Revista Comunicación

Funciones políticas de los medios de comunicación (I): los medios marcan la agenda política

Publicado el 12 abril 2016 por Humberto M. Fresneda @hmfresneda

Me gustaría hoy y en próximos posts dedicar pequeñas píldoras a intentar descifrar cuáles son las funciones políticas de los medios de comunicación. El motivo, el momento histórico, inédito que estamos viviendo en España desde el comienzo de la democracia.

Por primera vez, se pueden repetir unas elecciones, por primera vez hay partidos nuevos y  decisivos, por primera vez puede haber un gobierno compuesto por miembros de diferentes partidos. Y, en este muevo escenario político, por primera vez los medios de comunicación son terreno abonado para los políticos en su forma de aparecer y vender no ya sus ideas sino su imagen.

Decía el profesor Sinova  que los “los políticos necesitan de los periodistas ya que quieren que el público, sus votantes potenciales, les vean en los medios de comunicación en buenas condiciones. Los periodistas necesitan de los políticos pues sólo tendrán credibilidad ante su audiencia si consiguen información fiable y de primera mano”.

Por eso creo que es bueno que vayamos en pequeñas dosis porque tanto a políticos como a los medios de comunicación y a los periodistas les une algo: la necesidad de llegar al público.

En este contexto voy a señalar algunas funciones políticas de los medios de comunicación que, como os he dicho, en este y en próximos posts iré comentando brevemente:

La primera función que me gustaría comentaros es que claramente los medios de comunicación marcan la agenda informativa política y su tono

Obviamente, la información cala en el poder político hasta el punto de que la selección de una información  que se va a publicar tiene ya ciertas connotaciones. La propia selección es editorializante. La estructura de poder del medio de comunicación, entendida esta como aquellos que marcan la línea editorial, los propietarios de los medios para entendernos no sólo marcan la agenda sino que además intervienen en el tono de esa agenda especialmente cuando se trata de temas complejos, enrevesados, relevantes, comprometidos.

Ya hace veintidós años, la Cámara de Representantes norteamericana dedicó una sesión a analizar el poder de la televisión en la política exterior y concluyó que es la televisión la que establece la agenda política y la que obliga a los gobiernos a tomar decisiones.

Por lo tanto, la información, simplemente como descripción de los hechos puede influir claramente en el poder político. La realidad es mil veces superior a la información y los medios de comunicación tienen un espacio o un tiempo limitado donde no cabe todo.

Además el oyente, espectador, lector, usuario no se entretiene mucho en un informativo o en un medio, se fija en lo más relevante que es aquello de lo que primero se habla, de lo que más tiempo ocupa, de lo que más llama la atención y esto no lo decide el público sino el medio.

Los políticos saben de esa fuerza y se apuntan intentando editorializar conjuntamente con el medio y calibrarlo con sus planteamientos

Las imágenes recientes de refugiados huyendo de sus países o de inmigrantes en las fronteras más cercanas son ejemplos de que estos hechos tratados en los medios influyen obviamente en las decisiones políticas.

Por tanto, realidad frente a información es un nicho importante no sólo para que el ciudadano se informe sino para que el político profesional se conciencie y actúe.

Y aquí radica la fuerza de los medios de comunicación en la agenda política.

La próxima función de la que hablaré será de cómo los líderes de opinión se constituyen en filtros de interpretación de la realidad.

Foto: FreeDigitalPhotos/Mister GC

agenda política  funciones políticas  Información  Justino Sinova  medios de comunicación  periodismo  periodista  poder político  políticos

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista