Revista Economía

Comunícate a través de las redes sociales

Publicado el 08 enero 2016 por Eautonomos @eautonomos
Comunícate a través de las redes sociales

Tienes tu negocio montado desde hace tiempo, pero te gustaría promocionarlo más, que la gente te conozca, que vengan más clientes de otros sitios, empresas proveedoras que te ofrezcan los servicios que necesitas. En definitiva, que se genere un flujo de información sobre tu empresa o sobre tu actividad. La solución más sencilla en este caso son las redes sociales.

Las redes sociales son plataformas en las que la gente puede relacionarse y conocerse. Así, puedes complementar tus acciones de comunicación de forma gratuita. Si la gestionas bien, conseguirás tener a personas realmente interesadas en tu actividad pendientes de ti. Daremos algunas claves para sacarles el máximo partido.

1) Calidad, no cantidad

Precisamente porque te pueden ayudar mucho en promocionar tu negocio, muchos emprendedores creen que deben tener presencia en cuantas más redes sociales mejor. Esto no funciona así. No solo que vas a tener menos tiempo en dedicarte a realizar artículos y comunicaciones buenos hacia tus seguidores, sino que no todas las redes sociales son útiles para todo tipo de negocio.

Lo primero que tienes que saber es que hay redes sociales generalistas y redes sociales especializadas. En las generalistas no hay ningún tema concreto establecido, se puede hablar de cualquier cosa (por ejemplo, Facebook). En ellas también se pueden buscar grupos de interés. Sin embargo, en las especializadas se agrupan usuarios relacionados con un tema en concreto. En ellas puedes encontrar contactos directamente relacionados con tu actividad. Elegir una u otra depende de lo que quieras conseguir con ellas, notoriedad o especialización.

2) Elige las redes sociales donde están tus clientes objetivos

Es muy bonito poder decir "Tengo 10K de seguidores en Twitter", pero de ellos ¿cuántos realmente son clientes tuyos? Esta es la pregunta que importa. Debes tener presente que tú desarrollas un negocio, no has creado una ONG. Por lo tanto, usar redes sociales no tiene sentido si no aporta algo a tu negocio. Este algo puede ser: dar a conocer tu producto por las redes sociales, informar a tus clientes de cambios y mejoras en tus servicios, informar de novedades, etc.

Para elegir las redes sociales donde están tus clientes objetivos, ten en cuenta: el perfil de tu cliente (edad, intereses, sexo, ocupación, etc.), dónde luce mejor tu producto (si debes enseñar tu producto en fotos, Pinterest y Facebook quizás tengan más sentido que otras redes sociales), los temas que interesan a tu público (no es lo mismo una frase de 140 caracteres en Twitter que contar una historia en Facebook). Usa tu imaginación. No hace falta que presentes tu producto o servicios de la misma forma que la competencia. Seguro que se te ocurre algo para destacar usando imágenes, vídeos, etc.

3) Nunca poner publicidad directa

Es lo que más molesta al público en redes sociales hoy en día. Piensa qué es lo que te gustaría leer o ver si entras en una página de empresa. Seguro que publicidad no. Ten en cuenta que se puede hacer publicidad indirectamente. Olvídate de los textos tipo "Oferta: solo hoy 50% en toda la web" y, por ejemplo, coloca tu publicidad en el lateral de tu blog donde no molesta a los usuarios y, sin embargo, es visible. Así puedes publicar tus posts en redes sociales y potenciar a tu público que los lea, porque son interesantes y de paso ven tu oferta.

4) Crear tu perfil

Una vez elegida la/s red/es social/es, el siguiente paso es crear tu perfil. En él puedes dar información sobre tu actividad, los productos que ofreces, los temas que te interesan y todo tipo de información que consideres de utilidad. Intenta usar contenido visual, ya que está demostrado que "una imagen vale más que mil palabras".

Ten especial cuidado sobre qué datos proporcionas. Si pones un teléfono de contacto, debes tener previsto un sistema para poder contestarlo cuando te llaman posibles interesados. Si no piensas responderlo, porque no tienes tiempo para ello, es mejor que dejes un correo electrónico de contacto. Para cualquier posible cliente es mucho más molesto intentar llamar y que nadie le conteste que mandar un email y esperar un tiempo prudente a la respuesta.

5) Actualiza tus contenidos

La siguiente recomendación es ir actualizando tu contenido mediante noticias, debates y preguntas, fomentando la participación de tus contactos. Hay que tener en cuenta que tus potenciales clientes son una mina de oro que puedes aprovechar para conocer sus inquietudes y problemas y mejorar tus productos y servicios gracias a la información que te vayan suministrando. Por tanto, cuanta más participación generes, más ideas te llegarán para mejorar tu negocio.

Si no tienes demasiado conocimiento o tiempo para llevar las redes sociales, siempre puedes contratar los servicios de un community manager. Es la persona que se encarga de programar, promocionar y orientar a tu público objetivo en tus redes sociales.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas