Revista Cine

El puente de los espías: la amenaza fantasma

Publicado el 13 diciembre 2015 por Juancarrasco @JuanCdlH

La primera impresión que podemos tener cuando nos enteramos de que en esta maxiproducción se han juntado elementos tan dispares como el tándem Steven Spielberg/Tom Hanks por un lado y el guión de los hermanos Ethan y Joel Coen por otro es la de que nos han mezclado huevos con gominolas, apreciables en cualquier caso, pero por separado. Y el caso es que la cosa funciona, que diría Woody Allen, porque el resultado es que ninguno de los egos se impone del todo para lograr un conjunto con interesantes toques de aquí y de allá.

El puente de los espías: la amenaza fantasma
Ni director ni actor estarán de acuerdo con eso que aseguraba hace poco alguien muy famoso de que la gloria no se busca, sino que viene a ti, porque ambos son expertos buscadores de tesoros con forma dorada de premio, y si se llama Oscar, mejor, y tampoco en esta ocasión se han bajado de esa burra. Spielberg firma un, las cosas como son, impecable trabajo de narración de corte clásico y fino trazo que engancha desde el comienzo y cuyo interés no decae, sino más bien lo contrario, cuando se transforma de una película de abogados en una de espías en toda regla. Tom Hanks protagoniza con todos los focos puestos en su persona a un letrado neoyorkino al que la CIA le otorga el “privilegio” de “defender” en un caso sonado a un espía soviético en plena Guerra Fría, aquel oscuro periodo en el que la psicosis bélica llevó a las dos superpotencias a pelearse con más fantasmas que personas reales. Las dificultades llegan cuando este hombre se dedica a hacer de verdad su trabajo y a proporcionar la mejor defensa posible a quien la opinión pública quiere ver defenestrado. Pero les sonará que la vida es como una caja de bombones, y esta historia basada en hechos reales nos reserva un par de líneas paralelas: un soldado y un dudoso estudiante estadounidenses van a caer en las zarpas de la Unión Soviética y Alemania Oriental respectivamente, y la perspectiva de todos los bandos cambia con la posibilidad de un intercambio…

Al dominio visual por parte del realizador hay que sumar una muy buena banda sonora a cargo de Thomas Newman y una labor interpretativa mayúscula por parte tanto de Hanks, no se esperaba menos a estas alturas, como de Mark Rylance, soberbio haciendo de espía ruso.

El toque de guión se nota en unos diálogos tridimensionales con notas corrosivas que suponen un interesante soplo de aire fresco en la visión de Steven Spielberg, que por otro lado incluye elementos que no son negociables. Junto a todo lo bueno que el mítico director aporta al cine y que hacen de esta una película del todo recomendable, Spielberg es Spielberg con sus luces y también sus sombras; así las cosas, nadie nos va a librar de protagonista bueno e incorrompible, limpio de moral y chorreante de valores (en dos palabras: Tom Hanks), epílogo innecesariamente edulcorado y peligroso paseo sobre la delgada línea roja que separa el patriotismo del patrioterismo. Esta vez se lo perdonamos todo, porque le ha salido muy bien.

Dirección: Steven Spielberg. Título original: Bridge of Spies. País: USA. Duración: 141 min. Intérpretes: Tom Hanks, Amy Ryan, Mark Rylance, Scott Shepherd, Sebastian Koch, Billy Magnussen, Alan Alda, Jesse Plemons, Eve Hewson, Peter McRobbie, Austin Stowell, Domenick Lombardozzi, Michael Gaston. Guión: Matt Charman, Ethan Coen y Joel Coen. Producción: Kristie Macosko Krieger, Marc Platt y Steven Spielberg. Música: Thomas Newman. Fotografía: Janusz Kaminski. Estreno en España: 4 Diciembre 2015.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas