Revista Ciencia

Entrevista con Óscar Rivero, ganador de una medalla de oro en la Olimpiada Iberoamericana de Matemática

Publicado el 01 diciembre 2012 por Icmat

Entre el 1 y el 5 de octubre de 2012 tuvo lugar la edición número 27 de la Olimpiada Iberoamericana de Matemática en la ciudad boliviana de Cochabamba. Óscar Rivero (Xinzo de Limia, provincia de Ourense, 1994) obtuvo una medalla de oro, la única del equipo español. El resto de oros se repartieron entre Brasil (2) y Argentina (1), Costa Rica (1), Perú (1), y Portugal (1).

Con motivo de este impresionante triunfo, hablamos con Rivero, que acaba de empezar el doble grado en matemáticas e ingeniería física en la Universidad Politécnica de Cataluña, tras haber cursado sus estudios de secundaria en el IES Cidade de Antioquía de Xinzo de Limia. Además de las matemáticas y la ciencia en general, entre sus hobbies Ribero señala la literatura y la música -tocaba el piano, aunque ahora por estar viviendo fuera de casa lo hace con menos frecuencia. Además, le gusta viajar, conocer lugares nuevos y estar con sus amigos.

Entrevista con Óscar Rivero, ganador de una medalla de oro en la Olimpiada Iberoamericana de Matemática

-   Enhorabuena por la medalla de oro, me imagino que estará contento.

Sí, totalmente. Aunque ya había obtenido buenos resultados en citas anteriores, uno nunca sabe como serán los problemas y teme que no le salgan; la posibilidad de un mal día siempre está ahí, y más cuando estás compitiendo con gente de sitios distintos, todos muy entrenados también para este tipo de problemas. Además, esta era ya mi última olimpiada, así que quedé muy contento de despedirme con una medalla de oro en una competición de carácter internacional y con la sensación del trabajo bien hecho.

-   Además de la medalla, ¿qué se lleva de su experiencia en la Olimpiada Iberoamericana?

 Al igual que en otras olimpiadas en las que había participado, una de las cosas más enriquecedoras es el conocer a gente de distintos países que comparten tu misma pasión por las matemáticas. Es una oportunidad única para intercambiar conocimientos, poner nuestras ideas en común, y también para pasar un buen rato en torno a las matemáticas. Además, al mismo tiempo tienes la oportunidad de descubrir un nuevo país, en este caso Bolivia, y ver otra cultura y otra manera distinta de entender la vida El mismo concurso también es una gran experiencia: siempre es emocionante enfrentarte a seis enunciados inexplorados en busca de soluciones.

-   ¿Qué fue lo que le supuso un mayor reto?

El mayor reto de estas olimpiadas son siempre los problemas. Son ejercicios muy poco convencionales, que de entrada nunca sabes cómo podrás resolver, y tienes que ir explorando diferentes métodos hasta que finalmente alcanzas la solución.

-   ¿Y cuando no se re puede resolver?

Muchas veces un problema se te atraganta y no eres capaz de resolverlo, y aunque eso resulta muy frustrante, es parte intrínseca de la competición.

Entrevista con Óscar Rivero, ganador de una medalla de oro en la Olimpiada Iberoamericana de Matemática

-   ¿Qué diferencias hay entre el planteamiento de los problemas de la  Olimpiada y los del instituto?

El planteamiento de la olimpiada es totalmente distinto. En el instituto se resuelven ejercicios mecánicos, que generalmente se basan en la aplicación mecánica de fórmulas y procedimientos ya aprendidos, mientras que aquí lo que se pretende es que tengas que explorar nuevos caminos, sin saber de entrada cómo llegar a la solución. En ese sentido es mucho más estimulante.

-   ¿Ahí reside lo que más le gusta de las matemáticas?

Sí, lo que más me gusta es enfrentarme a problemas complicados y tener que explorar diversos caminos para llegar a la solución. Si hablamos de áreas en concreto, me quedo con la teoría de números y el álgebra, si bien ninguna me desagrada y todas me parecen realmente atractivas.

-   ¿A qué le gustaría dedicarse en el futuro?

 En septiembre he comenzado mis estudios universitarios y estoy cursando un doble grado en matemáticas e ingeniería física. Las matemáticas siempre han sido mi gran pasión y me gustaría seguir trabajando en torno a ellas durante los próximos años.

-   ¿Le gustaría dedicarse a la  investigación?

Sí, ese siempre ha sido uno de mis sueños, si bien en el momento actual resulta especialmente complicado.  

-   ¿Cree que iniciativas como la olimpiada ayudan a fomentar las  vocaciones científicas?

Totalmente. La olimpiada es un incentivo para los estudiantes, ya que contribuye a ver las matemáticas desde un punto de vista menos mecánico y mucho más motivador, además de hacer que todos los que nos participamos en ella acabemos profundizando en las matemáticas mucho más de lo que se haría en una clase normal. Por eso me entristece que cada vez se le de menos apoyo institucional y no se intente mantenerla, porque realmente es una gran oportunidad para muchos estudiantes.

-   ¿Cómo se preparó a la olimpiada?

En primer lugar, durante todo el año estuve haciendo problemas de otras competiciones en mis ratos libres. Pude acceder a ellos gracias a Internet, que abre un mundo de posibilidades y pone a tu alcance materiales realmente interesantes.

-   ¿Recibió algún apoyo formal?

Sí, los que ganamos la fase local en Galicia tenemos una serie de sesiones antes de la fase nacional en la Universidad de Santiago; además, una vez que te clasificas para la fase internacional accedes a un programa de entrenamiento que dirigen varios profesores de la Comisión de Olimpiadas.

-   ¿En qué consiste el programa?

Se basa en el envío de problemas por Internet, en la participación en concursos de carácter regional.  Y finalmente se hace una concentración de diez días con el resto de alumnos del equipo español y los profesores en Barcelona.

- ¿Cómo llegó a la Olimpiada?

Hace 3 años (en 2009) participé por primera vez en la fase local tras enterarme casi por casualidad de la existencia de este tipo de competiciones, y desde entonces empecé a interesarme por este tipo de problemas. En 2010 y 2011 ya había conseguido clasificarme para citas internacionales, y este año, tras ganar la olimpiada nacional, pude participar en la IMO (Olimpiada Matemática Internacional) y en la Olimpiada Iberoamericana (a la cual van los 4 españoles que mejor resultado obtienen en la IMO).

-   ¿Cómo han sido sus experiencias?

Han sido siempre experiencias muy gratas, donde además de conocer a muchas personas distintas con las que sigo en contacto, puedes aprender mucho de matemáticas y descubrir el lado menos mecánico y más bello de esta ciencia.

 

Más información:

Óscar Rivero tiene una extensa experiencia con la Olimpiada matemática: participó cuatro veces en la Olimpiada Matemática Española después de haber superado la fase local, y en tres ocasiones se clasificó para la Olimpiada Internacional. Allí, consiguió una mención de honor (2010), una medalla de bronce (2011) y una de plata (2012); participó también dos veces en la Olimpiada Iberoamericana, obteniendo una plata (2011) y un oro (2012). Por otra parte, también posee medallas en olimpiadas nacionales de física, química e informática.

Ágata Timón es responsable de Comunicación y Divulgación del ICMAT.

 

Compartir


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista