Revista Opinión

Compañía israelí beneficia a campesinas de Latinoamérica

Publicado el 02 noviembre 2017 por Emethgolem @NombredeIsrael

Artículo de Abigail Klein Leichman publicado en ISrael21C

La agricultura de subsistencia es la forma como muchas mujeres del campo en Perú, Brasil, Guatemala y otros países de Latinoamérica sostienen a sus familias.

La compañía israelí Frutarom Group, productora de saborizantes y aromas, se ha asociado con una compañía agrícola latinoamericana para lanzar un proyecto que les dará trabajo para dar respuesta a la creciente demanda del colorante natural annatto.

“La división de Frutarom Natural Solutions ofrece a las agricultoras y mujeres del campo de Latinoamérica ingresos estables y facilidad de colaboración que garantiza el abastecimiento seguro, sostenible y consistente del colorante”, dijo Yoni Glickman, presidente de Frutarom Natural Solutions.

El annatto es una semilla oleaginosa del árbol del achiote, que crece en las regiones tropicales de las Américas. Algunos de sus pigmentos naturales son los carotenoides bixina y norbixina. Sus colores van del amarillo al naranja y no cambian a pesar de los efectos de la luz, el calor y la oxidación. Como aditivo alimenticio, su código es E160b.

Frutarom tiene un método de extracción de las semillas que facilita la obtención de la vitamina E de ellas, que es rica en antioxidante, y que minimiza el desperdicio de fruta, explicó Glickman.

“Las compañías mundiales de alimentos y bebidas están cambiando rápidamente de los colores artificiales amarillo 5 y 6 al natural annatto, que tiene una amplia gama de usos alimentarios”, dijo. “Los proveedores de colorantes naturales se han embarcado en una carrera para proporcionar cantidades suficientes de annatto”.

EL PRÓXIMO 6 DE AGOSTO SE PRESENTA EL PROYECTO ” KTIV: COLECCIÓN DIGITAL DE MANUSCRITOS HEBREOS”  EN LA INAUGURACIÓN DEL CONGRESO MUNDIAL DE ESTUDIOS JUDÁICOS EN JERUSALÉN.

Codex Leningradensis, L ( uno de los más antiguos manuscritos del texto masorético de la Biblia en hebreo -y la copia completa más antigua disponible.) El Códex Aleppo, en hebreo conocido como Keter Aram Tsova , el más antiguo y completo manuscrito del Tanaj de acuerdo con la Masora tiberiana, año 930 d.e.c.

 Manuscritos de Maimónides o los más antiguos textos del Talmud.

Se calcula que hay unos 90.000 manuscritos hebreos por todo el mundo -desde la Edad Media a nuestros días-  y algunos de estos millones de páginas incluyen preciosas iluminaciones artísticas.

En 1950, poco después de la refundación de Estado de Israel , con todos los conflictos que eso conllevó, el entonces Primer Ministro David Ben-Gurion declaró

“es nuestro primer deber salvar la literatura hebrea”.

Un ejército de filólogos y  expertos fueron enviados  por todo el mundo para encontrar y reproducir  los manuscritos hebreos que no podían ser traídos físicamente a Israel. En última instancia, se estima que un 90% de todos los manuscritos hebreos existentes en el mundo fueron recolectados y conservados en forma original o microfilmada en la Biblioteca Nacional de Israel en Jerusalén.

La enotnces  visión de Ben-Gurion ahora es  en la órbita   digital  y se llama  “Ktiv: La colección internacional de manuscritos hebreos digitalizados”, una iniciativa innovadora que permitirá  el acceso  libre y  digitalizado a todos los manuscritos hebreos existentes. Ktiv es una empresa conjunta de Albert D. y Nancy Friedberg  (a través de FJMS) y la Biblioteca Nacional de Israel, en cooperación con el ministerio israelí de cultura  y el proyecto Heritage Landmarks.

El sitio es el más grande de su tipo, una de las mayores colecciones digitales de manuscritos  del mundo, sino la mayor. Millones de imágenes de docenas de colecciones líderes en todo el mundo ya están disponibles en  la web  de Ktiv. Las imágenes se conservan a largo plazo utilizando tecnología de vanguardia y  el catálogo, que incluye unos 85.000 manuscritos hebreos, es accesible utilizando herramientas innovadoras de búsqueda y  e investigación.

Las obras más destacadas  de la colección digital  son el Códice de Leningrado, los manuscritos de Maimónides, el Códice de Alepo, algunos de los manuscritos talmúdicos existentes más antiguos, los documentos del siglo XIII que  narran  las luchas dentro de la comunidad judía yemenita, los registros comerciales y personales que narraban la vida judía en Afganistán en el S XI…

Según el presidente de la Biblioteca Nacional de Israel, David Blumberg, “durante el transcurso de miles de años, el pueblo judío utilizó la palabra escrita para expresar sus creencias religiosas y su conocimiento científico, copiando meticulosamente los rollos de la Torá, libros de leyes y costumbres religiosas, Ensayos sobre diferentes temas relacionados con la religión y la ciencia.Los manuscritos hebreos, que reflejan el conocimiento y la cultura del pueblo judío, atravesaron países y continentes antes de encontrar refugio en las grandes bibliotecas y las bóvedas de colecciones privadas.Hoy en día estos manuscritos presentan un rico recurso para el aprendizaje de  las culturas espirituales y materiales de las comunidades judías en todo el mundo y ahora estamos permitiendo el libre acceso a todos los manuscritos hebreos desde cualquier computadora o dispositivo móvil “.

Las principales colecciones de los socios son el Vaticano, la Biblioteca Británica, la Biblioteca Nacional de Rusia, la Biblioteca Nacional de Alemania, la Biblioteca Nacional de Francia, la Biblioteca Palatina de Parma, el Seminario Teológico Judío, la Biblioteca Ets Haim en Amsterdam , La Biblioteca Nacional de Austria, la Academia Húngara de Ciencias de Budapest y muchos más.

Ktiv será  presentado este domingo, 6 de agosto, en la apertura del 17º  Congreso Mundial de Estudios Judíos en la Universidad hebrea de  Jerusalén (Campus Har Ha´Tfofim) Este congreso, que se celebra cada cuatro años, en su anterior edición tuvo una presneciad e académicos de 40 países y un total de 1300 conferencias y funciona paralelamente a una feria del libro y otros eventos.

Fuente: Ktiv

Reproducción autorizada: © enlace judío

" data-medium-file="" data-large-file="" class="size-large wp-image-77397" title="Las semillas de annatto se usan como colorante natural de alimentos. Cortesía de Frutarom." src="https://es.israel21c.org/wp-content/uploads/2017/07/Frutarom1-768x432.jpg" alt="" width="760" height="428" />

La colaboración es, por tanto, simbiótica, o sea que ayuda a la compañía a salir adelante en esta carrera a la vez que les brinda a muchas mujeres una fuente de ingresos más fiable e independiente.

Según la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Banco Mundial, las mujeres representan el 43% de la mano de obra agrícola en todo el mundo.

“Las mujeres están jugando un papel esencial en el cambio del sistema alimentario para crear un mundo bien alimentado”, dijo Danielle Nierenberg, presidenta de FoodTank. “Están haciendo papeles más importantes y definidos en la alimentación y la agricultura a nivel mundial”.

‘Queremos que progresen con nosotros’

El mercado de los colorantes naturales es vasto y está en crecimiento. Según un informe de la compañía de estudios de mercadeo Future Market Insights, para los años 2016–2026, el sector representa 1.300 millones de dólares en todo el mundo.

El informe muestra que el mercado mundial de colorantes naturales representó aproximadamente un 55% de todo el mercado de los colorantes alimentarios en 2015. Se espera que alcance el 60% para 2026.

Para hacer frente a la demanda, Frutarom y la compañía con la que se ha asociado ofrecen entrenamiento, soporte técnico y orientación empresarial para enseñar a cultivar y cosechar annatto de buena calidad.

La compañía dice que se compromete a comprar todo el annatto recién cosechado a un buen precio.

“Queremos que ellas [las mujeres] progresen con nosotros”, dijo Glickman.

Dos sitios de producción —en Lima y Murcia, España— facilitan que haya una cadena de distribución fluida que responda a la demanda y garantice un suministro constante del colorante.

“Esta situación beneficia a ambas partes, a Frutarom y a las campesinas, llena el vacío en el suministro para cubrir la creciente demanda de annatto y facilita la transparencia con nuestros clientes en todo el mundo”, agregó Glickman.

Por otro lado, Frutarom Group, con sede en Herzliya, ha anunciado su cuarta adquisición de este año: la compra del 80% de las acciones de SDFLC Brasil Indústria E Comércio, principal productor de soluciones saborizantes para helados y postres en Brasil.

En diciembre Frutarom compró el 75% de las acciones de Grupo Piasa S.A. de C.V. , principal proveedor de saborizantes en México. La adquisición fue la primera de la compañía es ese país y la quinta en Latinoamérica. Las anteriores fueron las de la brasileña Mylner, en 2012; la guatemalteca Aroma, en 2013; la peruana Montana, en 2014; y la brasileña Nardi, en 2016.

Para más información, haga clic aquí.


Compañía israelí beneficia a campesinas de Latinoamérica


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista