Revista Cocina

Estonian Kringle

Por Cuca
Como sólo le falta una semana a Nochebuena ¡que huela a Navidad por toda la blogosfera! Estonian KringleHace tiempo que quería preparar esta corona trenzada de masa brioche que es originaria de los países escandinavos y muy típica de estas fechas. En contra de lo que pueda parecer es bastante sencilla de preparar y el tiempo que requiere es básicamente el de levado ya que si contamos con la ayuda de una panificadora o cualquier robot que incluya la función de amasado nosotros no tendremos más que poner los ingredientes en la cubeta.Estonian KringleEl resultado es francamente espectacular, muy aromática, suave, tierna, con un delicioso toque de canela que harán especiales cualquier desayuno o merienda de estos días o de cualquier otro momento del año, porque las cosas así de buenas no se pueden reservar para sólo un puñado de días al año ¡me niego!
He hecho la versión clásica, rellenando el interior con mantequilla, canela y azúcar, aunque he hecho un pequeño cambio y en lugar de pasas y nueces he puesto una tableta de chocolate blanco troceada ¡qué gustazo encontrarse con estos tropezones! Estonian KringleLa única pega que le he encontrado a esta corona es que no la he preparado antes... Ya sabéis que las masas me dan mucho respeto, pero como últimamente me van saliendo bastante bien cada vez me animo más y las preparo más a menudo. Si no fuera por las calorías sería una receta para hacer cada semana.
Y esto de tener que engordar lo mínimo y que no te pongan a dieta justo antes de navidad (que en el fondo igual era un alivio, porque cuando vuelva en enero a saber qué dice la báscula, que entre las fiestas y los cumpleaños voy a terminar redonda...) es mucha presión, más para mí que no me gusta que me regañen por nada.Estonian Kringle¿Queréis saber qué tal la revisión ayer? Pues también yo. El lunes me llamaron por la tarde para cambiarme la cita al viernes ¡con las ganas que tengo de ver a Lara! La espera me está matando y eso que son sólo dos días más.
A cambio os puedo contar que desde principios de diciembre, y aprovechando el puente, empecé a lavar la ropita y el resto de cosas (sábanas, nórdico, arrullo...) de la niña porque nos comentaron que era lo mejor para quitar los restos de almidones de las prendas que pueden provocar una reacción alérgica sobre todo al principio, además de cortar las etiquetas para evitar rozaduras.
Mi madre la pobre dice que antes no había tantas precauciones con los recién nacidos... pero es que antes tampoco había prendas con etiquetas kilométricas ni kilos de almidón
Y el finde pasado, como ya estaba a punto de cumplir las 32 semanas (que estreno hoy) preparé la bolsa de maternidad por si la princesa decidiera adelantarse (yo espero que esté a gusto ahí dentro y espere su momento) y hubiera que salir corriendo para el hospital en cualquier momento.
Así que me tenéis los fines de semana planchando ropita en miniatura (aunque tampoco es tanta porque como no sabemos lo grande o pequeña que pueda salir hemos comprado lo justo e imprescindible) lo que se me hace un poco complicado porque no tengo muy claro cómo hacerlo ¡con lo sibarita que soy con la plancha! A mí que me gusta llevar la ropa perfecta y le dedico todo el tiempo del mundo imaginad lo que estoy tardando con las cositas de Lara.Estonian KringlePero entre lavadora y lavadora y entre cesto y cesto de ropa de plancha voy haciendo visitas a la cocina para disfrutar de alguna rebanadita de esta deliciosa corona que ya sólo alimenta con verla porque es absolutamente preciosa ¡y eso que es la primera vez que la he preparado!  Con un poco más de práctica me va a salir digna de la portada de Vogue ji ji ji
Espero que os animéis con ella porque de verdad que es más fácil de lo que parece, queda la mar de vistosa y resultona y el sabor es una auténtica delicia. Si queréis sorprender a vuestra familia ¡con esta receta vais a triunfar más que los del anuncio del arroz!
Estonian Kringle¿Estáis listos para empezar a amasar?
Ingredientes:
* 250 ml de leche* Una cucharadita de vainilla* 1 huevo* 60 gramos de mantequilla a temperatura ambiente (fundamental para que amase bien)* 60 gramos de azúcar blanca* 600 gramos de harina (yo he puesto de la de todo uso, aunque algunas recetas recomiendan de fuerza, pero me ha salido perfecta)* 1 sobre de levadura seca de panadero* 1 pellizco de sal
Para el relleno:
* 2 o 3 cucharadas de mantequilla (en la receta original 50 gramos)* 2 cucharaditas de canela en polvo* Azúcar moreno* Una tableta de chocolate blanco de 100 gramos hecha trocitos.
Elaboración:
1. Ponemos los ingredientes en el cubo de la panificadora por el orden en el que están en la lista y seleccionamos el programa de amasado. Yo que tengo la panificadora de LIDL utilizo el programa de pasta, que es el número 7, y que tarda sólo quince minutos en tener la masa lista.
Si lo hacemos a mano en un bol amplio o sobre la encimera de la cocina limpia ponemos la harina, hacemos un volcán, y en el hueco ponemos todos los ingredientes menos la mantequilla. Empezamos a amasar y cuando la mezcla esté bien integrada vamos incorporando la mantequilla poco a poco.
La masa del Kingle es muy elástica y nada pegajosa.
2. Una vez lista la masa untamos un bol amplio con un poquito de aceite de oliva y ponemos la masa dentro hecha una bola. Tapamos con film transparente (debe estar tocando la masa) y dejamos reposar en un lugar cálido y alejado de las corrientes de aire hasta que duplique su tamaño. El tiempo depende de la temperatura de casa.
3. Una vez haya levado colocamos la masa sobre la mesa o la encimera, aplastamos con el rodillo y estiramos dándole forma de rectángulo y dejándola con un grosor de medio centímetro aproximadamente.
4. Derretimos la mantequilla en el microonda y le añadimos la canela. Mezclamos bien y con un pincel de cocina pintamos la superficie de la masa dejando un dedo por el lado largo sin pintar para que selle bien. 
5. Espolvoreamos de manera generosa con azúcar moreno y repartimos los trozos de chocolate blanco (o nueces y pasas si queremos ser fieles a la receta original) por toda la superficie.
6. Enrollamos la masa como si fuésemos a hacer un brazo de gitano.
7. Aprovechando por donde "cierra" el rollo lo cortamos a lo largo en dos mitades dejándolo unido solamente por uno de los extremos en el que dejaremos sin cortar de un centímetro y medio a dos.
8. Giramos hacia arriba las dos mitades para dejar a la vista las capas y cruzamos una mitad sobre otra dándole forma de trenza.
9. Para finalizar unimos los dos extremos dándole forma de rosco o corona.
10. Podemos espolvorear la superficie con un poquito más de azúcar moreno y canela si os apetece.
11. Dejamos levar hasta que duplique tu tamaño.
12. Introducimos en el horno precalentado a 180º C y horneamos durante unos 25 minutos aproximadamente. Si la superficie se dora mucho tapadlo con papel de aluminio. No hornearemos en exceso para evitar que la masa se quede más seca y por tanto se endurezca pronto.
13. Dejamos templar y ya podemos disfrutar de esta delicia de masa.Estonian KringleEn la receta original son más generosos con las cantidades del relleno y le ponen 50 gramos de mantequilla y 50 gramos de azúcar moreno. Yo puse bastante menos, de mantequilla lo justo para pintar la superficie y de azúcar para espolvorearla pero que no fuese una masa que al hornear chorrease. Por eso en mi Kringle no se notan las capas claramente al cortarlo.Estonian KringleEs más light pero menos vistoso, así que cuando lo repita, que volverá a caer fijo (aunque igual con otro relleno) intentaré ser más generosa.
Para conservarlo lo envolví en film transparente, pero ya sabéis que las masas caseras tardan poquito en irse poniendo duras, aúnque los tres primeros días está casi como recién horneado. El resto está más seco, pero mojándolo en la leche está de muerte ¡que se lo pregunten a Lara que menudos desayunos nos estamos dando con él!Estonian KringleOs deseo muy feliz fin de semana, que reflexionéis mucho y que el domingo ejerzáis vuestro derecho al voto. Y mientras reflexionáis, si es que aún tenéis dudas, pues os metéis en la cocina y empezáis con las recetas navideñas que ahora sí que sí estamos a las puertas de navidad.
Por cierto, el lunes no habrá receta, pero sí el martes ¡que toca día de reto! y a ver si la diosa fortuna nos quiere sonreir este año con el sorteo de navidad ¿no?
Manos a la masa y ¡bon appétit!Estonian Kringle

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista