Revista Bolsa

Cómo optimizar la rentabilidad financiero-fiscal del ahorro 2014-2016

Publicado el 11 julio 2014 por Ahorrocapital @ahorrocapital

rentabilidad-financiero-fiscalPrácticamente el 50% del ahorro de los españoles, está actualmente colocado en depósitos bancarios, cuentas a la vista o similares. 
Teniendo en cuenta que el interés medio que pagan los bancos por el dinero está en torno al 1% y será inferior aun en los próximos meses, a nada que haya un poco de inflación, se producirá una paulatina destrucción del ahorro. Y eso teniendo el dinero en los bancos. Ya ni hablamos de quienes dicen que para lo que se paga, prefieren tener el dinero guardado en casa o a la vista al 0%. 
Hay además una tremenda frustración, en quienes antes iban de banco en banco subastando su dinero y ahora ven no impresionan en ninguna entidad por mucha que sea la cantidad de ahora que se ponga encima de la mesa. En lugar de un tipo de interés más alto, se encuentran inmediatamente con un discurso por parte del banco sobre otros productos, que directamente repele al ahorrador. 
Es la puesta en escena de la incultura financiera que tenemos en España. Entre que el que tiene dinero no entiende lo que le dicen porque no sabe y tampoco quiere entender porque no se fía, las conversaciones de besugos que se dan en las oficinas bancarias producen espanto. 
Ese mal que le tiene el ahorrador, que además viene acompañado de una serie de sintomatologías que se llaman tasa Tobin, impuesto sobre los depósitos bancarios y reforma fiscal, se cura con asesoramiento sobre rentabilidad financiero-fiscal. ¿Quieres saber en qué consiste?
Mira, esto es muy sencillo. Si no quieres complicarte la vida, presta tu dinero a los bancos a un interés por debajo de la inflación y espera unos años a que los bancos centrales decidan ir subiendo tipo de interés. Como mínimo échale cuatro o cinco años. Y cuando empiece a subir lo hará poco a poco. Aunque como siempre se dice que los banqueros centrales son los que crean las crisis financieras, a lo mejor los suben rápido para provocar un crash. Bueno, ese es otro tema, que lo dejaremos aparcado. 
Lo que te decía, esa opción se traduce en pérdida de dinero. Si, si, lo que lees. Si haces eso que tú crees superseguro, vas a perder dinero. Al menos en términos reales. Pero como la mayoría de la gente no lo va a entender, será feliz, porque cree que ha ganado. Falsa ilusión monetaria, pero bien, dejémoslo ahí.
Entonces, alternativa. Si no sabes preguntas. ¿A quién? Pues a uno que sepa más que tú ¿vale el frutero de mi barrio que siempre habla de las acciones que ha comprado? No ese no. ¿Vale mi primo el enteradillo? No ese tampoco. 
La respuesta correcta es el asesoramiento financiero profesional. Y aquí nuevamente tienes dos alternativas. Asesoramiento financiero gratuito o de pago. No tienen por qué ser malas opciones ninguna de las dos, si quien te asesora es una persona que está formada, es ética y transparente y quiere hacerse valer haciendo bien su trabajo. 
Veamos cómo puedes mejorar la rentabilidad financiero fiscal de tu dinero, con un planteamiento sencillo a tu medida que podría darte un profesional. Y voy a poner un ejemplo para que se entienda. 
Vamos a ver. El escenario que tenemos, es de baja retribución del dinero en lo que se suponen productos conservadores y no complejos. ¿Los impuestos como son? Según la nueva reforma fiscal van a disminuir las retenciones de IRPF de los rendimientos de capital mobiliario desde el 21-27% actual hasta el 19-23% de aquí a 2016. Además Montoro, actual Ministro de Hacienda, se ha sacado de la manga un impuesto a los bancos sobre los depósitos que tienen de sus clientes del 0,03%. Una miaja, pero que la vas a terminar pagando tú seguro. Y luego a la vuelta de la esquina una tasa Tobin que grava las transacciones financieras por si se te ocurre especular. 
Para colmo, como el Estado de bienestar está quebrado, porque ingresan pocos y hay que pagar a muchos y cada vez más años, si te quedan más de 15 años para jubilarte olvídate de ver un duro de lo cotizado. O ahorras tú para ti o no lo va hacer nadie. Eso es así, métetelo en la cabeza. 
Dicho esto, la solución financiero fiscal más rentable, va estar en aquellos productos que difieran impuestos. Que sean flexibles y permitan graduar la exposición a riesgo. 
Me temo que los ingredientes que hay que usar para esta receta que maximiza la rentabilidad financiero fiscal, no te van a gustar. Pero son los que hay. Y se llaman planes de pensiones y fondos de inversión.
Ejemplo conservador. Tienes 30.000€ ahorrados y vas a tu entidad para hacer un plazo fijo. Te pagan un 1% TAE. Es decir, 300€ brutos que se quedan en 237€ netos por año. Rentabilidad neta de la inversión: 0,79%. 
Ahora bien, resulta que según tus ingresos estas en un marginal del 30%. Como segunda opción, de esos 30.000€ aportas 1.000€ a un plan de pensiones. Con el plan de pensiones obtienes un ahorro fiscal de 300€ (ganas más que con los 30.000€ a plazo) y el 1% de 29.000€, que neto se queda en 229,10€. La rentabilidad financiero fiscal de la operación se va a un 1,76% nominal. Y piensa que el plan de pensiones invertirá en algún activo y también puede aportar rendimiento. 
Eso sin hacer gran cosa. Vayamos a supuesto más elaborado. Decidimos colocar los 29.000€ un mixto de renta fija 30/70 con una rentabilidad objetivo del 4% y aportamos 1.000€ al plan. Se cumple el objetivo de rentabilidad del fondo y como no reembolsamos, la rentabilidad financiero fiscal se va hasta el 4,86%.
Como puedes ver, combinándolo con un más que necesario ahorro para la jubilación, cuanto mayor sea tu marginal el beneficio fiscal es mayor y con los fondos de inversión puedes diversificar más tu inversión, cambiar, traspasar y modificar tu inversión sin peaje fiscal, todo ello sin renunciar a la liquidez. 
Para que funcione de forma adecuada un esquema de optimización fiscal, sólo es necesario que se cumplan dos premisas, que se trate de un dinero que no se necesite para otra cosa y que puedas mantenerlo invertido un mínimo de 2 años. Si es así, las puertas de la rentabilidad están abiertas para ti de par en par, sin renunciar a la liquidez y sin tener que pagar demasiados impuestos. ¿Sigues pensando en prestar tu dinero al 1% a los bancos o quieres hablar con tu asesor de la rentabilidad financiero-fiscal?
También te puede interesar:
  • ¿Qué es y para qué sirve un patrimonio protegido en favor de uan persona con discapacidad?
  • ¿Se puede vivir de los dividendos de las acciones?
  • ¿Es momento de invertir en inmuebles?

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas