Revista Cine

Crónica Cannes 2013: "El Azul es un Color Cálido" magistral amor lésbico a lo Cassavetes

Publicado el 23 mayo 2013 por Fimin

23 de Mayo del 2013 | etiquetas: Festival de Cannes, Festivales 2013, Crítica

Twittear cronica-cannes-2013-el-azul-es-un-color-calido-magistral-amor-lesbico-a-lo-cassavetes

Veo la vida de color azul. No es para menos, sigo abducido por la pureza, frescura y fragilidad que emana "El Azul es un Color Cálido (La Vie d'Adele Chapter 1 & 2)" de Abdellatif Kechiche. La teen movie que rodaría John Cassavetes se traduce en una indiscutible obra maestra y la principal favorita a llevarse la Palma de Oro. ¿Mis únicas dudas? Las resumo en dos nombres propios: James Gray y Steven Spielberg.  

¿De qué va?

Con tan solo 15 años Adele ni se lo plantea: las chicas salen con chicos. Sin embargo, todo cambia cuando conoce a Emma, una joven lesbiana de pelo azul que le abrirá las puertas del deseo y le permitirá afirmarse como mujer y adulta. Ante la mirada de aquellos que le rodean, Adele crece, se busca y se encuentra a si misma, pero no sin llegar a perderse...

¿Quién está detrás?

El director de "Cuscús" se confirma como el John Cassavetes de nuestros tiempos. Un autor digno de Palma de Oro.

¿Quién sale?

Ya tenemos la Mejor Actriz del Festval de Cannes. Adèle Exachorpoulos destila pureza, veracidad y reveladora frescura. Tanto que relega a un plano totalmente secundario a una maravillosa Léa Seydoux. Ambas confirman que estamos ante uno de los mejroes directores de actores del universo. precisamente, igual que en su día también lo fue John Cassavetes.

Crónica Cannes 2013:

¿Qué es?

La teen movie que rodaría John Cassavetes

¿Qué ofrece?

Probablemente, la mejor película del festival. Abdellatif Kechiche tiñe La Croisette de sensual e intenso azul con el minucioso estudio quirúrgico del despertar sexual adolescente que supone la antesala al auténtico amor maduro. El sentimiento de atracción, la fragilidad del deseo o la percepción existencial del desarrollo físico, son diseccionados con precisión de bisturí, pero ante todo, con asombrosa frescura y sorprendente agilidad, por esta intensa y hermosa historia de amor. Y como era de esperar para quienes amamos su cine, lo hace con absoluta naturalidad al más puro estilo Cassavetes, sin despegar la cámara en ningún momento de los cuerpos y rostros que transitan "La Vida de Adele" durante las 3 horazas que dura su intenso metraje.

Provocadoramente erótica, sutilmente carnal, delicadamente veraz y extremadamente sensible, la nueva y maravillosa película de Kechiche vuelve a sumergirse, al igual que a lo largo de su breve pero imprescindible obra, en la intimidad de sus protagonsitas, capturando fragmentos de vida, sorprendiendo con asombrosas elipsis, articulándose con pasmosa agilidad a través de largas secuencias envueltas por diálogos tan interminables como absorbentes, y por descontado, deleitándonos con sus características y tradicionales comidas. Adele sustituye el "Cuscús" por los spaghetti, para cumplir mismo ritual social, aunque sea en diferente contexto. Un contexto que en este caso se tiñe de cálido azul, precisamente del color que desnuda esta emocionante y absoluta obra maestra. La vida de Adele sigue adelante, queda en nuestras manos construir su tercer y cuarto capítulo, ya que es algo que no hará Kechiche.

Nota: 10 / 10

Crónica Cannes 2013:


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas