Revista Ajedrez

ESPAÑA.- Illescas: «El ajedrez me ayudó a escapar de algunos peligros, como las drogas»

Por Pasión Ajedrez @planbasesores
PASION-AJEDREZ
El magacín de RTVE «Para todos La 2», que presentan Marta Cáceres y Juanjo Pardo, entrevistó el pasado 16 de febrero al gran maestro Miguel Illescas, para tratar la aprobación en el Parlamento de la proposición para implantar el ajedrez en los colegios. El ocho veces campeón de España explicó algunos de los beneficios de este juego como herramienta pedagógica y contó cómo fue su participación en el duelo entre Kasparov y Deep Blue. Como siempre, Illescas estuvo ameno y elocuente, y confesó que cuando era joven el ajedrez le ayudó a evitar peligros como las drogas.
El programa, íntegro, se puede ver en TVE a la carta. La entrevista empieza en el minuto 59. También se puede ver en el siguiente vídeo, ya editado.


Durante la entrevista, Illescas explica que «el ajedrez desarrolla hábitos estratégicos organizativos que son útiles en cualquier disciplina». «Es una actividad que te enseña a aprender. te permite ser más eficaz y eficiente aprendiendo otras cosas. Recuerdo que muchas asignaturas se me daban de maravilla por los mecanismos que iba aprendiendo con el ajedrez. Luego, cuando estudié informática, ya ni te cuento. El mundo de las matemáticas en general tiene muchos paralelismos con el ajedrez», explica el gran maestro barcelonés.

«En el plano personal, el ajedrez tiene otras cuestiones. Ayuda a formar el carácter. A mí, concretamente, me ayudó a salir de algunos peligros propios de la adolescencia», se sincera Miguel, quien ya había contado en esta interesante entrevista en Jot Down cuánto le ayudó la que luego sería su profesión a escapar de las drogas. «Yo viví una época muy difícil cuando en España había muchos problemas con la droga», añade. «Muchos amigos míos se vieron envueltos en ese ambiente y yo, creo que gracias al ajedrez, tuve la capacidad de reaccionar a tiempo y salir y dedicarme a cosas más productivas».

La presentadora del programa saca entonces un tablero y siguen hablando de las virtudes del ajedrez. «La empatía, la capacidad de ponerse en el lugar de los demás, es algo que no se ve mucho hoy en día, por ejemplo en los debates televisivos, donde los intervinientes están solo deseando que el otro acabe de hablar para decir lo que ellos quieren decir sin importar lo que el otro ha dicho. El ajedrez te obliga a escuchar, a prestar atención a lo que tu rival dice. Y si no intentas adivinar qué quiere, qué pretende, no tienes éxito. Eso lo aprendes de nuevo de una forma muy empírica, jugando, ganando y perdiendo», prosigue Illescas.

El ajedrez ayuda a encontrar el talento de cada persona

El GM español rebate también la vieja imagen del ajedrecista como bicho raro. «Hoy en día la mayoría de grandes jugadores son todos muy jóvenes, la mayoría menores de 25 años, chicos de su tiempo. Y esos tópicos se van desterrando poco a poco. El ajedrez vale para un niño o niña que sea muy intelectual, pero hay otros que son muy creativos y también encuentran su espacio en el ajedrez. De hecho, el ajedrez ayuda a encontrar el talento de cada persona. Se puede jugar bien al ajedrez y Hay muchos caminos para conseguirlo, no necesariamente uno. En el campo de la educación, si el educador es bueno, el ajedrez permite aumentar la autoestima de los alumnos y encontrar lo mejor de cada cual».

–O descubrir que no todo es blanco o negro—, dice Marta Cáceres, en la parte más animada de la conversación.

–Desde luego, también te convierte en una persona muy crítica. No te crees todo lo que te dan por sentado. Recuerdo una vez que jugaba con Anatoli Karpov, el gran campeón, y le dije. Oye, esta jugada no la ha hecho nadie. Y dijo: Pues ahora ya la he hecho yo. Como diciendo: confías en tu capacidad para crear, para innovar, y no necesariamente estás sujeto a los dogmas que te impongan. El espíritu de autocrítica es una de las principales ventajas que tiene jugar al ajedrez.

—¡Qué lujo poder hacerle ese comentario a un jugador de esa talla!

—Bueno, yo pagaba mi precio, porque me ganaba casi todas.

—Y se acordaba uno de su padre.

—Amistosamente, sí

—A nivel educativo, ¿estamos al nivel de otros países del mundo, somos competitivos en esta disciplina?

—Entiendo que su pregunta se centra en el ajedrez, porque es bien sabido que en otros aspectos España no está a nivel de otros países, Los informes Pisa… realmente, como ajedrecista, me llena de orgullo y me ilusiona que gracias al ajedrez se hayan puesto de acuerdo todos los partidos del Congreso de los Diputados. Se ha votado por unanimidad esta propuesta y espero que el ajedrez llegue a estar realmente presente en las aulas porque creo que sería un paso importantísimo en la educación. En España, la situación que vive el ajedrez ha pasado de vivir años de gloria, cuando se jugaban aquí los mejores torneos del mundo, luego poco a poco fue decayendo y ahora sin embargo el desarrollo principal será a través internet, donde el ajedrez ha encontrado un espacio de desarrollo formidable. Se adapta como anillo al dedo. Se puede jugar perfectamente y enseñar. Y de hecho, si se hiciera esto de llevar el ajedrez a los colegios, habría que utilizar internet para formar a los profesores. Internet sería la herramienta perfecta.

Guiado por las preguntas de la entrevistadora, Miguel Illescas sigue desgranando ventajas del ajedrez: «En la vida, el peligro siempre es caer en la rutina, pero también las personas necesitamos rutinas. Tenemos que tener dónde agarrarnos. No podemos estar sometidos 24 horas al día a un estrés de pensar cómo lo haré. Por tanto, el ajedrez te ayuda a encontrar ese equilibrio entre aquellas rutinas que te pueden ayudar, pero también a mantenerte despierto y atento ante cualquier posible mejora o leve cambio. Esto que siempre ha funcionado quizá hoy no funcione. Es famoso al aforismo de ajedrez que dice lo fácil que es conocer las reglas y lo difícil, que te convierte en maestro, que es comprender cuándo hay que hacer excepciones. Efectivamente, creo que ese es el entrenamiento que en conocimiento humano es una de las armas tremendamente útiles.

¿Como se adaptan los niños?

Es curioso, porque a veces tendemos a subestimar la capacidad de los niños. Si uno les explica las cosas despacio y bien, tienen una capacidad para comprender… Yo tengo una niña de seis años ya diario me sirve de entrenamiento, no de ajedrez, de la vida. Los niños a esas edades tienen una capacidad increíble para irse adentrando y para razonar. Al final se trata de: si yo hago esto puede pasar aquello y cuando pase me encontraré en una nueva situación y tengo que ver si me interesa o no. Y los niños sí que se organizan, igual que si le dices a tu hija: si vuelves a jugar con el palo de la escoba a lo mejor no te cuento el cuento esta noche. Y los niños lo desarrollan más, son capaces de crear muchos entramados complejos desde el punto de vista cognitivo y el ajedrez desde luego los ayuda también.

Miguel, por último, habla de cómo ayuda el ajedrez a educar a los más pequeños en un entorno como el actual, lleno de tabletas, móviles y otras distracciones.

«Cómo adaptamos a los niños a las nuevas tecnologías. Es un peligro el no hacer un buen uso de todas estas herramientas. La desgracia y lo triste es que nosotros, yo tengo 50 años, somos padres no tecnológicos. Yo tengo que aprenderlo todo. No hay unas normas, un protocolo de actuación. Sería también muy importante que las autoridades educativas empezaran a tomar cartas en el asunto y ayudarnos a los padres a decir cómo deben usar nuestros hijos la tecnología. En ese aspecto, el ajedrez es mano de santo, porque aun estando integrado, los niños pueden jugar en un iPad, un ordenador o un móvil. Sabes que están haciendo algo positivo, porque no es un juego adictivo ni mecánico y aporta muchísimas cosas valiosas. No solamente el ajedrez, la música, el arte y otras disciplinas tendrían que ir siendo más integradas y más valoradas en la educación».

Y para terminar, vuelve a explicar su papel en el equipo de IBM que derrotó a Kasparov, siempre con sentido del humor.

«Yo estaba con los malos, porque era la raza humana contra los malos, que éramos el equipo de IBM. También éramos personas los que estábamos trabajando, no solo la máquina. Éramos un conjunto de ingenieros y grandes maestros. Kasparov perdió porque supimos explotar su único punto débil. Y el único era que quizá sabía demasiado y quizá pecó un poco de arrogante. Pensó que iba a ganar. y cuando tú das la victoria por sentada, muchas veces has dado el primer paso hacia la derrota. Garry se sentía muy superior y luego se llevó la gran sorpresa. Comprendió demasiado tarde que la maquina había aprendido mucho desde la última vez que había jugado con ella. Eso fue quizá lo que desequilibró el encuentro». Sabias palabras las de Miguel Illescas.Fuente: ABC Blogs

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas