Revista Ciencia

Debemos elegir un lenguaje apropiado para reducir el estigma en torno a los trastornos mentales

Por Davidsaparicio @Psyciencia

Por Nora D. VolkowJoshua A. Gordon y George F. Koob 

Las palabras que usamos para describir los trastornos mentales y trastornos por uso de sustancias (adicción al alcohol y otras drogas legales e ilegales) pueden afectar la probabilidad de que las personas busquen ayuda y la calidad de la ayuda que reciben. Las investigaciones indican que el estigma (actitudes negativas hacia las personas basadas en características distintivas) contribuye de múltiples formas a peores resultados de salud; en consecuencia, se ha identificado como un foco crítico para la investigación y las intervenciones.

Los investigadores y los médicos pueden ayudar a reducir el estigma eligiendo cuidadosamente las palabras que usan para describir las condiciones de salud mental y las adicciones y las personas que se ven afectadas por ellas. El lenguaje juega un papel importante en la configuración de los pensamientos y creencias de las personas, y la comunicación científica a veces puede ser un vector inadvertido de estereotipos y suposiciones dañinas. Utilizar un lenguaje y términos científicamente precisos que centralicen la experiencia de los pacientes que experimentan afecciones psiquiátricas y que validen su valor puede afectar positivamente la forma en que son tratados dentro de la atención médica y en la sociedad en general.

Los investigadores y los médicos pueden ayudar a reducir el estigma eligiendo cuidadosamente las palabras que usan

Los trastornos mentales y los trastornos por uso de sustancias siempre han estado entre las condiciones de salud más estigmatizadas. A pesar de los avances de las últimas décadas en la educación de los proveedores de atención médica y del público sobre los fundamentos genéticos y neurobiológicos de estas afecciones, el estigma persiste. Se considera que los esfuerzos para reducir el estigma son un componente importante para eliminar las barreras a la atención, especialmente dado que el 35 % de las personas con trastornos mentales graves en los EE. UU., Y casi el 90 % de las personas con trastornos por uso de sustancias, no reciben tratamiento. El estigma es uno de los varios factores que pueden limitar la utilización de los servicios de tratamiento. Por ejemplo, las personas con trastorno por consumo de alcohol (TCA) que perciben un alto grado de estigma público hacia quienes padecen su afección tenían aproximadamente la mitad de probabilidades de buscar ayuda que aquellas que percibían un bajo grado de estigma.

Incluso los proveedores de atención a veces estigmatizan a las personas con enfermedades mentales. El sesgo entre los profesionales médicos y los proveedores de servicios de salud mental puede reducir la probabilidad de que a las personas con enfermedades mentales se les ofrezca o reciban el tratamiento adecuado o se las remita para recibir atención especializada. Los esfuerzos para reducir el estigma de los proveedores de salud son prometedores. En un estudio reciente, el testimonio de pacientes que se beneficiaron del tratamiento para enfermedades mentales redujo el estigma entre los estudiantes de medicina. Estos enfoques podrían ayudar a mejorar la probabilidad y la calidad de la prestación de asistencia sanitaria mental.

Los efectos dañinos adicionales del estigma surgen cuando se internaliza, lo que se conoce como autoestigma. El autoestigma disminuye significativamente el interés en buscar ayuda para problemas de salud mental. Las investigaciones muestran que el autoestigma impacta negativamente en la recuperación de las personas con trastornos mentales graves al disminuir su autoestima, reducir su esperanza de recuperación, afectar sus relaciones sociales y empeorar sus síntomas psiquiátricos. Los estudios también sugieren que el autoestigma aumenta el afrontamiento evitativo y el riesgo de suicidio, además de reducir la adherencia al tratamiento y el funcionamiento vocacional.

El estigma contra las personas con trastornos por uso de sustancias ha demostrado ser particularmente intratable. El público sigue viendo estos trastornos como defectos de carácter o incluso como desviaciones, lo que contribuye a una mentalidad reacia al tratamiento incluso entre algunos médicos y proveedores de atención médica. La adicción es un trastorno cerebral y, como tal, debe considerarse tratable como cualquier otra afección médica.

Artículo recomendado: Hablar bien no cuesta nada: Algunos términos psicológicos que deberíamos evitar

Hace más de una década, investigadores de Harvard llevaron a cabo una investigación pionera que muestra el poder de la elección de palabras para determinar la motivación de los profesionales para tratar o no a las personas con trastornos adictivos. En un estudio que utilizó viñetas de casos, los médicos con nivel de doctorado en salud mental y adicción eran más propensos a favorecer el castigo (una sentencia de cárcel) en lugar del tratamiento para un personaje cuando se describía a ese individuo como un “abusador de sustancias” que cuando se lo describía como tener un “trastorno por uso de sustancias”; todas las demás palabras de las descripciones son idénticas. Este hallazgo se ha replicado con profesionales de la salud mental y otros grupos.

Dada la persistencia de términos implícitamente estigmatizantes como “adicto”, “alcohólico”, “abusador”, etc., incluso en la literatura profesional, tal vez no sea sorprendente que la brecha de tratamiento sea aún mayor para los trastornos por uso de sustancias que para otras afecciones psiquiátricas. . A pesar de estar en medio de una crisis de opioides devastadora y ampliamente publicitada, y a pesar de la existencia de tres medicamentos efectivos para tratar el trastorno por consumo de opioides (OUD), en 2019 solo el 18 % de las personas con OUD recibieron medicamentos para tratarlo. Las tasas de tratamiento para el AUD son especialmente bajas (por ejemplo, 7,6 % en 2019). Hay tres medicamentos efectivos para tratar el AUD, pero en 2019 menos del 2 % de las personas con AUD recibieron alguno de esos medicamentos.

En 2019, más del 17 % de las personas con un trastorno por consumo de alcohol u otras sustancias informaron que no buscaron tratamiento debido a la preocupación de que sus vecinos o la comunidad tuvieran una opinión negativa de ellos. Además, las dolorosas experiencias previas de discriminación en entornos sanitarios pueden hacer que las personas con adicción eviten buscar tratamiento. Al igual que el estigma de otras enfermedades mentales, el estigma en torno a la adicción se internaliza como una fuente constante de vergüenza, y el angustioso aislamiento resultante puede conducir a un mayor uso indebido de sustancias.

El estigma en torno a los tratamientos para la adicción también es un problema. Por ejemplo, la creencia persistente de que los medicamentos agonistas para la OUD (metadona y buprenorfina) “simplemente sustituyen una adicción por otra” ha ayudado a perpetuar su escasa implementación en los entornos de atención de la salud y justicia. El término ampliamente utilizado “tratamiento asistido por medicamentos” (MAT) también estigmatiza estas farmacoterapias como menos que adecuadas por sí mismas y como distintas de los medicamentos para otras afecciones médicas, que simplemente se denominan medicamentos para tratar el cáncer, el VIH, la hipertensión, etcétera. “Medicamento para tratar el trastorno por uso de sustancias”, o más específicamente, “medicamento para tratar los trastornos por uso de opioides” o “medicamento para tratar el AUD”, debe usarse en lugar de MAT. Tenga en cuenta que, al igual que con otros trastornos mentales, existe un beneficio mutuo tanto de las farmacoterapias como de los tratamientos conductuales para los trastornos por uso de sustancias.

Lenguaje centrado en la persona

man wearing long sleeve shirt drinking coffeePhoto by cottonbro on Pexels.com

Las normas del lenguaje cambian continuamente y no todos los grupos de pacientes están necesariamente de acuerdo en los términos preferidos. Pero en términos generales, se alienta a los investigadores, médicos y otras personas que interactúan con los trastornos mentales y por uso de sustancias o se comunican sobre ellos a que reemplacen los términos y etiquetas potencialmente estigmatizantes por un lenguaje neutral y centrado en la persona. El lenguaje centrado en la persona refleja que el trastorno o la enfermedad es solo un aspecto de la vida de una persona, no la característica definitoria.

Usando un enfoque centrado en la persona, por ejemplo, alguien debería describirse como “una persona con esquizofrenia” o “una persona con psicosis”, en lugar de ser descrito como “esquizofrénico” o “psicótico”. De manera similar, en lugar de describir a una persona con adicción a las drogas como un “adicto” o “abusador”, refiérase a ella como si tuviera un trastorno por uso de sustancias o una adicción; ambos son aceptables, incluso si el primero es más preciso. Del mismo modo, refiérase a alguien como “una persona con un AUD” en lugar de “un alcohólico”. Además, la palabra “alcohólico” no debe utilizarse como adjetivo; por ejemplo, el término “enfermedad hepática asociada al alcohol” debe usarse en lugar de “enfermedad hepática alcohólica”, para disminuir el impacto potencial del estigma en la atención de las personas con enfermedad hepática, incluidas las que necesitan un trasplante de hígado.

El lenguaje centrado en la persona refleja que el trastorno o la enfermedad es solo un aspecto de la vida de una persona, no la característica definitoria

También se debe tener cuidado de evitar terminología que implique un juicio de valor negativo. Por ejemplo, al referirse al suicidio, se debe tener cuidado de decir “murió por suicidio” en lugar de “cometió suicidio” o “se suicidió”, ya que “cometer” connota criminalidad o pecado. Los intentos de suicidio tampoco deben describirse como “exitosos” o “infructuosos” (o “fallidos”). En su lugar, utilice “sobrevivió a un intento de suicidio”, tal como se podría describir a una persona que ha sobrevivido a un cáncer o un ataque cardíaco.

De manera similar, en el contexto del uso de sustancias, las palabras “limpio” y “sucio” deben evitarse cuando se refieren a resultados de toxicología de medicamentos (es decir, análisis de orina negativos o positivos); tampoco se debe usar “limpio” para referirse a la abstinencia de drogas o en recuperación de un trastorno por consumo de drogas. Y lo que es más importante, la palabra “abuso”, tanto como sustantivo como verbo, debe reemplazarse por “mal uso” o simplemente “uso”. Aunque el “abuso” fue una vez una categoría de diagnóstico y todavía aparece como tal en algunas encuestas, su eliminación del DSM-5 en 2013 reflejó un cambio progresivo importante hacia la conceptualización de las personas con adicción como personas con una condición médica tratable en lugar de culpables de mala conducta. El término “abuso” permanece en los nombres de nuestros Institutos NIH que estudian la adicción, aunque existe un mayor interés, tanto en la comunidad científica como entre las poblaciones de pacientes afectadas, en ver esos nombres cambiados para reflejar la comprensión actual de la adicción como un trastorno.

En la literatura y en los sitios web de NIDA y NIAAA se encuentran disponibles pautas integrales para comunicar sobre trastornos mentales y trastornos por uso de sustancias de una manera no estigmatizante. Pero dado que los principios del lenguaje no estigmatizante no siempre son consistentes entre los grupos y dado que las normas del lenguaje cambian, es importante que los investigadores y las instituciones se relacionen directamente con las comunidades afectadas por las condiciones que estudian para comprender qué prefieren esas comunidades.

El estigma es particularmente difícil de eliminar, incluso con intervenciones educativas y de otro tipo, y el lenguaje cuidadosamente considerado es solo una parte para abordarlo. Pero también es una de las formas más inmediatas en que los investigadores y otras personas que se comunican sobre las condiciones estigmatizadas pueden efectuar cambios. La terminología apropiada puede fomentar un encuadre de la condición centrado en la persona, uno que refuerce implícitamente que las personas afectadas merecen compasión y cuidado y que indica lo que la ciencia ha demostrado que es el caso: que en muchos o la mayoría de los casos, los trastornos mentales y los trastornos por uso de sustancias pueden ser tratados o manejados, y que las personas pueden esperar lograr la recuperación.

Este tipo de cambio de mentalidad es crucial para movilizar los recursos necesarios hacia la provisión de servicios de salud mental y adicción de calidad y erosionar los prejuicios que impiden que las personas que necesitan esos servicios los busquen o reciban. También es fundamental ayudar a educar al público en general sobre las condiciones que durante mucho tiempo han sido y siguen siendo muy mal entendidas.

Comentario publicado en la revista académica Neuropsychology. Traducido y adaptado por David Aparicio para Psyciencia

Referencias

  • National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine. Ending Discrimination Against People with Mental and Substance Use Disorders: the Evidence for Stigma Change. Washington, DC: The National Academies Press; 2016. https://doi.org/10.17226/23442.
  • Han B. Key substance use and mental health indicators in the United States: results from the 2019 National Survey on Drug Use and Health (HHS Publication No. PEP20-07-01-001, NSDUH Series H-55). Rockville, MD: Center for Behavioral Health Statistics and Quality, Substance Abuse and Mental Health Services Administration; 2020.
  • Hammarlund R, Crapanzano KA, Luce L, Mulligan L, Ward KM. Review of the effects of self-stigma and perceived social stigma on the treatment-seeking decisions of individuals with drug- and alcohol-use disorders. Subst Abus Rehabil. 2018;9:115–36. https://doi.org/10.2147/SAR.S183256. Published 2018 Nov 23.Keyes KM, Hatzenbuehler ML, McLaughlin KA, Link B, Olfson M, Grant BF, et al. Stigma and treatment for alcohol disorders in the United States. Am J Epidemiol. 2010;172:1364–72. https://doi.org/10.1093/aje/kwq304.
  • Thornicroft G, Rose D, Mehta N. Discrimination against people with mental illness: what can psychiatrists do? Adv Psychiatr Treat. 2010;16:53–9. https://doi.org/10.1192/apt.bp.107.004481.
  • Tergesen CL, Gurung D, Dhungana S, Risal A, Basel P, Tamrakar D, et al. Impact of Service User Video Presentations on Explicit and Implicit Stigma toward Mental Illness among Medical Students in Nepal: a Randomized Controlled Trial. Int J Environ Res Public Health. 2021;18:2143. https://doi.org/10.3390/ijerph18042143. PMID: 33671743; PMCID: PMC7926497.
  • Lannin DG, Vogel DL, Brenner RE, Abraham WT, Heath PJ. Does self-stigma reduce the probability of seeking mental health information? J Couns Psychol. 2016;63:351–8. https://doi.org/10.1037/cou0000108.
  • Jennings KS, Cheung JH, Britt TW, Goguen KN, Jeffirs SM, Peasley AL, Lee AC. How are perceived stigma, self-stigma, and self-reliance related to treatment-seeking? A three-path model. Psychiatr Rehabil J. 2015;38(Jun):109–16. https://doi.org/10.1037/prj0000138. Epub 2015 Apr 6. PMID: 25844914.
  • Yanos PT, DeLuca JS, Roe D, Lysaker PH. The impact of illness identity on recovery from severe mental illness: a review of the evidence. Psychiatr Res. 2020;288:112950. https://doi.org/10.1016/j.psychres.2020.112950. ISSN 0165-1781.
  • Kelly JF, Westerhoff CM. Does it matter how we refer to individuals with substance-related conditions? A randomized study of two commonly used terms. Int J Drug Policy. 2010;21:202–7. https://doi.org/10.1016/j.drugpo.2009.10.010. Epub 2009 Dec 14. PMID: 20005692.
  • Han B, Jones CM, Einstein EB, Powell P, Compton WM. Use of medications for alcohol use disorder among adults in the United States. JAMA Psychiatry. 2021. https://doi.org/10.1001/jamapsychiatry.2021.1271. Online ahead of print.
  • Volkow ND. Stigma and the Toll of Addiction. N Engl J Med. 2020;382:1289–90. https://doi.org/10.1056/NEJMp1917360. PMID: 32242351.
  • Pimienta M, Dodge J, Terrault NA. The Internet as a Tool for Liver Transplant Programs to Combat Stigma Related to Alcohol Use Disorder. Hepatol Commun. 2021;5(Feb):155–7. https://doi.org/10.1002/hep4.1649. PMID: 33553965; PMCID: PMC7850306.
  • McGinty E, Pescosolido B, Kennedy-Hendricks A, Barry CL. Communication Strategies to Counter Stigma and Improve Mental Illness and Substance Use Disorder Policy. Psychiatr Serv. 2018;69(Feb):136–46. https://doi.org/10.1176/appi.ps.201700076. PMID: 28967320; PMCID: PMC5794622.

⚡ MEMBRESÍA PREMIUM ⚡

Con la membresía premium recibes en tu correo electrónico – sin distracciones ni publicidad – los artículos más importantes en el campo de la investigación científica de la conducta; tendrás acceso a material exclusivo y descuentos en cursos de formación y podrás acceder al servidor privado en Discord para chatear y comentar con otras personas que comparten tu pasión por la psicología. Inicia tu membresía hoy y apoya a Psyciencia.


Volver a la Portada de Logo Paperblog