Revista Comunicación

Derechos de autor y licencias de imágenes gratuitas

Publicado el 14 diciembre 2017 por Marianaeguaras @MarianaEguaras

El impacto de lo visual no tiene discusión y recurrimos a las fotografías a diario. Y una cantidad importante de imágenes gratuitas nos echan una mano, periódicamente, en esta tarea.

Usamos imágenes en una página web, en las entradas del blog y en las redes sociales. La gran mayoría de las cubiertas de los libros también llevan una imagen. Incluso algunos también las incluyen en el interior.

Al igual que cualquier otra obra, la fotografía y el dibujo vectorial poseen derechos de autor porque alguien las ha creado. Sea un individuo o empresa, alguien posee los derechos morales y patrimoniales de esas obras.

Quien detenta estos derechos decide las condiciones bajo las que puede usarse esa obra. El autor es quien decide si se cobra o no por su fotografía y las cesiones de derechos que sobre ella quiere que recaigan.

Algunos autores suben sus obras a bancos de imágenes o plataformas y las ponen a disposición del público gratuitamente.

Algunas las imágenes pueden exigir una aplicación casi estricta del copyright; otras encuadrarse dentro del copyleft —como las licencias Creative Commons— o pertenecer al dominio público.

Pero cuidado, que una obra sea gratis no la hace, automáticamente, libre de derecho. Y, por tanto, puede tener restricciones a la hora de usarla.

En esta entrada pretendo comentar algunas cuestiones sobre derechos de las imágenes gratuitas que debemos prestar atención cuando las usamos.

Al final —“y fuera de programa”, como dice Marcos Mundstock, de Les Luthiers 😀 — incluyo un listado de entradas de otros blogs donde se sugieren bancos de imágenes y archivos vectoriales gratuitos.

¿Te interesa conocer en qué se fija un editor para seleccionar imágenes para una publicación? En mi libro Publicar lo cuento y doy ejemplos prácticos de esto. 😉

Captura de pantalla del banco de imágenes Pixabay.

Captura de pantalla del banco de imágenes Pixabay.

Gratis no es sinónimo de libre de derechos

El carácter de gratuidad de una obra no implica, necesariamente, que pueda usarse sin reparos. Es muy probable que el autor haya puesto condiciones al uso de la obra.

Es posible que la imagen sea gratuita porque el autor pretende promocionar su trabajo, pero exige atribución de su autoría. O que la imagen pueda utilizarse gratis siempre que el medio o el fin no sea comercial.

Libre de derechos no es sinónimo de gratuidad. Y por eso encontramos bancos de imágenes donde se cobran créditos o sumas muy bajas por fotografías libres.

Incluso se pueden realizar descargas si se tiene membresía o suscripción (por tanto, gratis al 100 %, a rajatabla, no es). Por ejemplo, Adobe Stock, Dreamstime y Depositphotos.

Términos y condiciones de las imágenes gratuitas

¿Dónde ver qué derechos tiene y qué usos permite una imagen? En la plataforma donde encuentras la imagen para descargar siempre hay un apartado que informa sobre estas cuestiones.

Puedes encontrar esto en la pestaña con el nombre Términos y condiciones, Condiciones de uso, Información de licencias, Información sobre las licencias de uso, Términos de uso o similar, incluso el Aviso legal. Por lo general, es una página que encontrarás al final de sitio web (abajo de todo).

En estas Condiciones aparecen detallados los derechos referentes a las fotografías en general. Es decir, los permisos que le han sido concedidos para ser usada y cuáles no.

A su vez, cada fotografía puede tener algún límite al uso o licencia en particular y así debería estar indicado en la ficha de la imagen.

Si esta no especifica requerimiento alguno específico se aplican los derechos de los términos y condiciones del banco.

Derechos de autor y licencias de imágenes gratuitas

Captura de pantalla del banco de recursos gráficos Freepik.

Algunos aspectos clave para usar imágenes de descarga gratuita

Cuando vas a utilizar archivos gratuitos de bancos de imágenes debes revisar sus términos y condiciones. Esto puede ahorrarte dolores de cabeza, además de ser un profesional respetuoso con el trabajo de otros.

Hay algunos puntos especialmente sensibles a los que debemos prestar atención:

1. La atribución o reconocimiento de la autoría

Algunas imágenes no exigen reconocimiento del autor de la obra, pero otras sí.

Por ejemplo, todo el contenido de Pixabay, Finda.photo, Picography y Little Visuals es de dominio público y no exige atribución de autoría. Las plataformas mencionadas ofrecen el material con licencia de dominio público.

Tampoco Unsplash solicita mención del autor, aunque agradece si se hace. En cambio, Freepik sí exige atribución al creador.

Las fotografías catalogadas como de uso editorial exigen la atribución de autor, mientras que las comerciales no.

Morguefile exige la atribución de autoría siempre que la imagen no sea modificada. Si se deja exactamente como está en el banco, debes darle el correspondiente crédito al fotógrafo.

2. El tipo de uso que se dará a las imágenes

Refiere al uso comercial, editorial, educativo, etc., que se le dará a una imagen. Saber para qué se usará esa imagen y en qué ámbito.

Hay imágenes que son gratuitas solo si se usan con fines educativos. Otras pueden emplearse siempre que no se usen con fines económicos.

Por ejemplo, Freepik permite el uso comercial de sus recursos siempre que no sean el elemento principal de los diseños a incluir en sus productos.

Este mismo sitio aplica restricciones al uso profesional de un recurso gratuito. Se puede usar una imagen o vector de su plataforma, siempre que al cliente se le entregue el producto impreso o en un archivo. Está prohibido entregar un archivo editable que incluya los recursos de Freepik.

La expresión uso editorial no se refiere al uso de imágenes en libros por parte de las editoriales, sino a aquellas imágenes que se utilizan en noticias o artículos de interés público. No pueden ser usadas en anuncios, material promocional ni en envases y embalajes de productos.

Free Images autoriza el uso decorativo en el hogar, la oficina o cualquier lugar público de sus imágenes.

3. Usos restringidos

No puede usarse una imagen para fines denigrantes, poco favorecedores o excesivamente controvertido para una persona.

En estos casos, suele haber prohibiciones o se exigen aclaraciones, sobre la responsabilidad de uso sensible.

Por ejemplo: una imagen usada para explicar una enfermedad de transmisión sexual. En situaciones de este tipo, se debe indicar que el contenido es utilizado solo a efectos ilustrativos o que la persona es un modelo.

Tampoco suele permitirse el uso del archivo de imagen en el logotipo de una empresa o en marcas comerciales.

Y, por lo general, todos los bancos de imágenes prohíben expresamente la reventa del material alojado en su web. Es decir, no puedes vender una imagen que has descargado gratuitamente.

Otros bancos especifican que no se puede vender, licenciar, sublicenciar, alquilar, transferir o distribuir la imagen exactamente como es, sin ser modificada.

Si tu publicación es para mayores de 18 años, conviene que leas antes los términos del banco para saber si acepta o no contenido orientado a adultos.

4. Modificación de las imágenes

Algunas fotografías gratuitas no permiten su modificación mientras que otras sí.

Muchas veces la imagen es de descarga gratuita pero siempre que no sea intervenida; es decir, que no reciba alteración alguna.

Por ejemplo, Morguefile sí permite la transformación de una obra e incluso las fotografías pueden ir acompañadas por otro contenido.

Hay imágenes que no permiten modificación alguna.

5. Soporte donde aparecerán las imágenes

Muchas imágenes son gratis siempre que sea solo para uso web. Esto significa que no podrás usar esta fotografía para un libro, piezas gráficas o materiales impresos.

Al contrario, hay bancos de imágenes que permiten el uso irrestricto del material. Por ejemplo, Free Images (de Getty Images) admite el uso de sus imágenes en varios soportes.

Detalla los siguientes soportes: sitios web, blogs, redes sociales, publicidades, producciones de cine y televisión, aplicaciones web y móviles.

Y, además, en materiales impresos tales como revistas, periódicos, libros, folletos, volantes, envases de productos, etc.

Hay que prestar atención a si existe algún límite a este uso. Hay casos en los que las imágenes en materiales impresos solo pueden ser utilizadas si no superan un determinado número de copias.

6. Responsabilidad, del banco y del usuario

Aquí hay que poner el ojo tanto en la plataforma como en el uso de las imágenes.

Casos como el de Foter son un ejemplo de deslinde de responsabilidad. Esta plataforma no se hace responsable de las infracciones de derechos de autor. Tampoco de garantiza la legalidad o idoneidad para cualquier uso de las imágenes que alberga.

¿Por qué sucede esto? Porque, en realidad, este banco no es más que repositorio de fotografías. En este caso, Foter es un recopilador de imágenes de Flickr con licencia CC0 1.0 Universal (CC0 1.0) Public Domain Dedication.

Lo mismo sucede con Every Stock Photo, que aclara que es responsabilidad del usuario, antes de utilizar cualquier medio, visitar el sitio de hospedaje de la imagen, verificar la licencia y cumplir con todas las restricciones.

7. Exclusividad

La exclusividad no está en discusión en las imágenes gratuitas, ya que el banco licencia el mismo contenido a varios usuarios a la vez. Incluso algunos, como Free Images licencian las imágenes a perpetuidad, sin ningún tipo de límite temporal.

Derechos de autor y licencias de imágenes gratuitas

Captura de pantalla del banco de imágenes Foter.

Requisitos técnicos de las imágenes según el soporte

Por otro lado, los requisitos técnicos de una imagen para impresión son bien diferentes de una para el blog o para estampar en un vinilo o en una camiseta.

Antes de buscar una imagen es importante definir algunas cuestiones.

La primera y principal es el soporte en el que se va a plasmar, ya que los requisitos técnicos varían.

Una imagen para un post presenta unos requisitos diferentes de aquellos para una imagen que se va a imprimir en papel o estampar en vinilo.

La gran mayoría de las imágenes que vemos en Internet son de baja calidad y no sirven para impresión.

Incluso las previsualizaciones de las fotografías en los bancos de imágenes están en baja calidad. Cuando las compras y descargas ahí las obtienes con alta calidad de resolución.

Para la web bastará una imagen en JPG o PNG, a 72 o 96 dpi y al tamaño que se desea que se vea. En cambio, si la imagen es para impresión en papel tendrá que ser TIFF, RAW o PSD, tener un mínimo de 300 dpi y estar tamaño real que va a usarse o ser más grande.

En esta entrada hay un cuadro comparativo de las características que deben tener las imágenes para impresión frente a las imágenes para pantalla.

Preguntas…

Hay algunas dudas que se presentan cuando vamos a utilizar una imagen en un sitio web, especialmente sobre el uso comercial de una imagen.

¿Se puede usar una fotografía con licencia no comercial para un blog que lleva publicidad? ¿Se considera este un blog con actividad comercial? Entonces, ¿puedo o no usar una imagen con restricción de uso comercial?

Revisa las condiciones de los bancos de imágenes gratuitas antes de descargarlas y usarlas en tus proyectos.

Entradas con mención a bancos de imágenes gratuitas

  • 30 mejores bancos de imágenes gratis de alta resolución
  • Bancos de imágenes gratuitas de alta resolución y calidad
  • Imágenes libres y gratis (de verdad)
  • 10 Bancos de imágenes gratuitas de alta resolución
  • Los 16 mejores bancos de imágenes gratis de 2017
Derechos de autor y licencias de imágenes gratuitas

Captura de pantalla del banco de imágenes Unsplash.


Volver a la Portada de Logo Paperblog