Revista Cine

En Australia, el musical Love Never Dies revive al fantasma de la ópera

Publicado el 11 julio 2014 por Maresssss @cineyear
Publicado en cineMUnDO / por / el 11 julio, 2014 a las 12:01 pm /

cine-year-bandera-australiaEsta semana llego hasta Australia, un país en el que la dificultad radica en escoger película, pues tiene una producción muy abundante (no como otros países por los que ya he pasado). Y es que, aunque la población ronda los 21 millones de personas (poca si la comparamos con la enorme extensión de terreno que posee), el calado de la cultura importada por los británicos es muy profundo y existe una interesante, abundante y variada producción cinematográfica. Algunos de los directores más prolíficos de este país son: Bruce Beresford, Gillian ArmstrongBaz Luhrmann, George Miller, Russell Mulcahy, Phillip Noyce, P.J. Hogan, Alex Proyas, Fred Schepisi, Roger Donalson o, como no, Peter Weir… Como curiosidad, todos estos realizadores tienen obras producidas tanto en su país como en Estados Unidos, país que siempre se fija en quienes destacan en otros lugares para ficharlos para sus producciones. Y especialmente en Australia hay un gran movimiento de cineastas e intérpretes hacia el continente americano.

cine-year-love-never-dies-01Últimamente me da por acercarme a géneros poco comunes dentro de esta sección. Y es que, además de ser plural en los países, me gustaría que este pseudo-catálogo de películas internacionales también fuera variado en la medida de lo posible. Siempre he pensado que cada película tiene que valorarse dentro de su género, de lo que se pretende con ella, por lo que la de hoy especialmente, ha de ser considerada teniendo en cuenta su naturaleza y su razón de ser.

Para mí (y esto es una opinión personal con la que podéis estar o no de acuerdo), los dos géneros más complicados de hacer son la comedia y el musical. La película que me ocupa es del segundo, y sólo por haberse atrevido llevarla a cabo, su director tiene mi reconocimiento. Más aún cuando lo que hace es filmar una representación teatral y plasmarlo todo a modo de largometraje, asunto harto complejo, pues una obra de teatro debe disfrutarse como tal, y la grabación de una obra teatral es muy difícil que esté a la altura de la representación en persona de los actores. Pues bien, he de decir que la realización es espléndida, sobre todo por la continuidad que consigue sin que decaiga y aburra al espectador.

Los valores más universales que muestra esta historia tienen que ver con el amor, el recuerdo, la obsesión e incluso la impotencia de no poder evitar el destino. Por encima de todo es una película de amor, aunque no es un amor sano, pues es a costa de cualquier cosa o persona que se encuentra en el camino. Cierto es que ese toque de locura es el que hace que pueda existir el personaje principal y la historia en sí.

cine-year-love-never-dies-02Como no podía ser de otra manera (o como no debía ser de otra manera), la música es el aspecto técnico más destacable de este trabajo. Existe una continuidad musical durante las 2 horas de duración, sin apenas conversación hablada (prácticamente 3-4 frases sueltas), lo que confiere un mérito extra, pues no sólo no cansa, sino que atrapa a quien lo está viendo. Lo ideal es poder disfrutar la película en una sala de cine equipada con la última tecnología acústica.

La realización desde el punto de vista del empleo de la cámara es fabulosa. La imagen fluye constantemente, con el ritmo de la narración, con giros, con sorpresas visuales y con la capacidad de integrarse la cámara como si de un personaje se tratara.

Probablemente el personaje del niño es el que más sorprende, y es que, aunque los adultos cantan muy bien (el fantasma destaca, por encima incluso del personaje de Christine, que está también muy lúcida), es el chico quien capta la atención cada vez que entra en escena, sobre todo por la capacidad de interpretación a una edad tan corta (su personaje tiene 10 años).

La escenografía es otro elemento que se ha coreografiado con las cámaras para conseguir las tomas previstas, teniendo un especial estudio de cada momento para captar las distintas escenas. El encuentro de los cuatro viejos amigos es digno de mención, con la mejor compenetración de actores durante la obra.

cine-year-love-never-dies-03La historia transcurre 10 años después de El fantasma de la ópera, y esta vez es en Nueva York donde el fantasma se ha erigido como un magnate de un parque de atracciones y, a través de una jugada maestra, logra traer a su amada sin levantar sospechas de quién está detrás de todo.

Ella llega con su marido y su hijo, y debe cantar para pagar las deudas que arrastra la familia. El fantasma aparecerá de nuevo en la vida de Christine y la llenará de dudas.

cine-year-love-never-dies-04Independientemente de si habéis visto El fantasma de la ópera, este musical lo podéis entender perfectamente, y creo que cualquier persona con cierta melomanía debería verla, puesto que disfrutará, tanto con la historia dramática como con los diferentes números musicales, de los que destaca la compenetración entre los distintos intérpretes.

&appId;&version;

Comentarios


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas