Revista Salud y Bienestar

El miedo puede transmitirse de persona a persona más rápido que el coronavirus, pero hay formas de frenarlo

Por David Ormeño @Arcanus_tco

A medida que proliferan los casos de COVID-19, se desarrolla una pandemia de miedo junto con la pandemia del coronavirus.

Los medios anuncian cancelaciones masivas de eventos públicos " por temor al coronavirus". Las estaciones de televisión muestran imágenes de " compras de pánico por coronavirus". Las revistas discuten los ataques contra los asiáticos provocados por " temores racistas del coronavirus ".

Debido al alcance global y la naturaleza instantánea de los medios modernos, el contagio del miedo se propaga más rápido que el virus peligroso pero invisible. Ver u oír a otra persona que está asustada también te asusta a ti, sin que necesariamente sepas qué causó el miedo de la otra persona.

Como psiquiatra e investigador que estudia los mecanismos cerebrales de la regulación social de las emociones, con frecuencia veo en entornos clínicos y experimentales lo poderoso que puede ser el contagio del miedo.

Responder con miedo ante el peligro

El contagio del miedo es un fenómeno evolutivamente antiguo que los investigadores observan en muchas especies animales. Puede cumplir una valiosa función de supervivencia.

Imagínese una manada de antílopes pastando en la soleada sabana africana. De repente, uno siente un león al acecho. El antílope se congela momentáneamente. Luego, rápidamente activa una llamada de alarma y huye del depredador. En un abrir y cerrar de ojos, le siguen otros antílopes.

Los cerebros están programados para responder a las amenazas del medio ambiente. Las señales visuales, olfativas o sonoras que señalan la presencia del depredador desencadenaron automáticamente las respuestas de supervivencia del primer antílope: primero inmovilidad, luego escape.

El miedo puede transmitirse de persona a persona más rápido que el coronavirus, pero hay formas de frenarloLa amígdala del cerebro coordina la respuesta al miedo.

La amígdala, una estructura enterrada profundamente en el costado de la cabeza en el lóbulo temporal del cerebro, es clave para responder a las amenazas. Recibe información sensorial y detecta rápidamente los estímulos asociados con el peligro.

Luego, la amígdala envía la señal a otras áreas del cerebro, incluidas las áreas del hipotálamo y del tronco del encéfalo, para coordinar aún más las respuestas de defensa específicas.

Estos resultados se conocen comúnmente como susto, congelación, huida o pelea. Los seres humanos compartimos estos comportamientos automáticos e inconscientes con otras especies animales.

Respondiendo con miedo, un paso eliminado

Eso explica el miedo directo que sentía el antílope al olfatear o ver a un león cerca. Pero el contagio del miedo va un paso más allá.

La carrera de los antílopes por sus vidas que siguió a un miembro asustado del grupo también fue automática. Su escape, sin embargo, no fue iniciado directamente por el ataque del león, sino por el comportamiento de su aterrorizado miembro del grupo: congelado momentáneamente, haciendo sonar la alarma y huyendo. El grupo en su conjunto se percató del terror del individuo y actuó en consecuencia.

Al igual que otros animales, las personas también son sensibles al pánico o al miedo que expresan nuestros parientes. Los seres humanos están exquisitamente sintonizados para detectar las reacciones de supervivencia de otras personas.

Los estudios experimentales han identificado una estructura cerebral llamada corteza cingulada anterior (ACC) como vital para esta capacidad. Rodea el haz de fibras que conectan los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro. Cuando ve a otra persona expresar miedo, su ACC se enciende. Los estudios en animales confirmaron que el mensaje sobre el miedo de otra persona viaja desde el ACC hasta la amígdala, donde se desencadenan las respuestas de defensa.

Tiene sentido por qué un contagio de miedo automático e inconsciente habría evolucionado en los animales sociales. Puede ayudar a prevenir la desaparición de todo un grupo unido por parentesco, protegiendo todos sus genes compartidos para que puedan transmitirse a las generaciones futuras.

De hecho, los estudios muestran que la transmisión social del miedo es más robusta entre animales, incluidos los humanos, que están relacionados o pertenecen al mismo grupo que entre extraños.

No obstante, el contagio del miedo es una forma eficaz de transmitir respuestas de defensa no solo entre miembros del mismo grupo o especie, sino también entre especies. Muchos animales, a través de la evolución, adquirieron la capacidad de reconocer las llamadas de alarma de otras especies. Por ejemplo, se sabe que los graznidos de los pájaros desencadenan respuestas de defensa en muchos mamíferos.

Transmitiendo miedo en 2020

El contagio del miedo ocurre de forma automática e inconsciente, lo que dificulta su control real.

Este fenómeno explica los ataques de pánico masivos que pueden ocurrir durante conciertos de música, eventos deportivos u otras reuniones públicas. Una vez que se desata el miedo en la multitud, tal vez alguien pensó que escuchó un disparo, no hay tiempo ni oportunidad de verificar las fuentes del terror. Las personas deben depender unas de otras, al igual que los antílopes. El miedo viaja de uno a otro, infectando a cada individuo a medida que avanza. Todos comienzan a correr por sus vidas. Con demasiada frecuencia, estos pánicos masivos terminan en tragedias.

El miedo puede transmitirse de persona a persona más rápido que el coronavirus, pero hay formas de frenarloLas noticias y las redes sociales siempre activas pueden significar un flujo interminable de miedo contagioso.

El contagio del miedo no requiere contacto físico directo con los demás. Los medios que distribuyen imágenes e información aterradoras pueden propagar el miedo de manera muy efectiva.

Además, mientras que los antílopes en la sabana dejan de correr una vez que están a una distancia segura de un depredador, las imágenes aterradoras en las noticias pueden mantenerlo atemorizado. La sensación de peligro inmediato nunca cede. El contagio del miedo no evolucionó en las condiciones siempre activas de Facebook, Twitter y las noticias de 24 horas.

Templar el miedo que otros te transmiten

No hay forma de evitar que el contagio del miedo se ponga en marcha; después de todo, es automático e inconsciente, pero puedes hacer algo para mitigarlo. Dado que es un fenómeno social, se aplican muchas reglas que gobiernan los comportamientos sociales.

Además de la información sobre el miedo, la información sobre la seguridad también se puede transferir socialmente. Los estudios han encontrado que estar en presencia de una persona tranquila y segura de sí misma puede ayudar a superar el miedo adquirido a través de la observación de los demás. Por ejemplo, un niño aterrorizado por un animal extraño se calmará si está presente un adulto tranquilo. Este tipo de modelo de seguridad es especialmente efectivo cuando tiene sus ojos puestos en alguien cercano a usted, o alguien de quien depende, como un cuidador o una figura de autoridad.

Además, las acciones importan más que las palabras, y las palabras y las acciones deben coincidir. Por ejemplo, explicarle a la gente que no es necesario que una persona sana use una mascarilla protectora y, al mismo tiempo, mostrar imágenes de personal de detección de COVID-19 presuntamente sano con trajes de materiales peligrosos es contraproducente. La gente irá a comprar máscaras faciales porque ve que las figuras de autoridad las usan cuando enfrentan un peligro invisible.

Pero las palabras aún importan. La información sobre peligros y seguridad debe proporcionarse claramente con instrucciones sencillas sobre qué hacer. Cuando está bajo un estrés significativo, es más difícil procesar los detalles y matices. Ocultar hechos importantes o mentir aumenta la incertidumbre y la incertidumbre aumenta los miedos y la ansiedad.

La evolución preparó a los seres humanos para compartir amenazas y temores con los demás. Pero también nos equipó con la capacidad de hacer frente juntos a estas amenazas.


Volver a la Portada de Logo Paperblog