Revista Coaching

Cómo preparar la cultura de su organización para el cambio

Por Jcvalda @grandespymes

Cómo preparar la cultura de su organización para el cambiopor Mark Murphy

El cambio es duro. Ya sea que usted esté enfrentando un cambio tan grande como reinventar un nuevo modelo de negocio o simplemente algo así como cambiar el día de pago de los cheques, el cambio es difícil.

Un estudio de la Escuela de Negocios de Harvard encontró que el 70% de los esfuerzos de cambio fracasan. Grandes o pequeños, los esfuerzos de cambio parece que pegan en las mismas paredes de ladrillo una y otra vez. Mediante la comprensión de las fases básicas del cambio y el estado psicológico de sus colaboradores, usted puede preparar su cultura para el cambio y evitar los errores comunes de los esfuerzos de cambio.

Hay un mito sobre el cambio que ha destruido las carreras de muchos líderes. Cuando gestionan el cambio, muchos líderes creen erróneamente que la velocidad es el mejor enfoque. Piensan: “Si nos movemos rápidamente el esfuerzo de cambio va a ser mejor. No vamos a perder tiempo en la preparación de nuestra cultura para el cambio. Sólo vamos a ir y hacer el cambio”. Desafortunadamente, alrededor de una semana después de forzar el cambio, se dan cuenta que deberían haber preparado su cultura para el cambio porque no tienen ningún apoyo. Hay una gran diferencia entre liderar un desfile y salir corriendo por la ciudad.

Si no se toman el tiempo para preparar su cultura para el cambio no tendrá el apoyo básico necesario para llevar a cabo un esfuerzo de cambio. Usted puede obtener un par de personas que le compran el cambio, pero luego habrá una oleada de apoyo en su contra. Hasta que no tiene la confirmación de que el 70% de su cultura se prepara para el cambio, no están listos para empezar a tomar acción.

El reto en la preparación de cualquier cultura para el cambio es que los colaboradores tienden a aferrarse a la situación actual (donde se encuentran). Uno de los mayores obstáculos para hacer que la gente se mueva con el cambio hacia el estado futuro (el que se desea que sea) es que el estado actual suele ser bastante cómodo.

Desafortunadamente, lograr que se desplacen no es tan simple como pedirles el favor sonriendo. Con el fin de conseguir que la gente se pase del estado actual al estado futuro, usted necesita enfrentar las 3 fases del cambio que llamamos el “Por qué, Dónde y Cómo” del cambio.

¿Por qué?

El primer método que se puede utilizar para preparar su cultura para el cambio, es iniciar un incendio! En otras palabras, hacer que el estado actual sea significativamente menos cómodo. Si el estado actual es menos cómodo, sería mucho más probable que la gente salte del estado actual al estado futuro. A medida que el estado actual se pone más caliente y un poco incómodo, la gente comenzará a alejarse del calor. De seguro no estarán tan entusiasmados gritando: “No podemos esperar más para ir al estado futuro, apuesto a que es fantástico!”. Pero, si se establece un incendio, la gente será mucho más propensa a pasar de la situación actual al estado futuro.

¿Donde?

La segunda manera de preparar a su cultura para el cambio es hacer que el estado futuro parezca mucho mejor que el estado actual. Observe la de “Margaritaville” (la famosa canción de Jimmy Buffett) en el estado futuro – esto es cómo se vería para mí un atractivo estado futuro. Sólo asegúrese de que el estado futuro sea más atractivo que el estado actual.

¿Cómo?

La tercera forma de preparar a su cultura para el cambio es dar a los colaboradores un sentido de cómo van a llegar desde el estado actual al estado futuro. Uno de los obstáculos para el cambio es la brecha que hay entre los estados presente y futuro. Para los colaboradores esa brecha puede parecer insuperable. Construir un puente hace que sea fácil. Seguro que usted quisiera que sea tan fácil que la gente simplemente pueda darse la vuelta (en sentido figurado) hacia el estado futuro sin siquiera levantarse de su silla.

Preparar la cultura de su organización para el cambio no es fácil, aunque usted tenga un bonito mensaje, es difícil de ofrecer. ¿Cómo va a hacer para entregarlo? Irónicamente, entre más emocional haga su mensaje, es más probable que la gente lo rechace. Ellos están atados en donde están. Usted puede sentir ganas de gritar, “¿Por qué es que la gente no lo entiendo? Por supuesto, no podemos quedarnos aquí! ¿Qué es lo que les pasa?”. Pero, entre más emocional sea usted, los colaboradores más se sentirán atacados y peor van a reaccionar. Van a subir la guardia y van a malinterpretar su mensaje. La mejor manera de preparar a su cultura para el cambio es ceñirse a los hechos, y decirles por qué el cambio es necesario, donde los llevará el cambio, y cómo se llevará a cabo el cambio.

Autor Mark Murphy


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas