Revista Insólito

Encuentran niveles elevados de mercurio en cereales de arroz para bebés

Por Lapuertadelmisterio
Encuentran niveles elevados de mercurio en cereales de arroz para bebés

Uno de los mayores problemas a los que se enfrenta nuestro planeta es la prevalencia de metales pesados en el medio ambiente. El mercurio, en particular, no sólo es omnipresente, sino que también se encuentra en los lugares donde la gente tiene menos probabilidades de buscar. Eso es lo que los investigadores de EE.UU y China descubrieron en su estudio publicado en el Journal of Agriculture and Food Chemistry. En el estudio, revelaron que el metilmercurio, una sustancia química que puede causar problemas de salud, podría encontrarse en los cereales de arroz infantil que se producían en áreas contaminadas.

A pesar de la creencia popular, el mercurio puede aparecer naturalmente en el medio ambiente. Su forma natural es el sulfuro de mercurio, más conocido como cinabrio. El problema se produce cuando la sustancia química se libera en el medio ambiente a través de medios antropogénicos (artificiales). Una vez que esto sucede, el mercurio se convierte en un contaminante, y en un contaminante global. Desafortunadamente, hay muchas formas en que una persona puede estar expuesta al mercurio. Esto puede ser a través de la inhalación de vapores de mercurio, la exposición a amalgamas dentales y tratamientos médicos, y el consumo de alimentos y bebidas contaminados.

Los cuerpos de agua, en particular, contienen lo que se conoce como metilmercurio, la forma convertida de mercurio después de que se ha bioacumulado en la vida marina. Principalmente, los seres humanos están expuestos a la sustancia cuando comen peces grandes y depredadores como el atún y el pez espada.

Un efecto secundario conocido del metilmercurio es su neurotoxicidad (riesgo de daño cerebral), del cual el feto es el más sensible a sus efectos. Cuando el sistema nervioso central está dañado, se pueden presentar síntomas como retraso mental y disminución de la función motora.

Para el estudio, el equipo de investigación analizó 119 muestras de cereales infantiles que se fabricaron usando diferentes granos. De los productos que se compraron en varias regiones de Estados Unidos y China, los científicos encontraron que los cereales a base de arroz contenían niveles más altos de metilmercurio que los que se hacían sin arroz. Esto llevó a los científicos a creer que el grano de arroz podría ser el culpable. Además, los cereales de arroz de ambos países tenían una concentración media de 2,28 microgramos de metilmercurio por kilogramo. Según datos calculados, esto significa que los niños que consumen este tipo de cereales están expuestos a hasta 0,123 microgramos de mercurio por kilogramo de peso corporal al día, lo que excede la dosis diaria de referencia de la Agencia de Protección del Medio Ambiente de 0,1 microgramos/kg/día.

¿Qué hay en una cucharada de cereal de arroz?

Aparte del mercurio, los cereales de arroz contienen arsénico, que es otro químico peligroso. El arsénico, un conocido carcinógeno, puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares e inmunitarias, y los niños expuestos a niveles incluso bajos de la sustancia química pueden perjudicar gravemente el neurodesarrollo. En un artículo, la Dra. Ruth Lawrence del Centro Médico de la Universidad de Rochester ofrece los siguientes consejos sobre si alimentar a los bebés con cereal de arroz.

  • Preste atención a la regla de los "seis meses". No le dé a su bebé cereal de arroz, ni ningún tipo de alimento sólido, antes de que cumpla los seis meses. La leche materna, en particular, puede satisfacer sus necesidades de nutrición.
  • Si su bebé está listo para comer cereales, incluya la cantidad justa en su dieta. Esto hace que sea fácil para su bebé adaptarse de la leche materna a los alimentos sólidos.
  • Cuando su bebé tiene un año de edad - una edad en la que su desarrollo cerebral es más rápido - siga las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría. No haga del cereal de arroz su única comida, y no se lo dé diariamente.
  • Amplíe las opciones de alimentos de su bebé, pero opte por cereales de un solo grano, no de granos múltiples. De esta manera, usted puede revisar la reacción de su bebé a los diferentes granos y prevenir un problema antes de que se salga de control.
  • Cuando su bebé esté listo para comer verduras y frutas, siga con un alimento a la vez. Luego observe si su bebé reacciona favorablemente o no.
  • Tenga cuidado con otras fuentes de arsénico. Además de los cereales de arroz, estos incluyen el agua subterránea, las coles de Bruselas, los peces de carne oscura como el atún, la caballa, las sardinas, el pez azul y el pez espada y el pollo.

Como en todo, la clave está en la moderación. Permita que su bebé disfrute de una variedad de alimentos para mejorar su salud. De esta manera, él crecerá para ser el niño fuerte, vivo y libre de enfermedades que usted quiere que sea.

Fuentes | Science | ACS | NCBI.NLM.NIH | Prevention | UMC.Rochester.edu


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas