Revista América Latina

Desmontando las mentiras sobre el tema de la migración venezolana (II).

Publicado el 16 noviembre 2018 por Jmartoranoster

*JUAN MARTORANO.

Realizada en la entrega anterior las definiciones sobre lo que es el fenómeno de la migración y lo que es la figura del refugiado o refugiada a nivel internacional, continuaremos de momento con algunas consideraciones cualitativas que contribuyan al desmontaje de las mentiras sobre el tema del fenómeno de la migración venezolana, que debería llamarse más bien el fenómeno de la emigración venezolana.

Aprovecho si para agradecer también y que me había faltado, la nota informativa de dicha actividad realizada por prensa de nuestra Cancillería. De más está expresar que estamos totalmente a la orden para seguir disertando y profundizar sobre este tema.

Y como introducción, debo señalar que, desde el día de ayer, se está realizando en la ciudad de Guatemala, capital del país con el mismo nombre, la XXVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, signada por el tema de la migración, y donde los gobiernos del denominado “Grupo de Lima”, pretenden tratar el tema de Venezuela para impulsar las matrices de “Estado Fallido” y “Crisis Migratoria” que legitime la intervención. Creo que los actores políticos que buscan impulsar tales acciones serán totalmente derrotados, no obstante, no bajemos la guardia ni nos descuidemos en estos foros internacionales.

Asimismo, y como lo expresé en el conversatorio realizado en el marco de la FILVEN 2018 en la Casa Amarilla, resulta verdaderamente peligroso, sobre todo en el ámbito comunicacional, el involucramiento de la institucionalidad representada por el sistema de Naciones Unidas para malinterpretar los conceptos de migración y refugio, a fin de desprestigiar figuras de protección del Derecho Internacional, con el fin de construir todo un relato y una narrativa argumentativa que justifique una intervención sobre aquellos pueblos que no se pliegan a los intereses hegemónicos de las grandes potencias.

Sería bueno, ya que algunos pretenden de manera sesgada debatir el fenómeno de la migración venezolana, descontextualizándola y obviando ex profeso algunas aristas, tratar de la misma manera sobre otros fenómenos migratorios de países de la región, inclusive del mundo. Como lo expresa un sabio refrán popular: “La salsa que es buena para el pavo, es buena para la pava”.

Con el tema de Venezuela, algunos países y gobiernos se olvidan de ciertos y determinados fenómenos o de procesos. Por ejemplo, cuando el 11 de septiembre de 1973, el fascismo tocó la puerta con el derrocamiento del presidente socialista Salvador Allende y asumió el poder el general Augusto Pinochet, quien a través de una feroz dictadura proscribió partidos políticos, estableció el “toque de queda”, disolvió el Congreso Nacional de ese país en aquel entonces, declaro ilegal la coalición de izquierda “Unidad Popular”, y estableció como políticas de Estado el secuestro, la tortura, el asesinato para “liberar a Chile de la plaga del marxismo”, hasta 1990, y aún las rémoras de este régimen las continua padeciendo ese pueblo.

¿Será que algunos connacionales chilenos se olvidaron que, durante esa época de persecución y muerte, los que lograron emigrar de ese país, adoptaron a la República Bolivariana de Venezuela como refugio, y no fueron objeto de ninguna muestra de xenofobia por parte de los venezolanos y venezolanas que vivimos en esta tierra de gracia, antes bien les abrimos los brazos y los acogimos como hermanos y hermanas solidarios?

Es por ello, la importancia de dar la batalla comunicacional y semiótica, porque esta lucha también es cultural.

O que puede expresar el actual gobierno de Michel Temer y el que entrará a partir del 1 de enero de 2019 de Jair Bolsonaro en Brasil, donde 20.000 médicos cubanos y médicas cubanas fueron amenazados de muerte, y ya se han girado instrucciones para que vuelvan a su país.

O que decir de la infame “Guerra contra el terror” promovida desde la administración del entonces presidente de EEUU, George W. Bush a raíz de los hechos del Wolrd Trade Center, ocurridos el 11 de septiembre de 2001, que ya muchos analistas consideran que fue un “auto atentado”, o expresado en términos técnicos, un “falso positivo” u operación de “falsa bandera”, para desarrollar sus planes de dominio del espectro global y de injerencia en aquellos países que no se pliegan a sus intereses hegemónicos.

¿Será que algunos olvidaron los señalamientos del general estadounidense (r ) Wesley Clark, quien en el año 2007 develó el plan del Pentágono de utilizar la excusa del ataque al Wolrd Trade Center, para generar invasiones militares a siete países (6 árabes y uno persa): Libia, Siria, Irak, Líbano, Somalia, Sudán e Irán?

Ha sido esta política de guerra preventiva, y que posteriormente a través de una “comisión independiente” en el año 2005 elaboró una tesis en un informe que le fue entregado en su momento al entonces Secretario General de la ONU, Kofi Annan, con la denominada “teoría de la necesidad de proteger”, lo que ha devenido en los actuales conflictos bélicos y de alcance geopolítico de la actualidad. Esto es lo que ha devenido en el drama de la migración hacia Europa de ciudadanos africanos y sirios. Por ejemplo, en el año 2016, en Hungría, fueron detenidos 3.241 inmigrantes sirios y africanos que huyen de las guerras de Siria y África, pretendiendo entrar a ese país por la frontera sur con Serbia, para luego llegar a Alemania, así como para huir de los ataques del denominado “Estado Islámico”, una de las creaciones de Estados Unidos.

En ese mismo año 2016, unos 2.000 refugiados se encontraban en Keleti, la cual es la principal estación de tren de Hungría ubicada en su capital, Budapest, y esto según cálculos del entonces Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el portugués Antonio Guterres, quien actualmente funge como Secretario General del referido organismo multilateral. Y esto es invisibilizado por los conglomerados mediáticos que sirven a los intereses hegemónicos de las grandes potencias mundiales.

También cabe recordar el caso del niño sirio Aylan Kurdi, quien falleció el 2 de septiembre de 2015, contando apenas con 3 años de edad, junto a su hermano Galip, de 5 años, encontrados sus cadáveres en las playas de Turquía y cuya imagen recorrió y conmovió el mundo. En aquel entonces, los grandes medios redactaron grandes notas de prensa, en la que se hablaba de la situación de refugiados, presentando los hechos de manera genérica y abstracta, sin explicar nunca que el niño y su familia eran de origen kurdo, y que los kurdos que viven en Siria están siendo atacados por el “Estado Islámico”. Algunos invisibilizan ciertos hechos a conveniencia por lo que se puede observar.

O el caso de las caravanas centroamericanas de migrantes, cuya oleada más grande inicio el 12 de octubre del presente año rumbo a Estados Unidos con el objetivo de ingresar a ese país en búsqueda de mejores condiciones de vida. Mil hondureños partieron de San Pedro Sula, empujados por la violencia y la pobreza, para pedir asilo en México. Le siguió una segunda caravana de 1.000 hondureños más que salió de Esquipulas (Guatemala), y luego tres caravanas más que salieron de El Salvador. Y el vicepresidente Mike Pence, responsabiliza de esto al gobierno venezolano, al señalar de manera irresponsable y sin pruebas, que el Presidente Nicolás Maduro estaría financiando a estos migrantes.

Pero para más inri, el actual presidente de EEUU, Donald Trump, es hijo de una migrante escocesa (Mary Anne MacLeod) y su actual esposa, Melania, (que es de origen esloveno) se ha convertido en uno de los más feroces perseguidores de los migrantes en ese país, siendo que el progreso en diferentes áreas del quehacer humano (literario, deportivo, cultural, científico) se debe a la política migratoria promovida por anteriores administraciones a la suya. De hecho este tema fue eje central de sus discursos en el marco de la campaña para las denominadas “elecciones de medio término” que se tradujo en la pérdida de control de la cámara de representantes por parte de los republicanos frente a los demócratas, y además del incremento del número de mujeres parlamentarias, varios voceros de las minorías a las que Trump dedicó sus más feroces ataques, lograron hacerse de curules en el parlamento estadounidense, lo que torna interesante la política en ese país.

Son estas algunas muestras del tratamiento cruel e infame característico de estos modelos de desarrollo respecto al tema de migrantes de nivel internacional. Porque las primeras violaciones a los Derechos Humanos, para aquellos que promovemos la visión crítica de éstos, son la exclusión y la pobreza, y que pocos quieren ver y debatir.

Por ahora lo dejaremos hasta aquí, pero en la medida que continuemos avanzando en este tema, espero suministrar, además de apreciaciones cualitativas, datos cuantitativos y estadísticos para desmontar la tesis de “crisis migratoria” en Venezuela.

¡Bolívar y Chávez viven! ¡Y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!

¡Hasta la Victoria Siempre!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!

*Abogado y Analista Político, defensor de Derechos Humanos. Miembro de la Red Nacional de [email protected] Socialistas (RENTSOC). www.juanmartorano.blogspot.comwww.juanmartorano.wordpress.com . @juanmartorano. Facebook: Juan Martorano Castillo, IG: @juanmartorano[email protected][email protected] y [email protected] 

Desmontando las mentiras sobre el tema de la migración venezolana (II).

Anuncios

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista