Revista Cultura y Ocio

El chimpancé ‘asesinado’ y la laguna con personalidad jurídica

Publicado el 02 septiembre 2021 por Carlosdelriego
EL CHIMPANCÉ ‘ASESINADO’ Y LA LAGUNA CON PERSONALIDAD JURÍDICA

Es conducta habitual que los chimpancés y otros animales maten (y a veces se coman) a los de su especie, crías incluidas, pero no son asesinos despiadados

Una de las tendencias del pensamiento animalista extremo es la humanización del animal, es decir, atribuir al perro, gato o chimpancé el pensamiento o la capacidad de elección, privilegios exclusivos del humano. A la misma altura intelectual está la petición de otorgar personalidad jurídica a una masa de agua

Los principales diarios de tirada nacional daban, con mínimas variaciones, una noticia que decía: “Asesinada brutalmente una cría de chimpancé albino”. Luego contaban que el ataque fue obra de otros chimpancés. En otras palabras, los animales que matan a otros animales los asesinan y, por tanto, todos los carnívoros (mamíferos, reptiles, peces, anfibios, aves, insectos, moluscos…) y muchos herbívoros son asesinos, pues cada día matan. La nota asegura que los simios asesinos acabarían con el bebé albino por “ser diferente o por miedo a lo desconocido”. Todo el que tenga interés sabe que matar crías (y también adultos) es práctica bastante habitual entre los chimpancés independientemente de su aspecto, y que cazan a otros simios para comer y matan congéneres por territorio o por hembras. Es decir, no mataron al albino por ser diferente (la madre también lo era) ni por miedo a lo desconocido (no son capaces de esa abstracción), sino porque su instinto y su bioquímica así se lo ordenaron; el chimpancé o cualquier animal sólo hace lo que tiene que hacer, no pueden elegir matar o no matar. No tienen los irracionales esa capacidad exclusivamente humana aunque muchos humanos se obstinen en atribuir a los animales pensamientos y sentimientos de hombre. Un animal no es bueno ni malo, pues para serlo hay que tener inteligencia y conciencia para elegir, y el simio no tiene.

El león que vence al macho de una manada lo primero que hace es matar a los cachorros para que las hembras entren en celo. El hipopótamo mata a otros hipopótamos en sus peleas territoriales y pisotea crías. ¿Son asesinos esos animales teniendo en cuenta que no pueden hacer otra cosa?

El Mar Menor de Murcia ha sido utilizado como vertedero durante mucho tiempo, por lo que sus aguas están tremendamente contaminadas. Por ello, algunos han creído que para protegerlo de vertidos lo mejor era exigir que esa masa de agua salada adquiera la condición de personalidad jurídica, que viene a ser la ‘identidad jurídica que adquiere una persona, entidad, asociación o empresa para contraer obligaciones y llevar a cabo actividades que generen responsabilidad jurídica’. O sea, para obtener personalidad jurídica hay que ser persona, entidad, asociación o empresa, y la albufera murciana no es nada de eso; y tampoco puede el Mar Menor ejercer actividades ni se le pueden exigir responsabilidades. No es fácil entender que haya criaturas bienintencionadas, aunque erradas y exageradas, que piensen que un depósito de agua tiene que tener personalidad. Más eficaz sería exigir leyes más duras y fuertes multas contra todo el que vierta residuos, sean industriales, sanitarios, personales…

Hace un tiempo una juez argentina sentenció que cierto orangután debía ser considerado ‘persona no humana’, aunque no explicó en qué consistía tal cosa. Seguramente el pensamiento animalista esté convencido de que humanizar a los animales les proporciona condición humana, y por tanto consideración, protección y derechos humanos (aunque no deberes ni responsabilidades). Por la misma razón hay quien cree que dotando de personalidad a una cosa se la protegerá mejor. Sin embargo, ni animales ni cosas serán nunca personas ni tendrán personalidad.

Hay veces que la inteligencia divaga, fabula, y conduce al pensamiento a conclusiones bienintencionadas pero ilógicas, razonamientos que contradicen las propias bases de la razón.

CARLOS DEL RIEGO


Volver a la Portada de Logo Paperblog