Revista Cine

Crónica Sitges 2014: "The Duke of Burgundy" mariposas en el estómago

Publicado el 10 octubre 2014 por Fimin

10 de Octubre del 2014 | etiquetas: Festival de Sitges, Festivales 2014

Twittear cronica-sitges-2014-the-duke-of-burgundy-mariposas-en-el-estomago

Tras asombrar a propios y extraños en Sitges 2012 con "Berberian Sound Studio", un asfixiante giallo lynchiano rebosante de sangre, delirios y mucha paranoia, Peter Strickland nos advierte de que "tocaba rodar algo tierno y tranquilo, pero también intenso". Nunca mejor dicho, "The Duke of Burgundy" es un melodrama oscuro que ante todo resulta un vintage deleite, que tiene en "El Sirviente", "Belle de Jour" o "Mulholland Drive" sus estimulantes referentes. Virtudes que prácticamente le llevan a bordear (si es que no la alcanza) la obra maestra. Crema.

¿De qué va?

Cynthia es una coleccionista de mariposas que mantiene una relación sadomasoquista con su criada, Evelyn. Una pasión sujeta a toda clase de particularidades, en la que los roles de ama y esclava no están tan claros como parece.

¿Quién está detrás?

Músico experimental antes que cineasta, tras irrumpir en escena con la asombrosa y desgarradora "Katalin Varga" y dejarnos absortos con la magnífica "Berberian Sound Studio", Peter Strickland se confirma como uno de los más grandes y más sofisticados maestros del terror arty contemporáneo. Para esta ocasión, cabe destacar que entre quienes producen encontramos a todo un Ben Wealthy. Sugerente alianza.

¿Quién sale?

Sidse Babett Knudsen y Chiara D’Anna están ambas brillantes y demuestran una química sugerentemente palpable. Simple y llanamente emgriagadoras.

¿Qué es?

"El Sirviente + "Belle de Jour" con aroma vintage y corazón de "Mulholland Drive"

¿Qué ofrece?

Lo que prácticamente deberíamos señalar como una genuina y estilizada obra maestra. La experiencia de visionado de "The Duke of Burgundy" resulta un deleite tan abrumador como hipnótico y penetrante, tan jocoso como perturbador, elusivo y amenazante, tan definitivamente hermoso como seductoramente turbio. Partiendo del sugerente paralelismo que Peter Strickland articula entre una excéntrica relación lésbica de sometimiento en el que los registros mutan y se intercambian los papeles, y una singular mariposa británica denominada "Duke of Burgundy" (que no casulamente, hablamos de un pequeño lepidóptero que al igual que la sirvienta protagonista, es en primavera cuando frecuenta los pastizales claros de los bosques soleados, y que es también de los ejemplares más delicados, frágiles y minoritarios), surge un melodrama perversamente romántico que sin embargo, resulta mucho más sensual que áspero, mucho más emocionante que terrorífico. Una película deliciosamente vintage que, sustentada sobre una surreal y afilada atmósfera, la celestial banda sonora de Cat's Eyes de la que se envuelve o el sofisticado y refinado trabajo de fotografía con el que se plasma, respira un cautivador aroma setentero que bien podríamos englobarlo al género del terror psicológico y erótico, aunque entre sus referentes no solo surga el David Lynch de "Mulholland Drive", también el Jospeh Losey de "El Sirviente" o el Luis Buñuel de "Belle de Jour". Sugestivos nombres que como no podía ser de otra forma, desembocan en una obra visualmente arrebatadora, emocionalmente audaz y arrolladoramente excéntrica. Una obra prácticamente maestra, que resulta tan dementemente sutil como absolutamente lozana y radiante. Es nuestra gran favorita a liderar el palmarés final. Todo un ejemplar, y es que su título no miente.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas