Revista Cocina

Crema facial de rosas para pieles sensibles

Por Sun531 @trucosnaturales
Crema facial de rosas para pieles sensibles

Yo siempre he tenido la piel sensible, no he llegado a tener una dermatitis severa como tal, pero alguna vez si he tenido algún pequeño brote.

En mi piel, "menos es más", necesito fórmulas sencillas con ingredientes de calidad. Esto es lo que siempre intento hacer en todos mis preparados para la familia, pero si es para mi piel, lo tengo que seguir a rajatabla, cualquier cosa la hace ponerse "sensible".

Esta receta que os comparto, es la receta que elaboro para mi suegrecilla y para mí. Espero que os guste y que la adaptéis según vuestro gusto y necesidades 🙂

La receta en vídeo

Ingredientes

  • 100 gr de hidrolato de rosas.
  • 6 gr de manteca de karité.
  • 6 gr de oleato de caléndula.
  • 6 gr de aceite de rosa mosqueta o oleato de rosa canina.
  • 8 gr de cera lanette.
  • 5 gotas de aceite esencial de incienso.
  • 5 gotas de aceite esencial de jara.
  • 5 gotas de aceite esencial de palo de rosa.
  • 4 gotas de aceite esencial de geranio.
  • 3 gotas de aceite esencial de manzanilla.
  • 3 gotas de aceite esencial de rosa.
  • 2,5 ml de leucidal (conservante).

Sobre los ingredientes

Como tengo la piel tirando a seca, siempre uso manteca de karité que es una verdadera maravilla.

Hidrata y nutre que da gusto, yo siempre tengo un bote grande guardado, pues lo uso para la mitad de mis cremas y body milk. Es más, si mis peques tienen los labios muy secos o tienen la piel muy castigada, les echo un poco de manteca de karité directamente en la piel y en nada está recuperada.

La caléndula es una de las mejores plantas para la piel y, sobre todo, para las pieles sensibles. Es otro ingrediente que siempre tengo en casa y es base de casi todas mis formulaciones porque es un 10.

El aceite de rosa mosqueta. Este aceite se obtiene de las semillas de la rosa canina, es un buen cicatrizante (acción epitelizante), previene las arrugas y ayuda a mantener la piel bien hidratada. También se puede hacer un oleato de rosa canina, es una buena opción si no tienes aceite de rosa mosqueta.

En el vídeo uso los nuevos oleatos de Matarrania, hechos con aceite de oliva virgen y flores de rosa mosqueta, los he probado y son una pasada.

Sobre los hidrolatos: en el vídeo uso el hidrolato de rosas que destilé yo misma la semana pasada, si quieres verlo, pincha aquí. Sea comprado o casero, os recomiendo que uséis un hidrolato de rosas, por sus propiedades y aroma, pero si no tenéis, podéis sustituirlo por hidrolato de lavanda y de manzanilla.

Los aceites esenciales

Uso muchos aceites esenciales en esta receta, tengo suerte de tenerlos. Todos los que uso en esta receta, a excepción del absoluto de rosa (este me lo guardo para ocasiones especiales), los uso mucho, tanto en cremas de cara, manos, body milk, , sinergias de aceites, etc...

Si tuviera que recomendaros una sinergia de tan solo tres aceites esenciales para esta receta os diría: incienso, palo de rosa y geranio 🙂

El conservante de la crema

Yo he usado Leucidal, es una de los conservantes más naturales que hay. Se obtiene de la fermentación de rábanos con las bacterias Leuconostoc Kimchiim, para que nos hagamos una idea, estás mismas bacterias son las que hacen el "Kimchi coreano".

Si no tienes leucidal, puedes usar otros conservantes como el sharomix, cosgard, etc...pero ojo, mira el tanto por ciento que necesitas echar en la receta, pues cada conservante es diferente.

Elaboración

  1. Ponemos a calentar al baño María en un vaso de precipitados, la fase oleosa: la manteca de karité, el oleato de caléndula y el aceite de rosa mosqueta y la cera lanette.
  2. Al mismo tiempo ponemos a calentar al baño María el agua de rosas (fase acuosa).
  3. Cuando se derrita el emulsionante, bate para que se integre con el aceite. Apaga el fuego.
  4. Retira los dos vasos del fuego.
  5. Ahora, como si fuera una mayonesa, ve incluyendo poco a poco la fase acuosa (el hidrolato de rosas) en la fase oleosa y ve batiendo.
  6. Cuando ya lo tengas, añade el leucidal (el conservante) y las gotas de aceites esencial. Remueve bien.
  7. Envasa en un recipiente bien limpio, estéril y seco.

Uso y conservación

La puedes usar todos los días o cuando la necesites. Yo la uso como crema de cara todas las mañanas y algunas noches.

Hay veces que también la uso como crema de manos , para alguna rojez del cuerpo, brote de dermatitis de mis hijas, un poco para todo si es necesario y va bastante bien.

Guárdala en el armario del baño, donde no le dé la luz, en un lugar seco y sin humedad.

Espero que te haya gustado el artículo 🙂 Si quieres una crema más antiarrugas, entonces pincha aquí.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista