Revista Ciencia

El origen del sistema solar contado por los anillos de Saturno 2

Por Marathon

El origen del sistema solar contado por los anillos de Saturno 2

Principales anillos y divisiones en Saturno
Las propias lunas son muy pequeñas, incluso para que Cassini las observe directamente, puesto que tienen sólo desde unos pocos cientos de metros a algunos kilómetros de diámetro. Por el contrario, sus estelas en forma de hélice pueden tener miles de kilómetros de largo, y algunas ya se han observado orbitando Saturno desde hace años. Se forman como consecuencia de la atracción de la gravedad de una luna en el material circundante. Laos escombros en su órbita que están más cerca de Saturno, se mueven más rápido, y la perturbación por lo tanto supera rápidamente a la luna, creando una estela larga y delgada por delante. Este es el brazo principal de la hélice. Mientras tanto, el material al exterior de la órbita de la luna se mueve más lentamente, la creando el otro brazo. "No tengo ninguna duda de que hélices como éstas fueron las primeras estructuras que aparecieron en el proceso de formación planetaria", dice Murray.
Las grandes lunas de Saturno representan la próxima etapa en la evolución planetaria. Estas lunas más grandes tienen la gravedad suficiente para barrer el material y crear divisiones entre los anillos, de igual manera que lo habrían hecho los planetas. A medida que éstos cuerpos se hicieron más grandes en el disco protoplanetario, su influencia habría aumentado, y podemos ver cómo ocurre este proceso hoy en día. La luna Mimas tiene un tamaño medio, 400 kilómetros de diámetro. Mimas no sólo barre los escombros de su órbita, sino que también los expulsa de órbitas "resonantes". Por ejemplo, las partículas en una órbita resonante 2:1 dan dos vueltas a Saturno por cada dos órbitas de Mimas. Son atraídas regularmente por esta luna.
Aunque los tirones gravitatorios adicionales no son gran cosa, a lo largo de muchos ciclos van limpiando la órbita para dejar finalmente una división. Los tirones gravitacionales de Mimas han esculpido el borde interno de la división más importante de los anillos de Saturno, un vacío de 4.700 kilómetros de anchura llamado la División de Cassini.
Más lejos, en el anillo F, el ojo de águila de Cassini ha mostrado que la luna Prometheus crea olas en los anillos. Esto se debe a que la luna atrae material hacia dentro de su órbita, pero para el momento que las partículas llegan a la posición de Prometeus, la luna ya ha pasado. Por ello el material se mueve hacia atrás creando oscilaciones en el anillo. Esto tiene consecuencias de gran alcance, porque la ola comprime las partículas y hace que se comporten de una forma más parecida a un cuerpo sólido. "Lo que vemos es una luna que pasa provocando la formación de un cuerpo que no tiene la gravedad suficiente para unirse por sí mismo", dice Murray. Si hubiera ocurrido lo mismo en el disco protoplanetario, los cuerpos en crecimiento como el embrión de Júpiter podrían haber provocado la formación de otros planetas que de otra forma no existirían.
Esa no es la única manera en la que el disco de roca podría haber afectado la formación de planetas. Linda Spilker científica del proyecto Cassini en el Jet Propulsion Laboratory en Pasadena, California. Señala que lo que le ha sorprendido de las hélices, es que sus órbitas cambian continuamente. "Hemos rastreado las hélices más grandes durante unos cuatro años y nos dimos cuenta que a veces se mueven hacia adentro y a veces hacia afuera".
Continuará...
Ir a parte 1


Volver a la Portada de Logo Paperblog