Revista 100% Verde

El crecimiento económico desigual acaba con los recursos naturales

Por Karlosv9

El crecimiento económico desigual acaba con los recursos naturales

En las próximas décadas, la humanidad se enfrentará a múltiples crisis, pero las más graves serán sin duda la crisis de los recursos naturales y el cambio climático. Cuando se habla de crecimiento económico, se deberían tener en cuenta el tipo de crecimiento y la demanda de recursos necesaria.

La relación entre estos dos retos es demasiado estrecha como para no tomarlos como un mismo desafío. El cambio climático es un hecho, como también lo es la escasez de recursos.

El crecimiento económico desigual acaba con los recursos naturales

El crecimiento económico conlleva un crecimiento demográfico, esta expansión de las ciudades conlleva irremediablemente un aumento considerable de las necesidades de agua.

Pero los recursos de este elemento vital para el hombre son escasos.

Según la Convención de las Naciones Unidas para la Lucha contra la Desertización (UNCCD), hasta 2025, 1,8 millardos de personas vivirán en países o regiones en las que la penuria de agua será absoluta y dos tercios de la población mundial vivirán en condiciones de estrés hídrico.

Los recursos de agua dulce serán cada vez más escasos e irregulares, el crecimiento económico puede resultar fatal.

Hasta 2050, los volúmenes de agua disponibles en las ciudades de todo el mundo podrían reducirse en dos tercios. Esto es debido a la disminución de los recursos y de la creciente competencia entre los diferentes usos.

En las tres próximas décadas, la demanda de agua para la agricultura podría aumentar un 50% , el agua que necesitaría la industria superaría este aumento con un 85%. La necesidad de las ciudades haría que el uso del agua aumentase un 70%.

El crecimiento económico desigual acaba con los recursos naturales

De este modo, en los próximos 30 años, la diferencia entre las necesidades de agua en función del crecimiento económico y los recursos disponibles podría aumentar un 40%

Las regiones más áridas son las que sufrirán peores consecuencias económicas. El estrés hídrico conllevará migraciones, conflictos y en general generarán desestabilización política y social.

Para evitar todo esto es necesario actuar ya, llevar a cabo planes de gestión y reparto del agua y garantizar unos mínimos que ayuden a las personas a permanecer en sus regiones y no tener que salir por obligación.

Más sobre recursos naturales

About the author

El crecimiento económico desigual acaba con los recursos naturales

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :