Revista Cine

Crónica Sitges 2014: "The Voices" un serial killer entre animales que hablan

Publicado el 07 octubre 2014 por Fimin

07 de Octubre del 2014 | etiquetas: Festival de Sitges, Festivales 2014

Twittear cronica-sitges-2014-the-voices-un-serial-killer-entre-animales-que-hablan

Avisados estábamos. Tras erigirse por derecho propio en una de las principales joyas surgidas de la última edición de Sundance, Marjane Satrapi, directora de "Persépolis", llega a Sitges con "The Voices", en pocas palabras, la historia de un serial killer como nunca nos la contaron. El palmarés final aguarda a la espera.

¿De qué va?

Jerry vive en un piso con la única compañía de su perro Bosco y de su gato Mr. Whiskers. Hasta aquí todo parece normal, pero cuando conoce a la bella Fiona, nuestro protagonista llega a su casa y no duda en contarle a sus animales de compañía sobre el encuentro. Evidentemente, ellos contestan.

¿Quién está detrás?

Marjane Satrapi, aclamada dibujante de cómics y reconocida cineasta. La creadora de "Persépolis" y "Pollo con ciruelas" da el salto a Hollywood con la que precisamente, significa su primera película en solitario.

¿Quién sale?

La mejor versión posible de Ryan Reynolds cuya genuina interpretación, curiosamente, nos lleva de forma directa al último y relanzado Channing Tatum. Tal para cual. Y a su comparsa, los ángeles de Ryan, es decir, Gemma Aterton, Anna Kendrick y Jackie Beaver. Sin olvidar, claro está, un perro y un gato que hablan. Para dar y tomar, vamos.

¿Qué es?

El retrato más compasivo y singular de un serial killer jamás rodado.

¿Qué ofrece?

Un serial killer como nunca nos lo retrataron. Marjane Satrapi incurre en el cine criminal, involuntariamente psicópata, en una comedia negra deliciosamente hilarante y retorcida, que tiene en su ambíguo e incisivo tono (escandaliza y perturba tanto como provoca la constante risa), su desbocado ingenio y su particular irreverencia, sus principales puntas de lanza. Formalmente tan elegante, colorida y estilizada como argumentalmente brutal, abrupta y degenerada, en la sanguinaria, pero también cándida "The Voices", se atisban ecos de John Waters, también de Tim Burton o incluso de Wes Anderson. Sin embargo, lo que de ella surge es un sello tan inconfundible como propio, el de una artista brillante y ambiciosa cuyo irrefrenable estado de gracia ha desembocado en una comedia pintoresca, descerebrada y no vamos a negarlo, entrañablemente mezquina. Tanto es así que incluso los animales hablan y el asesino canta. Única en su demente especie.


Volver a la Portada de Logo Paperblog