Revista Deportes

El Bayern Munich atacó hasta el final y festejó ante un Madrid conformista

Publicado el 18 abril 2012 por Marianofusco

El Bayern Munich atacó hasta el final y festejó ante un Madrid conformista

Era una parada muy brava para el Real Madrid. Se sabía que enfrente estaba un gigante del continente como el Bayern Munich que esperaba sacar una ventaja para ir al Bernabeu a definir su destino. Y en un encuentro muy parejo fue el amarretismo de Mourinho en los cambios el que le terminó dando el aire suficiente al conjunto alemán para llevarse una victoria en el último suspiro y dejar a un conjunto español con la obligación de remontar la serie.

El 27 de marzo escribíamos en MuyFútbol acerca de la victoria del Real Madrid ante el humilde APOEL Nicosia y decía que había cambios que valían partidos argumentando que en el fútbol, por suerte, todavía el juego le sigue ganando al negocio. Todo con relación a la inclusión de Coentrao en lugar de un Marcelo que sin dudas es el mejor lateral izquierdo del momento en el mundo. Pero parece que el portugués José Mourinho sigue empecinado en demostrar que el negocio redondo de 30 millones de euros (lo que costó Coentrao) continúa con nivel para ser titular…

Es más el mismo entrenador, en la conferencia de prensa posterior al 1-2, defendió a su compatriota al decir “Hay gente que ha cometido errores en otros partidos y no se dice nada”. ¿Por qué hacemos tanto hincapié en la actuación del lateral merengue? Porque el Bayern Munich, dentro de la paridad del encuentro de dos potencias, aprovechó el espacio cubierto por el único jugador que desentonó y ya sea Robben, Ribery o Lahm hizo estragos por el sector izquierdo del Madrid.

El Bayern Munich atacó hasta el final y festejó ante un Madrid conformista

Tras la apertura de Ribery en el amanecer del partido y el empate de Özil en el comienzo del complemento, parecía ser el Madrid el equipo que tenía mayor vigor para llevarse la victoria. Pero ahí apareció un cambio de Mourinho que desnudó intenciones: Marcelo por Özil (demasiado temprano para cerrar el partido). No en contra del brasileño sino porque tras esa modificación el Merengue retrocedió 20 metros en el campo y le cedió nuevamente el dominio territorial a los teutones. Para colmo, llegó el enésimo desborde por izquierda (Coentrao quedó mirando las estrellas ante Lahm) y el 2-1 de Mario Gómez para que el Real Madrid llegué al clásico del sábado ante el Barcelona con muchas más dudas que antes del partido en Alemania.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossiers Paperblog

Revistas