Revista América Latina

¿Cuánto durará la segunda “luna de miel” de Nicolás Maduro luego de su reelección como Presidente de la República?

Publicado el 17 junio 2018 por Jmartoranoster
*JUAN MARTORANO. El comienzo del campeonato mundial de fútbol en Rusia en este año 2018 se ha convertido en una distracción importante y en una forma de “escape” y de drenar las preocupaciones por parte de la familia venezolana en medio de las dificultades que debe afrontar en cotidianidad. No obstante, han ocurrido y ha ocurrido mucha agua debajo del puente. Si bien y como lo hemos manifestado, el inicio del período constitucional de Nicolás Maduro inicia el venidero 10 de enero de 2019 hasta el año 2025, el acto de subordinación de éste ante la Asamblea Nacional Constituyente celebrado el pasado 24 de mayo de 2018 pudiéramos catalogarlo desde el plano político como el acto de apertura del inicio del verdadero gobierno de Nicolás Maduro. De esa fecha, hasta el momento en que escribo estas líneas, han pasado 23 días del inicio de la nueva etapa del gobierno y Revolución Bolivariana enmarcadas en un liderazgo de nuevo signo. Y ese liderazgo está enmarcado en un escenario de duras y complejas circunstancias que ni el propio Chávez le correspondió enfrentar. Y en escenarios donde la regla es la incertidumbre y la excepción es la certeza. No obstante, el peso de la cotidianidad actúa como trapiche y va moliendo la confianza y la esperanza de la población en el actual gobierno, cuando se siente que este no termina de arrancar y de empezar a desplegar las soluciones que se prometieron durante la campaña electoral. ¿Por qué el Presidente pide propuestas en estos instantes a los diversos sectores de la población? ¿Qué pasó con el Plan de la Patria 2019-2025 que venía promocionando? ¿Será que alguien lo conoce en su totalidad? ¿Por qué no se difunde sus alcances a la ciudadanía? ¿Y si es que se mantiene el mismo Plan de la Patria de Hugo Chávez, en qué porcentaje el Plan de la Patria en el período 2013-2019 fue cumplido? ¿O será que más allá del cumplimiento formal de la inscripción de la candidatura de la Patria, realmente no existe un plan estratégico que marque la orientación del próximo sexenio gubernamental? Espero que todas estas interrogantes puedan tener algún tipo de respuesta. Indudablemente, y bueno es que lo señale en este artículo, tampoco es mi idea y no comparto la postura de algunos camaradas y buenos amigos que conozco, de la izquierda y que se han definido como chavistas mas no maduristas (esto último no existe, y es un eufemismo de la derecha para dividir y fracturar a la Revolución Bolivariana) que han hecho toda clase de observaciones y críticas al actual Jefe de Estado venezolano. Muy bien, me parece muy buena la observación y el cuestionamiento, pero sí esas críticas y esas observaciones no vienen acompañadas de buenas fundamentaciones, y lo más importante, acompañada de las correspondientes propuestas para solventar los problemas que hoy nos agobian, pues los que se inscriben en esa postura, me disculpan, serán unos grandes opinadores de oficio, y grandes habladores y habladoras de huevonadas. Ciertamente y como a muchos, me preocupa el lento accionar del Gobierno Bolivariano, me preocupa la modorra de los constituyentistas, que no se les ve, no se sienten, y aún peor, las ideas que hayan podido recoger para las mejoras constitucionales casi que ni se conocen. ¿Dónde quedo la consulta popular y el debate de nuestros instrumentos jurídicos? ¿Será que estamos en un período de regresión de los modos y formas de accionar en la construcción del nuevo Estado y no nos estamos dando cuenta? Creo que hay que hacer un llamado de atención oportuno y a tiempo. Y ni hablar del accionar de gobernadores, gobernadoras, alcaldes y alcaldesas, cuya gestión ni se siente, salvo honrosas excepciones que siempre las hay. Creo que dejarle la carga del enorme peso histórico que debe cargar Nicolás Maduro de forma exclusiva sería una mezquindad. Todos debemos hacer nuestra parte. Pero si me preocupa, y esto si va dirigido al señor Presidente, que luego del triunfo del 20 de mayo, la percepción que tengo es que si aplicamos el término del argot boxístico, como que hemos perdido el pounch político, y en estos momentos, humildemente pienso que la mejor ofensiva es el ataque. Señor Presidente, desde su triunfo el pasado 20 de mayo, en vez de la adopción de las medidas de emergencia o de guerra, de mayor agresividad y ofensiva como nos lo prometió durante la campaña electoral, se le nota más lento en su accionar, como achantado. Es bueno tener claro que una cosa es la humildad, la bonhomía y el reconocimiento al vencido y otra muy distinta entrar en una especie de letargo como esperando a ver qué pasa. Eso no lo entienden la mayoría de nuestros compatriotas. Y sobre todo que durante la realización de este mundial de fútbol, y fundamentalmente para cuando salgan publicadas estas opiniones, se estará celebrando el día del padre y Brasil debutará contra Suiza en este torneo que paraliza el orbe durante un mes prácticamente. Mucha gente en estos momentos se encuentra muy distraída y embobada por eso, incluyéndome, se lo confieso. Eso sin contar que también para ese momento, se estará escenificando el balotaje electoral en Colombia, con amplísimas posibilidades que el uribismo coloque a uno de sus adláteres en el Palacio de Nariño, lo que permite inferir un escalamiento y aumento de las tensiones y las presiones en contra de nuestra Patria. Y ni hablar de la reunión a escenificarse en la Corte Internacional de La Haya (Holanda) ante la acción judicial incoada por el gobierno guyanés en el marco de nuestra reclamación histórica del territorio Esequibo, violentando las disposiciones del Acuerdo de Ginebra de 1966 firmado entre nuestros gobiernos. Pero hay que decir que en verdad, de lo que se trata es de la re edición de la estrategia de tenaza en contra de nuestro país, para doblegarnos y quebrar nuestra voluntad. Hay que apurar la marcha señor Presidente, porque estamos como se diría dentro de las dinámicas políticas, en el interregno de los primeros 100 días de gobierno, como lo manifesté párrafos más arriba. Y la paciencia del pueblo está bien cortica. Observo un volcán social que puede hacer erupción de un momento a otro; una bomba de tiempo cuyo tic tac retumba en nuestros oídos y que de no atenderlo, pudiera estallarnos en nuestros propios rostros sin darnos cuenta siquiera. Creo que en imaginario del pueblo, le están dando un plazo, y este no será de mucho tiempo. Yo calculo que esta especie de “luna de miel” que le concede todo pueblo a todo mandatario que se estrena en su gestión de gobierno, puede durar hasta el mes de septiembre de este año 2018. De no observarse una mejoría o por los menos algunas acciones que contribuyan sino a mejorar, por lo menos a mitigar un tanto las necesidades de la población venezolana, y aunado a que grupos vinculados con sectores de la oposición están trabajando en la generación de condiciones para impulsar toda una agenda de conflictividad económica y social que nos conlleve a la concreción de la fase de estallido, traducida en una implosión social, Golpe Militar, Guerra Civil, Intervención Militar  extranjera bajo la apariencia de “humanitaria” pudiera ser una posibilidad cada vez más factible y real. Estamos obligados junto a usted a desactivar esta bomba de tiempo, pero debe usted ser más enérgico y decidido en la adopción de ciertas decisiones, y sobre todo en el seguimiento y la evaluación de las mismas. Nuestras respuestas no pueden ser súper estructurales a problemas estructurales. Así no vamos a ningún lado. En lo económico, los bonos ayudan más no son la respuesta estructural al problema, el aumento de salario sino viene acompañado de medidas drásticas y severas en materia de fijación y control de precios, pasando por un robusto programa de inversión y estímulo a la producción no estaremos haciendo nada. Sino enfocamos nuestros esfuerzos a recuperar nuestras Empresas de Producción Social; si no se raspa a su actual gabinete económico que no sirve para nada y no le ha dado la talla, pasará como dicen algunos familiares míos: “De buenas intenciones está lleno el camino al infierno”. Y el meta mensaje que escucho de la compañera Pascualina Curcio, y de varios camaradas que han presentado buenas protestas para apoyarlo en lo económico ante estos escenarios de medidas coercitivas unilaterales, aumento de presiones y de aislamiento internacional es que nos tienen en jaque, aunque no en mate… Por ahora, y esperamos que eso pueda mantenerse asì. Son reflexiones que le comparto Presidente, compartiendo con la preocupación y la inquietud de varios de mis compatriotas. ¡Bolívar y Chávez viven! ¡Y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen! ¡Independencia y Patria Socialista! ¡Viviremos y Venceremos! ¡Hasta la Victoria Siempre! *Abogado,Activista por los DerHumanos,Militante Revolu y dela Red Nacional  [email protected] Socialistas ( http://.juanmartorano.blogspot com /http:juanmartorano.worpress.com)[email protected] mail  ,[email protected] , _. a . @juanmartorano ( en Tuiter Resultado de imagen para nicolas maduro presidente Anuncios

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista