Revista Viajes

Entre portugal y españa ruta del contrabando

Por Javieragra

Unas cuantas décadas del siglo veinte, fueron años difíciles para los diferentes pueblos de España. Los años del racionamiento posterior a la guerra civil llegaron hasta el mil novecientos cincuenta y dos; durante estos años y algún tiempo después, muchos pueblos de La Raya pasaban a los vecinos pueblos de Portugal para adquirir productos de necesidad para el consumo, productos de complicada obtención en nuestros campos.Hoy conocemos como “rutas del contrabando” aquellos dolorosos trabajos que hicieron nuestros mayores para sacar adelante a sus familias. Podríamos nombrarlos mejor como “rutas de estraperlo”, pues se pasaban de pueblo portugués a pueblo español sacos con alimentos para el sustento de la familia y no se buscaba ningún otro beneficio.

Desde Moveros, en Zamora, he recorrido numerosas ocasiones algunos de estos senderos que hoy se mantienen como homenaje a nuestros mayores. Las más de las veces, paseo por el monte acompañado del dúo perrito Brauni y Blanquito. 
ENTRE PORTUGAL Y ESPAÑA RUTA DEL CONTRABANDOEl templo de Moveros, bajo la advocación de Santa Colomba, tiene un retablo de piedra muy digno de ser contemplado.
Comienzo mi paseo a la espalda del pueblo, dejo atrás el arroyo y me adentro por diferentes lugares con nombre propio mantenido a lo largo de los siglos, nombres que yo desconozco en su mayor parte. La fuente de Los Burros y La Carbonera están al comienzo. Numerosos senderos agrícolas se han perdido; otros han visto florecer su tiempo, producto de las palas del Ayuntamiento y de los intereses de diferentes actividades.
Llego a un cruce de senderos; por uno se regresa al pueblo a través del “prao” de Las Ánimas y Cabeza El Moucho, pero yo continúo de frente entre urces y roble rebollo hasta llegar a una campa y adentrarme en terreno de Ceadea. Unas estacas indican que han marcado un camino local para el “turismo”. El monte se cubre de robles y el paseante juega a ser poeta de fantasía e imaginación.
ENTRE PORTUGAL Y ESPAÑA RUTA DEL CONTRABANDOLa Caseta de la Emboscada, fue un pequeño puesto de vigilancia para controlar que nadie pasara productos de estraperlo entre los pueblos de Portugal y España.
Los trigales y el campo abierto dejan sin vegetación la continuación del paseo; de tanto seguir los pasos de mis dos compañeros perros, he descubierto amplios senderos. Como una aparición nebulosa entre el pasado y la ensoñación encuentro la Caseta de la Emboscada; solamente quedan paredes caídas, entre pequeños robles y numerosas urces de lo que fue un puesto de vigilancia entre Ceadea y Arcillera.
Un kilómetro más allá está la Caseta de La Canda que fue un puesto de retén de la Guardia Civil, allí vivían algunas personas durante días. Aún recuerdo esta edificación, ya en ruinas, peros con su huerto y sus árboles frondosos. Hoy todo está devastado por el olvido y el tiempo. La cercana Laguna de La Canda es lugar de reposo para las múltiples especies de aves y animales que por allí se acercan.
ENTRE PORTUGAL Y ESPAÑA RUTA DEL CONTRABANDOCaseta de La Canda, hoy en estado degradado. Por sus alrededores empleamos, yo mismo y los perros Brauni y Blanquito, algún tiempo en búsqueda y conversación con los espíritus de los antepasados.
El paseo continúa en ligerísimo ascenso hacia La Raya entre pinos y vaguadas. A medio camino encuentro la Caseta de Las Torozuelas de la que apenas quedan las paredes de lo que fue una pequeña caseta para la protección de las incontables inclemencias del tiempo.
ENTRE PORTUGAL Y ESPAÑA RUTA DEL CONTRABANDOCaseta de Las Torozuelas.
Así llegamos a La Raya. En terreno de Portugal encontramos otra caseta de vigilancia donde los guardinhas atendían también a requisar el contrabando que salía de sus pueblos camino de las casas de los vecinos lugares de España.
ENTRE PORTUGAL Y ESPAÑA RUTA DEL CONTRABANDOCrucero y Caseta de Portugal.
Continúo el paseo; hoy, que “no nos falta de nada” por estos hermosos pueblos casi despoblados, recuerdo diferentes relatos de nuestros mayores y me quedo con la comprensión que no pocas veces ejercieron los guardias vigías de ambas naciones que, haciendo la vista gorda, comprendieron que el estraperlo fue un necesario método de supervivencia. Por el Camino Viejo de Cicouro, llego hasta el Sierro y termino el camino circular en Moveros.
Javier Agra.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista