Revista Cultura y Ocio

Cosas que olvidar y que recordar

Publicado el 31 marzo 2018 por Argos

Corría el año 2.012 cuando abrí este blog. Mi intención no era hacer seguidores, aunque conseguí 26, muchos más de los que esperaba. Mi intención era escribir para mí pues la escritura me liberaba la mente, me ayudaba a realizar lo que imagino y a confiar en mí misma.
Hubo una época en la que dejé de hacerlo pese a ser la única salida a aquella situación que nadie comprendía. Tras aquello- que duró nada menos que cinco años-, con la autoestima rota, el pasado negro, el presente invisible, el futuro borroso y más encerrada en mí que nunca, me decidí a abrir este blog cuando estuve preparada- años después- y aquí continúa con más o menos actividad.
Aquí escribo sobre personajes a los que doy vida sobre la marcha y que después abandono en su mundo hecho a medida. Por ejemplo: ¿Qué sería de Jimena y Samuel? ¿cogerían finalmente el expreso de París?o ¿cómo fue la vida de Sophi junto a aquel caballero de mirada lánguida?
Solo ellos lo saben.
Me gusta observar e imaginar. Normalmente pienso: "Podría escribir sobre esto o aquello en el blog", pero luego no lo hago. Me gusta quedarme quieta observando a los pájaros por la calle, las nubes recorriendo el cielo, escuchando una melodía encantadora, el agua de la lluvia cayendo en los charcos o resbalando sobre los cristales, tal o cual escena cotidiana y... comienzan a sucederse historias. "Podría escribir sobre esto o aquello en el blog", pero continúo mi camino olvidándolo todo. Cuántas cosas que olvidar y que recordamos, cuántas cosas que recordamos y que deberíamos olvidar y otras que debiendo olvidarlas las aferramos a nuestro recuerdo.
COSAS QUE OLVIDAR Y QUE RECORDARPor eso, he pensado en recordar hoy la tercera entrada más visitada del blog después de El caballero de mirada lánguida y Carta para Liana,
y es:
Tiempo

Volver a la Portada de Logo Paperblog