Revista Libros

Entrevista a la autora de "Uixtocíhualt o el simbolismo sagrado de la sal", Blanca Solares.

Publicado el 23 enero 2013 por Anthropos-Editorial @AnthroposEd

1. La Sal y su simbolismo, ¿de qué trata ese simbolismo de la Sal? ¿Quién es Uixtocíhuatl?

En el pensamiento religioso de las culturas antiguas, la realidad nunca se nos da de manera inmediata, remite siempre a una sobre-realidad que la trasciende. En el caso del México antiguo, toda la naturaleza se consideraba animada por la energía al menos de un dios. Según esta mitología, cuando la pareja primordial cortó la fruta del árbol prohibido - que por lo demás nos remite a una cierta semejanza con el Génesis bíblico - todos los dioses expulsados del paraíso de Tamoanchan vinieron a habitar el mundo, se convirtieron en la “materia ligera” que anima o da alma a todo lo que existe: los hombres, los elementos, la naturaleza, incluso cualquier objeto creado por el hombre. La referencia más antigua que tenemos de la Diosa de la Sal proviene de Sahagún, donde leemos que a causa de un conflicto con sus hermanos, los Tlaloque o dioses de la lluvia, Uixtocíhuatl fue expulsada a las aguas saladas, donde inventó la sal y enseñó a los hombres la manera de tratarla. Uixtocíhuatl es un vocablo náhuatl, que significa uixto: sal; cíhuatl señora. Mujer de los uixtotin o salineros, aquellos que se dedicaban a la recogida y comercio de sal. Los olmecas uixtotin están considerados entre los habitantes más antiguos de la zona. Se trata de un pueblo migrante que en su travesía comerciaba con este valioso producto, básico entre una población para la que el maíz, cocinado como tortilla, alimento principal de la dieta mexicana hasta el día de hoy, puede convertirse en un sencillo pero delicioso y nutriente “taco de sal”.Pero, por otra parte, simbólicamente, la sal destaca también su carácter ambiguo. Es la base de un buen sazón pero unos granos de más pueden salar o sea arruinar un manjar. En el México antiguo, la sabrosura de este condimento, relacionado igualmente a las delicias del placer sexual, se vincula también con la suciedad y lo repulsivo, con lo salado de los sudores, las excreciones, las lágrimas o los mocos, lo bajo, lo despreciable, lo que provoca asco. El simbolismo de la sal, del México antiguo, muestra este carácter doble específico de los seres y las cosas, que no he descubierto en otras culturas, aunque es probable que se halle latente.2. Un alimento universal: la sal y un simbolismo universal ¿qué nos muestra en el pensamiento religioso del México Antiguo?Nos muestra varias cosas. La sal es un condimento universal, apreciado en todas las mesas y culturas del mundo. Entre los hebreos es símbolo de alianza, en Finlandia se relaciona con Ukko el soberano del cielo que envía una chispa de fuego que al contacto con las olas del mar, origina la sal. En la alquimia era un catalizador o mediador en la fusión de azufre y mercurio de cuya aleación se obtenía el oro del lapis philosophorum. Recientemente, una exploración arqueológica en el Mar Negro descubrió los restos de una antigua urbe a 50 km de Varna, que parece ser la más antigua de Europa, alrededor del 4 200 a. C., construida con murallas para resguardarse de los asaltantes de sal. El arqueólogo Vasil Nikolov piensa que en épocas remotas era tan apreciada como puede serlo el petróleo hoy en día. La película Himalaya, de Eric Valli, narra también un mito heroico entre comerciantes de sal, en sus caravanas de yacs, por las montañas de Nepal.El simbolismo de la sal parece estar presente en muchas culturas desde épocas remotas. Pero, en referencia al simbolismo de la sal en el México antiguo muestra de manera particular los rasgos fundamentales o estructuras (Gilbert Durand) del pensamiento simbólico universal, que no acostumbra expresarse en términos de “tercero excluido”, una cosa u otra, sino a través de la comprensión de cómo una cosa se entrelaza con la otra, incluso hasta abarcar significados opuestos pero afines a un mismo factor. Quiero decir que el simbolismo de la sal, tal y como aquí lo exponemos no se despliega de manera articulada y en un solo sentido lineal, sino que en apariencia incoherente, es ambiguo, contradictorio o, en definitiva, iniciático en torno al trato adecuado con los dones (femeninos) de la tierra. El simbolismo de la sal expresa este complejo ambivalente, insoportable para el hombre moderno.

3. ¿Qué función tenía la diosa de la Sal en la cosmovisión prehispánica?

Era la expresión de un misterio. Un misterio que en el pensamiento del hombre religioso se remonta hasta épocas muy arcaicas. Nos remite al descubrimiento de que para vivir es necesario matar, un conocimiento trágico - o si se quiere un “progreso” de la conciencia en el desarrollo del homo sapiens - y que, a través del pensamiento mítico, adquiere un carácter festivo y consagratorio de afirmación vital. 4. El libro resalta el carácter sagrado y poético de este mito, ¿qué nos quiere decir en esa reconstrucción que hace de ese mito?La palabra sagrado remite justamente a lo que atrae y repele al mismo tiempo. Al carácter también ambiguo que yace a la experiencia humana. “El hombre es capaz de lo mejor y de lo peor”, como decía Pascal. Contemplar juntos estos dos aspectos, aceptarlos en uno mismo y en el otro, convertir esta ambigüedad en un proceso de espiritualización creativa, es lo más contrapuesto a la forma de comportamiento, pensamiento y pedagogía dominantes en Occidente. En las sociedades antiguas, la posibilidad de ser traspasado por fuerzas incontrolables era un punto de partida. Por ello se instauraba el ritual de iniciación. El acento se colocaba en experimentar lo insoportable, en aprender cómo algo puede convertirse en su opuesto si no prestamos atención. El predominio de la sociedad industrial que ha traído también el olvido de los dioses, provoca un profundo vacío y lleva – como dice María Zambrano – a la negación de la existencia como cultura, cuyo rasgo esencial es la relación del hombre con dios a través de la Naturaleza. La introducción del catolicismo y la evangelización desde hace cinco siglos trastocó todas las tradiciones de las culturas del México antiguo. En el caso de los cultos a la Diosa de la Sal, como en el de otras divinidades, terminó fundiéndose con el culto a las vírgenes católicas. Pese a que el desarrollo de la globalización apunta hacia la completa aniquilación de estas tradiciones, es sorprendente que hasta décadas recientes siga preservándose la realización de ceremonias rituales en las que se resguardan muchos de los motivos más antiguos de la mitología de la sal: la barca, el fuego, la apertura por donde pretende espiarse un secreto íntimo de la Diosa. El mito se ha perdido o se ha modificado, pero la procesión, la danza, la música y la plegaria que siguen realizándose periódicamente en honor de la sal, en algunas comunidades, son motivos poéticos, insisto, que no pueden ser explicados racionalmente, pero a través de los cuales el que participa descubre el misterio del renacimiento, el sentido de la existencia y el de su comunidad.


Volver a la Portada de Logo Paperblog