Revista Cultura y Ocio

"El Juramento en el Grado de Aprendiz en los Rituales de "Los Modernos" (1)

Por Vguerra
 
Estrenaba hace años su magnifica revista Reinassence Traditonelle , su director y editor: Rene Guilly (René Desaguliers) con un primer estudio titulado: Notes sur le serment du premier grade[1]

Trabajo que recientemente ha sido publicado y vertido al castellano por el blog que edita el Hermano S. Apolinaire (Argentina) bajo la denominación de La Imprenta de Benjamín.

La redición de este trabajo me da pie para abordar otra reflexión pero enfocada primordialmente hacia los Juramentos del aprendiz en el seno de los rituales de "raíz moderna", tanto europeos, como nacionales.

La Promesa en los textos escoceses A modo de introito planteaba Rene Guilly que el "secreto tenía una gran importancia dentro del juramento del Aprendiz de la masonería operativa", aunque ello nos pueda parecer, a día de hoy, "desconcertante y difícilmente comprensible".

Aunque no es menos cierto que a través del avatar de los tiempos tanto la ceremonia como el juramento han ido evolucionando, aunque tales desarrollos y su propia importancia va a depender muy mucho de las latitudes geográficas en que nos situemos, tal y como nos explica R. Desaguliers; ya que no es lo mismo contemplar la promesa del juramento y su repercusión en el orbe anglosajón, que en los países latinos. Está claro que la ascendencia religiosa tiene bastante influencia, y dichos juramentos tienen un peso importante bien se trate de los sustratos evangélicos o de los católicos…

Como anteriormente comentaba, tanto la ceremonia como los juramentos que en ella se realizan han ido cambiando, llegando a alterar su faz, y tal cuestión va ligada a esas dos orillas masónicas: la operativa y la especulativa, en la primera vemos que prima un principio casi absoluto, un primigenio sentido inicial que es el secreto de la palabra; para revertir en la segunda, un sentido mas amplio y simbólico ligado a esta novísima concepción de la francmasonería especulativa.

Por tanto, con el decurso de los años podemos decir que estamos ante una ceremonia que se ha ido reforzando a fuerza de complementos que se han ido ligando a los distintos juramentos realizados en logia, como pudieran ser: no revelar la pertenencia de sus miembros, o el acatamiento de los Estatutos y los Reglamento de la Orden, o el tema laico …etc Llegando a formar todo ello un consolidado y esencialista conjunto dentro de la ceremonia de iniciación, que llega a tener un peso verdaderamente específico dentro de la propia masonería.

Tanto es así, que sí nos apartamos por unos momentos de texto y seguimos la línea iconográfica y los utensilios simbólicos presentes en ese juramento de la Iniciación, podemos en algunos casos encontrar notables diferencias, lo cual nos está indicando la fuerza que han cobrado determinadas vías de introspección dentro de algunas masonerías.

El Rastreo historiográfico del juramento El juramento dentro de la Iniciación lo podemos rastrear en el seno de la masonería operativa de ascendencia escocesa, a través de varios textos, tal y como se refleja en el Manuscrito de los Archivos de Edimburgo (1696), en el Manuscrito de Chetwode Crawley (1700) o en el Manuscrito Kewan (1714-1720).

Dicho juramento se hacía sobre la Biblia en nombre de Dios y de San Juan, y por tanto esta juramentada promesa era la pieza esencial e indispensable para la comunicación de los "secretos" los cuales no podían darse de cualquier forma, ni compartidos con aquellos que no estuvieran dentro de la cofradía masónica.

La llegada de los diversas divulgaciones y catecismos, que pudiéramos considerar como pre-rituales utilizados por los "modernos", ya en plena fase especulativa, van a plantear un cierto cambio, aunque no deja de haber una cierta dependencia hereditaria d ya que se denotan presencias muy similares en otros textos, tal y como vemos en el Sloane (1700) con la cuestión "de guardar las claves de logia y defenderlas sobre su honor", y si hubiera traición a estos juramentos, su "garganta sería cortada hasta la raíz", lo que de otro modo sirvió para el desarrollo de toda una parafernalia ritual que siempre fue muy bien utilizada por la anti masonería.

Pero dentro de este conjunto que representa el Juramento de ingreso en masonería observamos que se reintroducen dos nuevos elementos, por un lado está la "entrega que hace de su persona el profano ante la logia", lo cual muestra un importante distanciamiento de la premisa que marcaba la masonería operativa, y más aún, es significativo el distanciamientos cuando el incumplimiento de esta promesa lleva parejo un castigo, ya que ello nos está indicando el surgimiento de "la importancia de la comunicación y la transmisión de la palabra, y de ese “secreto” , que no se permite sea revelado, ni de forma oral, ni escrita bajo ninguna condición , salvo la expresada por las jerarquías obedienciales.

Está claro que lo fundamental siempre fue la oralidad, la palabra; de ahí que el castigo siempre fuera de acorde al medio, o sea "arrancar la lengua de raíz y cortar la garganta del traidor", tal y como se encuentra en alguna otra divulgación, aunque llama la atención que haya una evolución paralela en cuanto a la promesa, "de no escribir o burilar esos trabajos" y que la pena no vaya pareja al tipo de traición, por ejemplo con el corte de manos, o dedos en caso de escribirla o burilarla, lo que nos devuelve al apego y trasfondo de la tradición operativa y su evolución en la masonería especulativa con el "no hablar ni escribir", y por supuesto articular solamente el castigo en función de la palabra .

Tal vez lo más genuino de la masonería especulativa, dentro del conjunto del Juramento en la Iniciación, sea como dice René Desaguliers, la emergencia de: "Una nueva condición que parece ser un concepto inédito. Se trata de la solidaridad entre todos los hermanos en función de nuestros medios y posibilidades y en nombre de la cual fue transmitida por la antigua y noble ciencia.[…]. Pero es sobretodo la solidaridad que se expande a un deber de fraternidad, de amor y auxilio a sus hermanos, pero también para su prójimo en función de sus posibilidades y sin comprometer los intereses de quien así actúa. Y así es porque el ingresante se abstendrá de mentir o cometer adulterio…


Ese cambio sustancial se deja notar en esta fase especulativa, ya que no se encuentra una notoria referencia a los "antiguos deberes", en cuya tradición prosiguen los textos ingleses anteriores a 1725.

Hay otros cambios importantes los cuales no parece que conociera el Hermano René Desaguliers como el tema laico…

Los cambios en función de los lugares. Comenzábamos este trabajo diciendo que las realidades cambian en función de las latitudes geográficas, y por tanto cuando hablamos de una masonería con un fuerte desarrollo en Francia, observamos que se produce una significativa transformación del juramento al hacer: "la promesa ante Dios como testigo" por una promesa más de carácter más ciudadano: "sobre la fe de gentilhombre con la ayuda y en nombre del Gran Arquitecto del Universo que es Dios" lo cual se constata además, en otras referencias masónica tales como “Le Sceau Rompu” de 1745, o Le Macon Demasqué de 1751 o aún en algún otro ritual de 1758 como “Element de la maconnerie”.

Willermoz dará un paso más en 1765 con respecto a esta frase de "prometo ante el Gran Arquitecto del Universo" lo cual tendrá cierta fecundidad dentro del Régimen Rectificado, y será recogido, como nos indica Rene Guilly, por el Gran Oriente de Francia, en la edición de su primer ritual el Régulateur du Maçon.

Cambios rituales porqué y para qué? Al filo de lo expuesto cabe hacerse la pregunta ¿Qué sucede en el resto de los rituales de raíz "moderna"? Obedecen estos cambios que vemos a la referencia del desencuentro entre "Modernos y Antiguos", o cabe pensar que son debidos más bien a factores de tipo nacional o geográfico, culturales o religiosos, y por tanto son los causantes de las diferencias, por ejemplo entre franceses y anglosajones en su práctica masónica?

Por ejemplo en cuando leemos las penas por no cumplir la promesa que se hace vemos que algunos rituales se nos habla de una garganta cortada, de un corazón y entrañas arrancadas, de quemar el cuerpo y de execrar la memoria del masón implicado en la traición del juramento más bien pegados a la ortodoxia anglosajona, , muy al contrario de lo que muestran los rituales del GODF que nos remiten más bien a las sanciones previstas por los Reglamentos, que a esa macabra descripción que hacen los rituales.

Por tanto esa descripción que se hace del juramento en la Iniciación, en el Régulateur, hay un punto de ruptura con el sistema operativo, pero se mantiene aún este tono esa herencia de los modos macabros. Promesa que hace el recipiendario en el grado de Aprendiz en el Régulateur:

"Juro y prometo, sobre los Estatutos Generales de la Orden, y sobre esta espada símbolo del honor, ante el Gran Arquitecto del Universo, guardar inviolablemente todos los secretos que me serán confiados por esta Respetable Logia, así como todo lo que habré visto hacer o escuchado decir; nunca escribirlos, grabarlos, ni burilarlos, si no he recibido el permiso expreso, y de la manera que podrá serme indicada.

Prometo amar a mis Hermanos, socorrerles según mis facultades; prometo además atenerme conforme a los estatutos y Reglamentos de esta Respetable Logia. Consiento, si fuera perjuro, a tener la garganta cortada, el corazón y las entrañas arrancadas, el cuerpo quemado y reducido a cenizas, y mis cenizas lanzadas al viento y que mi memoria sea en execración a todos los Masones! ¡Que el G.·.A.·.D.·.U.·. me ayude"

Sin embargo no pasaran muchos años y ya encontramos en el seno del GODF en el Ritual de 1858 de Murat, que tal Obligación ya introduce cambios singulares:
"Yo juro y prometo delante del GADU y de esta espada, símbolo del honor, guardar inviolablemente todos los secretos que me fueran confiados por esta respetable logia, o todo lo oído lo visto, jamás escribiré nada sino recibo el permiso expreso de la manera que pudiera serme indicada.Yo prometo ayudar a mis Hermanos y se socorrerles en sus dificultadesYo prometo cumplir la Constitución y Reglamentos Generales de la Orden y los Reglamentos particulares de esta Respetable Logia en particular.Consiento en devenir en perjuro y sufrir la penas que me sean impuestas conforme a la ley masónica, y que mi me memoria sea execrada de toso los masones.Que el Gran Arquitecto del Universo del Universo me ayude¡¡ Todos los Hermanos (en voz alta dicen) Amen.
El llamado Ritual de Amiable de 1907 introduce de nuevo cambios importantes como podemos ver en el texto y se reafirma en la fidelidad al aparato obediencial, introduciendo además de la espada, la escuadra y algunas cuestiones más a modo de doctrina social que hasta entonces no estaban presentes en otros juramentos:
"Sobre esta espada símbolo del honor, y sobre esta escuadra, emblema de conciencia, de la rectitud y del derecho, sobre el libro de la Ley de los francmasones, que a partir de este momento me comprometo a guardar inviolablemente el secreto masónico, del que jamás diré nada, ni escribiré, lo que pueda ver o entender en las asambleas de masones y sobre todas las cuestiones que puedan interesar as la Orden, amenos que reciba el permiso de expresar solamente de manera que me fuera indicada.Yo prometo trabajar con celo, constancia y regularidad en la obra de la francmasoneríaYo prometo amar a todos mis Hermanos, y ayudarlos a todos con todas mis fuerzas en todas las circunstancias, la gran ley de solidaridad humana que es la doctrina moral de la francmasonería.Practicaré la asistencia a los menores, la justicia con todos, la devoción a mi patria y a mi familia, y la dignidad a mi mismoYo prometo además cumplir Constitución y Reglamentos Generales de la Orden.Yo prometo fidelidad al Gran Oriente de Francia, que me prohíbe toda participación en grupos masónicos que no me reconocen como regular.Yo consiento si alguna vez he faltado a estos compromisos sufrir las penas merecidas por mi indignidad, y que mi memoria sea execrada por todos los masones."
Llama la atención porque si bien en la practica cotidiana se hace mucho énfasis en el "secreto de la palabra" y aquí podemos contemplar que ha desaparecido, y que ya las penas no son descritas, y en todo caso estas serán en función de unas indignidades que tampoco se manifiestan.

Por otro lado no hay que olvidar que estamos ante un período de la guerra fría masónica, en tanto que se quiere fidelizar bajo promesa a los miembros del GODF, y asegurarse de que no habrá "acercamientos" con aquellos grupos que no son reconocidos por el GODF, como la Gran Logia de Inglaterra u aquellos otros que estaban o están en línea con esa afirmación dogmática.

Sin embargo la evolución que se va a ir produciendo con la llamada reforma ritual  Groussier que ya se deja manifestar en los rituales de 1946, de nuevo muestran algunas diferencias:

Sobre este escuadra, emblema de la consciencia de la rectitud y del derecho, sobre el libro de la Constitución que será en adelante mi ley, y guardaré inviolablemente el secreto masónico y jamás diré nada, ni escribiré sobre lo que oiga o vea o pueda entender o interesar a la Orden, a menos que reciba la autorización y solamente de la forma que me sea indicada.Yo prometo trabajar con celo, constancia y regularidad en la obra de la francmasoneríaYo prometo amar a todos mis Hermanos, y ayudarlos a todos con todas mis fuerzas en todas las circunstancias, la gran ley de solidaridad humana que es la doctrina moral de la francmasonería.Practicaré la asistencia a los menores, la justicia con todos, la devoción a mi patria y a mi familia, y la dignidad a mi mismo.Prometo conformarme a la Constitución y al Reglamento General del Gran Oriente de Francia en sus disposiciones actuales y que puedan se adoptados más adelante.Yo consiento en que si alguna vez falto a mis compromisos se me puedan aplicar las sanciones aprobadas por las Constituciones y el Reglamento General del Gran Oriente de Francia.
Cabe destacar el reforzamiento de la estructura Obediencial, ya que la promesa o juramento no se hace ante la asamblea de la logia, que físicamente se realiza como tal pero con un reforzamiento de fidelidad ante la estructura, cuando en realidad en un principio se hacia ante la logia.

La Obligación de nuevo va a sufrir un cambio más en el seno del GODF y será en 1979 del Rito Francés cuando se introduce una nueva clausula: Prometo defender el ideal y las instituciones laicas, expresión de los principios de la razón, la tolerancia y la fraternidad.


Esta nueva premisa sobre la que el candidato promete o jurar respetar lo que se le expone, va a estar de forma definitiva en todos los Rituales de Referencia del Rito Francés del GODF tanto en las llamadas ediciones del 6002 como las del 6009.


[1] 1970. Revista Reinassance Traditionelle; Notes sur le serment du premier grade, de René Guilly (René Désaguliers). Num 1. Enero de 1970.p3. sgts.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :