Revista Economía

Cómo van a ser los primeros meses de su nuevo negocio

Publicado el 02 julio 2015 por Recursosparapymes

Aunque en Cómo empezar un negocio hablo de que es imposible predecir el futuro, lo que sí puedo hacer es comentarle los problemas más habituales en los primeros meses de una empresa.

Una y otra vez son los que he visto en otros y vivido en carne propia.

1.- Al principio vamos a tener menos ingresos de lo que planificamos

Quizá no, y si es así, genial, pero una y otra vez muchos emprendedores me escriben por eso. Es muy posible que le ocurra y, ¿cómo tiene que prepararse para eso? Con tesorería y reforzando los esfuerzos en Marketing y cierre de ventas.

Vender es una de las tareas más difíciles que hay, no la subestime.

2.- Los gastos se han disparado y no sabemos por qué

De ahí la importancia de domarlos con el control monetario del que hablábamos al principio. Use su presupuesto de tesorería y use su presupuesto de gastos. Si va a tener la tentación de recortar: intente renegociar primero con proveedores. Si al final no tiene más remedio que recortar, que sea en áreas de apoyo, como administración, suministros, etc.

No recorte en Marketing, porque sólo conseguirá agravar el problema. Si lo que ocurre es que el Marketing no funciona, hay que ver lo que está fallando y corregirlo o probar algo nuevo, pero recortar el Marketing significa recortar más las ventas.

3.- Todo se estará retrasando más de lo previsto

Y cuesta más de lo que parece. Le han dicho que le firmarán pronto ese contrato, pero tarda. Le han prometido que le comprarán, pero siguen haciendo preguntas y mirando detalles y no cierra esa venta. Los que trabajan para usted le han dicho que la web (o el producto o lo que sea) iba a estar para la semana pasada, pero no tiene visos de estar ni para la que viene. No se preocupe, no es que la mala suerte se cebe con usted o que esté pagando la novatada, en realidad pasa a todos.

Si es necesario y ha llegado a un pacto con alguien que no se está cumpliendo, meta presión. Por desgracia, todo es muy fácil cuando te lo están vendiendo y todo se llena de complicaciones cuando te lo están haciendo. Es siempre así y a veces se junta con el hecho de que muchas empresas no son profesionales ni se toman en serio las cosas (cuando no son un desastre directamente).

Me gustaría no tener que escribir la siguiente frase, pero se le suele hacer más caso al que más insiste. Si usted es el que se calla, los que hablen más alto pasarán por delante en la cola.

Y no debería ser así, pero desgraciadamente lo es.

4.- Han surgido un montón de cosas inesperadas

La mayoría de ellas a lo mejor hasta le gritan que son urgentes, pero no suelen ser importantes. Esas cosas inesperadas tienen la manía de robarle un montón de tiempo y, cuando se da cuenta, ya ha pasado otro día y transcurrió enredado en ellas, sin avanzar los proyectos que traerán dinero.

Otra de las cosas que surgirán serán inconvenientes imprevistos. El producto no se ha distribuido en todas las tiendas, el servidor web ha caído justo cuando entraban los primeros pedidos... Para esos inconvenientes no va a tener más remedio que aceptar que han ocurrido y ponerse el traje de bombero. Téngalo a mano, porque incluso lo mejor planificado suele patinar.

En cuanto a esas otras cosas cotidianas que no esperaba y aparecieron, no se descentre, recuerde que la distracción es y será uno de nuestros grandes enemigos. El 80% de su tiempo debe estar enfocado en traer clientes y mejorar el producto, el resto puede esperar o delegarse.

5.- De repente han pasado seis meses y sólo le parece que hayan pasado tres

El tiempo utiliza una combinación mortal: todo tarda más de lo que parece y a la vez transcurre demasiado rápido. Pensaba que para final de año iba a tener ya dos productos más que ofrecer a sus primeros clientes, pero resulta que apenas hay uno a punto de acabar.

Para contrarrestar eso, relea el capítulo de Medir, es lo más importante que puede hacer para contrarrestar los efectos maléficos del paso del tiempo.

6.- Si tiene la sensación de que no llega a todo y de que la cosa está algo descontrolada, relájese, es normal.

Nadie lo tiene bajo control y todo emprendedor pasa por esa fase de creer que se le va de las manos y que no sabe lo que hace. Tranquilo, respire hondo, céntrese en las siguientes tareas importantes y dé otro paso adelante.

Céntrese sólo en el siguiente paso a dar y en completarlo. Si mira todo lo que le queda por hacer, se agobiará.

Si desea saber más sobre el tema de empezar un negocio, especialmente lo que nadie le cuenta, visite la página de Cómo empezar un negocio.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas