: era casada y se lo dedicaba a mi esposo. En cuanto a las tramas más escabrosas las había aplicado en tercera persona, como si se tratase de un cine.

La autora de “Senderos”, igual que tantas mujeres poseedoras de dotes poéticas, había quedado supeditada a las exigencias morales y familiares de su época. Como bien apunta José María Pemán en el prólogo –a la edición de 1957–: Dime, Victoria Chamizo, / ¿de dónde viene el hechizo / de tus cantares? / Es como si preguntara / de dónde viene a los mares / la espuma clara (…) de esa esencia / que es una flor de presencia / sobre raíz de memoria… / ¡de tu nacencia Victoria, / de tu nacencia!

Hoy día su nacencia ha valido a Mª Victoria Chamizo para mucho más que encumbrarse: encaminar “Senderos” y afincar su feminidad. Bienvenida, pues de nuevo a la luz; todo gracias al esfuerzo, el tesón y el empeño de su hija mayor, Victoria Díez.

Centenario "El miajón castúos", entre "Senderos", Victoria

María Victoria Chamizo, “Senderos”. Cáceres, Editorial Cuatro Hojas, 2021



Volver a la Portada de Logo Paperblog