Revista Sociedad

El adiós de Isabel Martínez Ferrero, la madre del arte naïf español

Publicado el 14 octubre 2013 por Jediloy @jediloy
    1. •Jesús Díaz Loyola.
      Acabo de regresar de un viaje al exterior y me encuentro la noticia desconcertada del fallecimiento en Madrid la semana pasada de Isabel Martínez Ferrero, la nonagenaria madre del arte naïf español.  Sólo ella que ahora está gozándose con Dios, sabrá que lo siento tanto como la familia ejemplar que engendró, porque en la breve pero intensa amistad que entablamos, devoré toda mi idolatría por su arte y por sus dimensiones de madre y mujer. 

      Un lustro faltaba para que su fecunda vida alcanzara los 100 años, el Siglo, pero al decir de Henry David Thoreau —como la evocaron sus colegas y amigos del Rincón Naïf:
      “La bondad es la única inversión que nunca quiebra”. Y de esa nos llenó Isabel.

      Quiero dejar desde esta página mi más sentido pésame a la familia, a los amigos, y a todos cuantos admiraron la obra de Isabel, entre ellos yo que estuve a tiempo de sentir las caricias de una mujer extraordinaria.

      Compartí pocos pero momentos importantes en la vida de Isabel, de quien sobre todas las cosas me llevo la lucidez y la pujanza que le acompañaron hasta el final. 

      Tuvo Isabel la deferencia de contarme anécdotas relacionadas con su padre y su estancia en la Cuba de principios del Siglo Veinte. Todo lo que me decía eran historias profundas e inolvidables.

      Guardaré siempre con especial recuerdo sus exposiciones llenas de colorido, el paisaje florido de sus cuadros, pero sobre todo, sus consideraciones sobre la pintura naïf. de la que Isabel es ahora un gran legado español. 

      Siempre que Isabel hablaba en sus exposiciones, desde la quietud de un sillón, sus colegas la escuchaban y todos aprendíamos de ella. Mi amistad con Isabel Martínez fue corta, pero amorosa y verdadera. De mi admiración insospechada por su pintura que nació una tarde de Tetuán con sus obras llenas, también heredé la amistad de sus hijas Ángeles y Pilar, y la estima de toda la familia. Por eso no me cansé nunca de publicar y hacer derroche con el placer inusitado que provoca cada cuadro de Isabel

      Su partida deja una carga de obras llenas. En los dos últimos años realizó cuatro exposiciones. En casi todas estuve. Hoy la recuerdo con una de mis últimas crónicas a su estatura de pintora y de mujer. Así ha de quedar la fijación de este indiscutible emblema del arte naïf en el inmenso mundo de la plástica española.

      Con sus 94 años me decía: "Mejor estoy pintando". Digo yo, Isabel se fue como quería.


      El adiós de Isabel Martínez Ferrero, la madre del arte naïf español
      Pintar para mí es vida, es vivir. Vivo entre mis     
      bosques encantados, mis montañas azules ynevadas, mis árboles y mis flores de colores”.

      El adiós de Isabel Martínez Ferrero, la madre del arte naïf español

      ¿Se está transformando la palabra adiós
      en una palabra proscrita? 


      Sentada y serena, instintiva en sus desvelos, rodeada de sus cuadros llenos, así conocí a Isabel Martínez Ferrero.Ahorar eres la mirada de muchas cosas juntas, porque el arte que nos legas  en las demensiones de toda una  vida será ahora inspiración, metas y propósito. Esa es la mayor grandeza del gusto que un día me dio verte viejecita entonando la alegría de esa vocación no inducida que ha viajado contigo siempre, porque es la espontaneidad y el  recreo de lo que tus ojos y memoria guardaron toda una vida.
      1. El adiós de Isabel Martínez Ferrero, la madre del arte naïf español

10 noviembre, 2012

EL POEMA SIN PALABRAS DE ISABEL MARTÍNEZ FERRERO

Pintura Naïf
El adiós de Isabel Martínez Ferrero, la madre del arte naïf español
Una pintura es un poema sin palabras. Isabel Martínez Ferrero(Zamora, 1917), la decana pintora naïf española que un día fortuito conocí en Madrid, me obsequió el viernes en su casa, una pieza del poema inacabado que es su obra legendaria sobre el lienzo.A sus 94, ella sigue pintando.Decía Oscar Wilde que “antes del impresionismo no había sombras azules”, pero el azul intenso y celeste del ambiente en que creció y se forjó Isabel, entre Zamora y Madrid, ha marcado su pintura toda la vida.“El río que nace en las montañas azules”, una expresión de su extensa obra que tantas veces he comentado, ahora cuelga con beneplácito en mi salón, sin que ella sepa que el mayor mérito que me concede es el de hacer una fiesta permanente para la vista.Isabel Martínez está al borde de los 95, del Siglo se puede decir, y sigue pintando, que es lo mejor.“Hasta el final de mis días”, me dijo entre susurros y emociones, cuando este viernes por fin estuve en su casa de la madrileña calle de Orense, en mi afán por seguir armando la historia de su vida que, en definitiva, es la biografía pintada de sus cuadros.
El adiós de Isabel Martínez Ferrero, la madre del arte naïf español
Le pregunté a Isabel ¿cuántos cuadros en toda una vida?“Cientos”, asintió sin reparos. “Doscientos”, “trescientos, tal vez”,precisó María Ángeles, una de sus cuatro hijos.
La pintura de Isabel no es poesía muda: “A ver quien pinta esos árboles”, me dijo segura de la distinción de sus cuadros llenos que se mueven entre lo abstracto y lo pintoresco. En cualquiera de ellos, confluye todo lo esencial del arte naïf: lo ingenuo, lo sencillo y candoroso hasta lo fresco y espontáneo. 
Isabel pinta movida por el cúmulo de historias y emociones del pasado que atesora. Su vida es una carrera de producción en serie que le ha brotado desde la ingenuidad y la espontaneidad imaginativa de la pintura que recrea. Pero es más, un acontecimiento desde el derrotero de sus ancestros, entre las incursiones de su padre en la aventura de hacer las Américas, que ella recuerda con nitidez, hasta su afán autodidacta de emprenderse por sí sola  
El colorido y la escasa técnica con que se mueve Isabel, la han hecho exponente de un arte libre de convenciones. Es una consumada maestra popular de la realidad, una expresión del primitivismo moderno que le brotó arrimada a la naturaleza. Sus pinturas son poemas sin palabras. En sus paisajes hay un viejo amor, está el suspiro de un eco lejano, hay melancolía y añoranza, pero sobre todo, hay exuberancia multicolor entre los recuerdos del pasado y los resuellos del presente.Nadie que no haya conocido a Isabel y no haya vivido su amor empedernido por la pintura, puede imaginarse a esta anciana con 94 años, en un lugar de Madrid, sumergida en su pasión insaciable por el arte de pintar, en una confrontación descarnada con la realidad en la imaginería del mundo de colores que dibujaNadie que no la haya visto enfrentada a un lienzo con el olfato primitivo de su pintura, puede concebir siquiera como palpita el arte naïf en una mujer que lo lleva en la sangre. Nadie que no ame a la pintura puede entender las cosas que yo llevo diciendo hace años de esta nonagenaria, cuya obra nunca acaba, o más bien, acaba y comienza cada vez que termina un cuadro. Ayer tenía dos sobre su caballete.
El adiós de Isabel Martínez Ferrero, la madre del arte naïf español
El adiós de Isabel Martínez Ferrero, la madre del arte naïf español
El adiós de Isabel Martínez Ferrero, la madre del arte naïf español
El viernes me despedí de Isabel con la pena que provoca siempre abandonarle inmersa en sus instintos, a pesar del peso de sus años. Las charlas con ella albergan historias interminables. La dejé, como siempre, sentada y serena, rodeada de sus cuadros llenos,Pareciera como si ella misma se aplicara a la sabia ilustre de Picasso: “Yo no digo todo, más pinto todo”.
 
El adiós de Isabel Martínez Ferrero, la madre del arte naïf español
“El río que nace en las montañas azules”, tiene ya el mérito de ser una fiesta a la vista de los demás, como lo es tanta pintura suya dispersa por España y por el mundo.
 Gracias, Isabel.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista