Revista Salud y Bienestar

El Hospital Regional de Málaga adquiere un equipo de alta resolución para el diagnóstico de patologías del esófago

Por Fat

La Unidad de Gestión Clínica de Aparato Digestivo del Hospital Regional de Málaga ha adquirido un nuevo equipo de alta resolución para realizar manometrías esofágicas, que son estudios a pacientes con problemas de funcionalidad del esófago, y que sirve de soporte para medir los niveles de acidez del reflujo gastroesofágico.
El hospital ha invertido 38.000 euros en la renovación de esta tecnología que ofrece una mayor precisión en los resultados al contar con más canales de registro de la actividad del esófago que el equipo convencional. En este año, se han realizado más de 60 manometrías y más de 40 PH-metrías.
La manometría esofágica mide en pacientes con reflujo o trastornos motores del esófago la presión de la musculatura en esta zona, necesaria para permitir y ayudar al paso de alimentos hacia el estómago e impedir que estos vuelvan en su recorrido. Una sonda nasogástrica alojada en el tubo digestivo del paciente está conectada a un ordenador que registra gráficamente la movilidad del esófago. La exploración, junto con otras pruebas diagnósticas, sirve para determinar si está indicada una intervención.
En los casos de reflujo, los estudios para medir los niveles de acidez o PH- metrías precisan de una manometría previa para fijar el lugar más adecuado donde se ha de introducir la sonda que mide el ácido. Las señales transmitidas por sensores de la sonda son recogidas y grabadas en un receptor que el paciente porta durante 24 horas de forma ambulatoria, en un cinturón sin necesidad de que esté ingresado.
Entre las ventajas que ofrece el nuevo equipo destaca una mayor comodidad para el paciente por el menor grosor de la sonda nasogástrica utilizada, más blanda y flexible que la empleada con anterioridad. En el caso de las manometrías, el tiempo se ha reducido en más de la mitad, durando la exploración unos 10 minutos.
Tanto en el caso de las manometrías, como en las PH-metrías, los datos transmitidos por las sondas de la presión que genera el esófago y de los niveles de acidez del reflujo gastroesofágico son convertidos en señales eléctricas que se registran y almacenan gracias a una aplicación informática para su evaluación por parte del especialista.
La adquisición del nuevo equipo para la Unidad de Gestión Clínica del Aparato Digestivo se enmarca en el conjunto de inversiones destinadas a renovación tecnológica en Biomedicina del Hospital Regional de Málaga para el año 2009, cuyo total ha ascendido a unos 4.500.000 euros.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :