Revista Deportes

El Comité Arbitral Gallego, a la deriva en el mes uno después de Pancho I "El breve"

Publicado el 16 enero 2015 por Jmporense @clasicocine1
El Comité Arbitral, a la deriva
Españoles… Pancho ha… renunciado. El nuevo presidente de la Federación Gallega de fútbol, Rafael Louzán, confirmó el pasado martes durante su intervención en Radio Gallega lo que ya era un secreto a voces. Pérez Muiño ‘el breve’, dietista profesional, y ya ex presidente del Comité, no podrá volver a echarle ningún pulso a los árbitros gallegos, y en especial a los ourensanos de quienes ni siquiera se despidió. Una lástima teniendo en cuenta lo mucho que lo ‘querían’.

Jugó con fuego, el bombero se quedó en Cerceda y.... 

Queda ahora por saber quién será su sucesor, decisión que se está dilatando demasiado en el tiempo, pues si ya el desgobierno y el descontento eran evidentes con Pancho, sin él lo que reina es la anarquía, pues los árbitros se juegan el bacalao en estas fechas y no hay una cabeza visible que los dirija. Lo que sí ha brillado por su ausencia es gente que haya emulado la decisión de Muiño. Ninguno de sus directivos en el Comité, ni siquiera sus más acérrimos colaboradores ha dimitido, a la espera de ver si Louzán sólo se limita a nombrar un presidente y deja en paz al resto, para así poder seguir viviendo del cuento otros cuatro años más. Incluso algunos de ellos como Sanjorge, Bernardino o Fernando Iglesias han sonado como posibles sucesores. Como si el regidor del fútbol gallego no tuviera presente que todos los votos de asambleísta del arbitraje fueron a parar a su oponente, García Liñares, en las pasadas elecciones a la presidencia.

La imagen entonces fue esperpéntica. Ver a los siete asambleístas yendo a la votación en fila bajo la mirada escrutadora de algunos directivos es algo surrealista en pleno siglo XXI, pero es que dos de ellos incluso se preocuparon en mostrarle el voto al interventor de la candidatura de Liñares, no fuera a ser que el ‘jefe’ desconfiara y se cabrease. En resumen, todo un ejemplo de la democracia que auspicia al fútbol gallego.

Bienvenido al Club de los Humildes

Ourense, todo un ‘ejemplo’de transparencia
Pero si es triste lo que pasó en Santiago con esos siete asambleístas, aún más penoso es lo que ocurrió en Ourense con la elección de su representante a dicha Asamblea. Dos personas se postularon a dicha elección. Una, Jiménez Alberte, descontento con la gestión de Pérez Muiño, quien había insultado, humillado y menospreciado a dicha delegación 15 meses antes, y otra, Avelino, que representaba la línea continuista, siendo requerido por el delegado ourensano Presas, sabe dios con qué promesas. Se instó a la gente a ir a votar, y ambas partes recalcaron que de salir elegidas, le preguntarían a la delegación a quién apoyar. Mera ilusión.

De tal palo...

Presas, como buen esbirro de Pancho no tardó en llamar a los colegiados de la delegación uno por uno para que votaran a Avelino, y se ve que la coacción dio sus frutos. Avelino salió elegido, votó a quien el jefe le dijo en las elecciones pasando olímpicamente de las personas que depositaron en él su confianza y se esfumó.

Dimitió en solidaridad con los árbitros... y ¿alguien le creyó?. 

Ocurre que no toda la gente asiente sin más cuando la intentan tratar como a un borrego, y finalmente la pregunta sobre la elección del candidato de la delegación salió a la luz en la reunión de la semana pasada en la sede de Ourense. La respuesta del asambleísta se redujo a monosílabos: “no, a ver sí, pero no, pues… a ver, sí…”, pero no tardó en aparecer Presas al rescate para echarle un capote a su colegiado. “Presas no conoce a Liñares, Presas no le debe nada a ese señor”, fue la grandilocuente respuesta del delegado ourensano, orador experto y avezado en el noble arte de ‘desfacer’ entuertos, o al menos eso cree él, iluso. El caso es que desvió la atención hacia otro lado y la explicación oficial resultó ser que las dos semanas que mediaron entre la votación de asambleísta y la elección del presidente no fueron tiempo suficiente para preguntarle a la gente a quién votar, sin embargo, el delegado sí tuvo tiempo para en una tarde y por teléfono, ‘sugerirle’ a media delegación que votase por Avelino. Asombroso. Vamos, que utilizó a los colegiados cuando los necesitó, y luego, adiós muy buenas.

Una victima que debe ser recuperada,
 como otros.

Lo peor no fue lo anteriormente mencionado, sino la pregunta que surgió a continuación por uno de los presentes: “Si votamos a Liñares y ganó Louzán, ¿quiere esto decir que estamos en guerra otra vez?”. Ahí la cara de Presas ya se tornó en un poema. Respuesta: “Lo que haya que decirle al nuevo presidente del Comité se lo diremos, y defenderemos lo que haya que hacer como hicimos hasta ahora, si estamos aquí, claro, sino pues estará otro”.
¿Le comentaría ya a Louzán sobre las agresiones de dos de sus directivos a colegiados con sentencia condenatoria por la justicia ordinaria y que aún siguen en su puesto? ¿Le hablaría de su pésima gestión con descensos a dedo, abusos de poder, amenazas y coacciones con medios nacionales, y un sinfín de actuaciones ridículas? ¿Le invitaría a irse con él al Caribe por octava vez? Al menos eso va pregonando por el colegio. Si es que los celadores del siglo XX cobran sueldos de ministros del siglo XX1.

A pesar de las sentencias, nadie publicó lo que parecía una noticia de alcance. 


De momento el primer paso está dado, que es renegar de Liñares y de Pancho. El segundo, que es mendigar su continuación en el puesto ya está en marcha pues se le pudo ver en la presentación de Louzán en Santiago ejerciendo de fiel escudero de Bernardino I el Grande, rogándole que le presentara a fulanito y menganito. Presas López, genio y figura hasta la sepultura con una dignidad a prueba de bombas.
Señor Louzán, este es el Comité que existe ahora mismo, en su mano está el cambiarlo o el permitir que cuatro gatos sigan campando a sus anchas riéndose de todos los demás de forma impune.  R.S. 

Futbol Base y mas

Volver a la Portada de Logo Paperblog