Revista Cine

Foxcatcher

Publicado el 03 febrero 2015 por Bouman

Foxcatcher (Bennett Miller, 2014) es un interesante drama que cuenta con un buen guión, grandes interpretaciones y un director que, claramente, era el menos indicado para dirigirla.

La película se centra en la disfuncional relación que se establece entre el luchador ganador de una medalla de oro Mark Schultz (Channing Tatum) y el millonario John du Pont (Steve Carell) cuando el segundo decide patrocinar y dirigir un equipo de lucha libre para competir en las olimpiadas que se celebraron en Seúl en 1988. El hermano mayor de Mark, David (Mark Ruffalo) que también es campeón olímpico, intentará aportar cierta cordura a la pareja.

Foxcatcher frame1

El punto fuerte de Foxcatcher son las interpretaciones del trío protagonista. El que la película esté basada en hechos reales sirve como excusa para que los actores se escondan tras un montón de prótesis, con el objetivo de parecerse más a las personas que están interpretando. Lo que consiguen con ello es que los actores se sumerjan realmente en los personajes a los que dan vida y se eliminen, en su mayor parte, los manierismos propios que suelen introducir en los personajes que interpretan. En este sentido sorprende la interpretación de Tatum, de los tres el que menos maquillaje lleva (principalmente en las orejas para darle ese aspecto de “orejas de coliflor” que tienen los practicantes de la lucha libre). Tanto Carell y Ruffalo han demostrado que son actores de talento en diversas ocasiones, pero Tatum se las arregla para estar a su altura y por ello merece ser destacado.

La historia resulta muy interesante por como muestra el choque entre dos personas con un bagaje emocional hasta cierto punto paralelo. El Du Pont de Carell intenta escapar de su dominante madre (interpretada por la veterana Vanessa Redgrave. El Mark de Tatum intenta escapar de la sombra que el éxito de su hermano proyecta sobre él. Así, Du Pont hace realidad su fantasía de ser un gran luchador a través de Mark y Mark intenta hacerse un nombre propio gracias al dinero de Du Pont. El resultado es una relación que tendrá severas consecuencias en la estabilidad mental de ambos.

Foxcatcher frame2

Teniendo en cuenta la intensidad emocional de la historia, especialmente en su brutal clímax, es una lástima que el director Bennett Miller adopte un enfoque frío y distante, carente de cualquier emoción. Es como si pensase que, al ser una historia cargada de intensidad psicológica, su trabajo simplemente se redujera a colocar la cámara de modo que todo tenga un aspecto naturalista y editar la película de modo que nadie le acuse de querer provocar cualquier emoción en el espectador. Y el resultado es que el espectador es en todo momento un simple espectador, nunca se le permite meterse dentro de lo que sucede en pantalla.

Es algo que hace que Foxcatcher acabe resultando muy frustrante, por lo menos para el que esto escribe, ya que hay material de sobra para una gran película pero el conjunto final queda deslucido por un cineasta demasiado preocupado en ser un “director serio”.

Estreno en las salas españolas el 6 de febrero.

© Imágenes: Vértigo Films

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas