Revista Opinión

Contestando a dos excelentes comentaristas a mi post “Carta abierta a Fernando Mora”, del 30-09-11:

Publicado el 01 octubre 2011 por Romanas

Contestando a dos excelentes comentaristas a mi post “Carta abierta a Fernando Mora”, del 30-09-11:
 “Anónimo dijo... ...porque hay algo en tu fuero interno que no funciona tal como deberia... ¡manda huevos! eutiquio, que decir la verdad, no es insultar. Vd ya lo sabe, decir la verdad no es decir todo lo que se piensa, sino, no decir lo contrario. Esa mala hostia. Saludos a bemsalgado y Fernando Mora 30 de septiembre de 2011 16:54"  "Anónimo dijo... Hubo alguien que dijo qué los abogados no deberían nunca gobernar, porque “sus” intereses los defienden como si fuese un pleito…Y como todos estamos viendo, “nuestros” gobernantes, muchos de ellos abogados ( creo que la mayoría y si no corríjame), saben muy bien defender “sus” intereses y muy mal los “nuestros” ya que no coinciden…A pesar de que les votamos no para que haya coincidencia de intereses ( en el mejor de los casos), si no para que DEFIENDAN los nuestros, sin tener para nada en cuenta los suyos. Pues usted lo mismo Eutiquio, defiende “su” verdad como si fuera la UNICA (cosas de “locos” u de “mesías”) y como en un pleito…Cuando la Verdad no solo no es inaprensible como un TODO, sino que además es “poliédrica” (con muchas aristas), polisémica ( con muchos significados) y polimórfica, con muchas formas ( según las culturas por ejemplo). Y por si fuera poco un/a comentarista le ha dado una definición de la verdad (una de las muchas, además de la suya) que en su caso viene al pelo: “la verdad no es decir todo lo que se piensa, sino, no decir lo contrario.” Usted ha sido “injusto” con mucha gente, como con el Sr. Saco y conmigo ( Sí, lo ha sido, esa es “mi” verdad) solo por defender “su verdad”, como si de un pleito se tratara, sin tener en cuenta la desventaja que significa para otros pleitear con un abogado ( profesionales del pleito) sin serlo uno mismo. El Sr. Saco no le baneo a usted por sus “justas opiniones”, sino por “Trollear” en su blog y estar más pendiente de su “verdad” (que, yo no dudo que en algunas cosas la tenga, más que nada porque no soy “juez” y no tengo pruebas de quien la tiene) que de opinar sobre los temas del Blog. Y ya le había dado varios avisos y quien avisa no es traidor. Y de mí que quiere que le diga que usted no sepa… Qué lleva “años” diciendo “su” verdad (ofuscadamente ofensiva, e injusta sobre mí, desde mi punto de vista), sin ni siquiera conocerme en persona. Solo porque después de advertirle ( y el que avisa no es traidor) que dejara de pelearse con “molinos de viento” y se dedicase a opinar y analizar los temas del blog, decidí un día, como Fernando Mora, que quizás no valía la pena jugarme “amistades personales” ( como las que tengo en dicho Blog), por alguien que ni siquiera era capaz de hacer caso a mi “verdad”, al que ni siquiera conocía ( era solo virtual) y que a las primeras de cambio y sin provocación previa por mi parte, usted puso de “chupa de dómine”, solo porque después de unas vacaciones, “tardaba” en entrar en su blog, sin darme ni el tiempo ni la oportunidad de reflexionar sobre qué es lo que debía de hacer…Usted me decidió con sus “ultrajes”: Separarme de usted como tantos/as otros. Por si acaso. La experiencia me ha demostrado que hice bien. Y le digo esto para que reflexione, no como ataque personal. Exponiéndome al ataque de sus ”perros rabiosos” habituales que me odian porque su verdad ( la de ellos) les dice que deben de odiarme, por no “pensar” como ellos. En fin Eutiquio, cuídese ya que aunque no lo parezca nunca le he deseado ningún mal (solo me he defendido, como me defendí de sus “perros”) y recuerde que en este “mundo virtual”, la “verdad” no es lo que parece, como ya le he dicho desde hace mucho…Y creemos luchar contra “gigantes”, cuando solo son “molinos”…  Por cierto dígales a sus perros habituales que yo sé que solo son molinos y que no se las den de gigantes…U sea que lo de qué no existe mayor desprecio que no hacer aprecio, sigue vigente para ellos, ladren lo que ladren. Ya sabe usted eso de “ladran luego cabalgamos, amigo Sancho” que se le atribuye al Quijote aunque no aparezca en ninguna de sus páginas si no recuerdo mal…Lo que hace la “literatura” que también es “virtual”, por cierto. Salud. MB. 30 de septiembre de 2011 18:18". Y eso que tomé la precaución de amparar mi texto con la cita de Cicerón: “La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio”, pero no ha servido de nada porque, como ya he dicho millones de veces, aquí, cada uno viene a decir lo que quiere, que la mayoría de ellas es todo lo contrario de la verdad. Dice MB que la verdad es poliédrica, polifórmica, polisémica y no sé si alguna otra cosa “poli” más, pero él, que es más listo que los ratones coloraos, sabe que eso no es cierto, que sólo es una estratagema más de los nuevos sofistas entre los cuales estoy dudando ahora mismo de incluirlo también a él. Los 2 comentarios habidos hasta ahora a mi post de hoy son realmente valiosos y expresivos cada uno de ellos de la calidad intelectual de sus signadores. En el 1º de ellos, un viejo profesional de tantas cosas, que parece arrepentido de sus viejos atentados contra mí, esgrime con verdadera habilidad el recurso retórico de la elipsis, o sea, dice mucho más con lo que insinúa que con lo que realmente pone literalmente sobre el blanco lienzo de la pantalla del ordenador: “decir la verdad no es decir todo lo que se piensa, sino, no decir lo contrario”. Pero el más famoso de los tribunos de la historia grita: no,  “la verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio”, lo que Fernando Mora pretende, según dice él mismo, cuando bemsalgado decide unilateralmente sin atender mis alegaciones y mi muy humilde solicitud de perdón, privarme del uso del más legítimo y natural de los medios de que el hombre dispone para su defensa, haciendo  tajantamente 2 cosas, 1, afirmando no volver a entrar en mi blog jamás y, 2, borrar el enlace de mi blog de su lista de foros, a fin de que nadie pueda leer allí lo que yo escriba aquí. Si bien lo pensáis, ambos, el anónimo de las 16'54 y MB, este hombre, bemsalgado que, según parece, le ha comunicado a Fernando Mora, su profunda indignación por haberle yo comparado con Saco, no ha hecho sino repetir, paso por paso, todas y cada una de las medidas adoptadas por éste respecto a mí, cuando el sáquico decidió proteger a TT de la posibilidad de mi defensa ante el 2º de los peores ataques que yo había sufrido en aquel chat, dándole la más completa patente de corso o licencia para matar que yo he visto,cuando dijo aquello, más o menos, “mi querida luna y mi sol canario, no tengáis miedo, no temáis porque he decidido dar tratamiento de troll al que se comporta como un troll” de modo que cuanto TT me zurró inmisericordemente y yo traté de entrar allí para defenderme, Saco, lo impidió, en contra de los que dice MB, que parece que no siguió el lance de cerca, no sé por qué razón, no baneándome, que todavía no lo hizo, sino censurando mis entradas de tal manera que dejaba pasar las inofensivas y cortaba las defensivas y esto se halla plenamente reconocido aquí y allí, por mi larga controversia con Meskalis que, ingenuo él, pretendió demostrar que Saco no había hecho nada especial conmigo, desgañitándose tratando de probar mediante citas de entradas mías en aquel chat que Saco nunca me había puesto ninguna clase de tablacho, de modo, MB, que  ponte de acuerdo con Meskalis, ahí están las hemerotecas, el archivo de aquel blog y el de este mío, para demostrar que nada sucedió tal como tú dices. Pero volviendo al caso, Fernando pretende que yo, frente a uno de los peores atentados a la libertad de expresión y al derecho de defensa que yo he visto, en este mundo de 2ª división de las disputas menores,  pretende que yo, repito, no me defienda, tal como Saco impidió en su día, del incalificable atentado de bemsalgado que suponía contra mí su ofensivo “yo por aquí”-por mi blog-“no vuelvo” y su maniobra consiguiente de borrar del listado de los blogs accesibles allí, en su casa, el enlace con el mío a fin de que nadie pudiera enterarse de lo que yo decía o pensaba. Frente a esto, Fernando propugna que lo que yo debí de hacer es esconderme e ir por vía de email, a través de las sombras, de la oscuridad, como los que tienen algo que esconder, a debatir la situación con un señor que me había advertido tajantemente, “yo por aquí no vuelvo”, o sea, que no quería nada con un tipejo como yo, y que me había condenado al silencio pùblico suprimiento el enlace de mi blog en el suyo. Y todo eso, en la era de la mayor libertad de expresión, con la red de redes abierta a todo el mundo para que diga en ella lo que quiera en defensa de sus pensamiento o de su dignidad. Lo que le vale a Fernando, y por supuesto a bem, es que yo no tengo amigos o, por lo menos, si los tengo, no parecen dispuestos a romper una sola lanza por mí, quizá porque no lo merezco, o porque piensan que puedo muy bien defenderme solo, pero es absolutamente indefendible su actitud de exigirme el más respetuoso silencio o la más cobarde oscuridad, tratar este asunto "sotto voce", para que no se entere nadie o lo haga sólo el menor número de gente posible. Y el viejo Cicerón vuelve a gritar: no, en aquel senado en el que él actuaba, lo hacían a gritos, con maravillosos discursos que han entrado para siempre en la historia de la elocuencia humana, del buen decir, gracias a su actitud, ahora, dos mil y pico años después sabemos que un tal Catilina conspiró contra la salud de la república romana y gracias a Cicerón, que lo desenmascaró públicamente, a gritos, su conspiración que pretendía la oscuridad y el silencio, para lograr así la impunidad, fracasó. En cuanto a ti, MB, el poliédrico, polifórmico y polisémico, ¿qué quieres que te diga que no haya dicho yo aquí, por lo menos, mil veces? El lenguaje es esencialmente anfibológico de tal modo que, con él, los viejos sofistas, aquellos iniciales canallas, se atrevían a comparecer en el ágora y demostrar tanto una tesis como su contraria, pero tú y yo sabemos que cuando los modernos filósofos afirman que no hay una única verdad y que nadie puede pretender sanamente hallarse en posesión de ella, no signfica, ni mucho menos, que la verdad sea  totalmente inalcanzable y por ello los humanos estemos condenados a cruzarnos de brazos ante cualquier problema o situación sino, todo lo contrario, la verdad común, la sencilla verdad de todos los días, está ahí, pacíficamente, al alcance de cualquiera de nosotros que tenga la honradez suficiente para admitirla y aceptarla, aunque le perjudique, porque ésa es la grandeza de la condición humana, que existen, han existido y siempre existirán gentes que admitirán honradamente la verdad de los otros cuando sean ésos los que la tengan. Pero, lo reconozco, esto es ciertamente difícil en este asqueroso mundo que, entre todos, estamos construyendo. Gracias por vuestra intervención.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :