Revista Música

Doblete de cámara en la Semana de Cuenca: la técnica se impone a la expresión

Publicado el 24 julio 2017 por Germán García Tomás @Prima_lamusica
En su afán de dar cabida a otros géneros musicales no estrictamente relacionados con la música sacra y litúrgica, la Semana de Música Religiosa de Cuenca propuso el Jueves y Viernes Santo dos conciertos muy diferentes de música instrumental en el Espacio Torner (Iglesia de San Pablo) a cargo del violonchelista italiano Gaetano Nasillo y el clavecinista Olivier Baumont, respectivamente, pero atravesados por un siempre buscado halo de espiritualidad.
Doblete de cámara en la Semana de Cuenca: la técnica se impone a la expresión
Bajo el título de “Il profondo sentire dell’anima”, Nasillo planteó un recorrido por algunas de las primeras y más desconocidas piezas escritas para violonchelo solo, que sirvieron para demostrar las posibilidades armónicas y rítmicas que este instrumento de cuerda podía presentar en la música barroca italiana, desde las más sobrias y serias ricercate o ricercari de autores como Giovanni Battista Degl’Antonii, Domenico Gabrielli o Domenico Galli, hasta piezas de mucho mayor lucimiento virtuosístico como la tarantella y romanella de Giulio de Ruvo, la toccate de Francesco Paolo Supriano, o los caprichos de Giuseppe Maria Dall’Abaco y Carlo Graziani, obras que desfilaron con algo de dificultad a la hora de seguir el programa, por la división en diversas partes que caracterizaba a varias de ellas. Pese a lo rebuscado del repertorio seleccionado, el chelista italiano, que exhibió una cálida sonoridad y un alto lucimiento técnico, no decepcionó al público congregado en la pequeña nave de la iglesia convertida en sala de exposiciones, regalando como propina la Allemande de la Suite nº 1 para chelo solo de Bach.
Seguir leyendo en Opera World

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas