Revista Opinión

El desespero de la oposición venezolana

Publicado el 04 agosto 2013 por Canchimalo @servioemilio

EL DESESPERO DE LA OPOSICIÓN VENEZOLANADICE UN ADAGIO: “Quien no sabe para dónde va, camina desesperado”. Esta es una verdad de Perogrullo, algo axiomático. El desespero de la oposición venezolana, como producto de haber perdido hace años la posibilidad de gobernar desde el Palacio de Miraflores, cada día se agiganta, tornándose más desconcertante al mismo tiempo.

Los opositores de marras, no contentos con todas la patrañas e intrigas contra el Gobierno de la Revolución Bolivariana de Venezuela, ahora salen con el embeleco de que dizque Nicolás Maduro no es venezolano, sino colombiano. Esto es, por supuesto, con el propósito de argumentar que él no puede ser Presidente de Venezuela; porque la Constitución Política de este país establece que para serlo es requisito haber nacido en territorio venezolano.

La verdad, todos los esfuerzos desplegados en hacer oposición irreflexiva, los opositores deberían aplicarlos a contribuir con la misión de que Venezuela siga creciendo socioeconómicamente; antes que pretender que este país llegue a la polarización; siendo esto último algo que no les conviene a ninguno de los bandos, aunque la oposición considera que si el país se polariza ella gana, convencidos de que pescarán en río revuelto; un río revuelto que han querido tener a su disposición con la complicidad de Estados Unidos, país que se resiste a aceptar que hoy soplan vientos de libertad en Latinoamérica; donde infortunadamente todavía hay naciones que se aferran a continuar bajo el yugo del Imperio estadounidense, permitiendo que éste no prescinda del colonialismo, como es el caso de Colombia.

Opositores venezolanos, nadie les niega el derecho a serlo. Lo que pasa es que no es de buen recibo que hagan oposición irreflexiva, porque sí y porque no. Si persisten en esta conducta, entonces inevitablemente hay que decirles: Pónganse serios, cojan oficio. 
Si Maduro es colombiano, entonces Colombia tiene dos presidentes: Uno bueno y otro malo. Convencido estoy de que Santos no es el bueno.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog

Revistas