Revista Salud y Bienestar

En España se estima que 700.000 personas padecen hepatitis C, muchas de las cuales desconocen que la tienen

Por Fat
"El tratamiento actual de la hepatitis C crónica precisa de nuevos fármacos y estrategias terapéuticas", según ha afirmado el Académico Correspondiente José María Ladero Quesada, en una conferencia sobre la infección que ha tenido lugar recientemente en la Real Academia Nacional de Medicina (RANM). Según este experto, "el tratamiento actual de esta enfermedad, que combina interferón pegilado y ribavirina, es eficaz en la mitad de los casos. Tras diez años de relativo estancamiento, se están investigando nuevos antivirales específicos, como los: inhibidores de la proteasa y de la polimerasa, y otros medicamentos que potencian los mecanismos celulares de defensa antiviral, como son los inhibidores de la ciclofilina y la nitazoxanida".
En la actualidad, 170 millones de personas están afectadas en el mundo por la hepatitis C que tiene como enemigo el desconocimiento de los pacientes que la padecen y del resto de la población; de ahí que también se la denomine epidemia silenciosa. En España, se estima esta enfermedad afecta a 700.000 personas, aproximadamente. "Sin embargo", afirmó el doctor Ladero, "muchas no lo saben ya que la enfermedad puede permanecer asintomática durante más de 20 años. No se detecta si no se hace una búsqueda activa a través de un análisis de sangre".
-Tratamientos dirigidos
El tratamiento actual de la hepatitis crónica por virus C (VHC) se basa en la combinación de interferón alfa (2a o 2b) pegilado y ribavirina. El objetivo es eliminar el virus de la sangre o hacerlo indetectable. La carga viral debe continuar siendo negativa a los seis meses de finalizar el tratamiento para que éste se considere eficaz. "El inconveniente del tratamiento actual, que se viene aplicando prácticamente si modificaciones desde hace 10 años, es que su eficacia es muy variable, tiene mala tolerancia, larga duración y un coste elevado", subrayó este experto. "Hay pacientes que no responden a este tratamiento y para ellos se están desarrollando nuevos medicamentos. En estos momentos, los inhibidores de la proteasa son una de las alternativas más prometedoras, ya que en algunos ensayos han presentado un buen perfil de seguridad y eficacia".
Actualmente, las investigaciones se dirigen a desarrollar fármacos más efectivos basados en el tratamiento dirigido. "Este enfoque terapéutico incluye los nuevos medicamentos con acción antiviral directa, que constituyen dos categorías fundamentales en pleno proceso de expansión: los inhibidores de la proteasa y los inhibidores de la polimerasa", explicó el profesor Ladero.
Pero pese a todos los avances, los tratamientos que se utilizan actualmente no van a desaparecer. Tal y como afirmó el profesor Ladero, "seguramente continúen porque para minimizar la inducción de resistencia por estos fármacos se necesita incrementar mucho la presión antiviral e inmunológica sobre el virus. Si se alcanza una máxima supresión, la posibilidad de resistencia es menor, por lo tanto, casi con toda probabilidad, se van a mantener las terapias actuales que se combinarán con inhibidores de la proteasa y de la polimerasa e incluso con moduladores. Es decir que las terapias, al igual que ha sucedido en el VIH/sida, se convertirán en múltiples".

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :