Revista Cocina

Gofres integrales de calabaza

Por Cuca

Esta semana parece que el otoño ¡al fin!  ha decidido tomar posesión de las calles y hacerse notar hasta en el último rincón de pueblos y cuidades. Reconozco que estoy encantada porque estar en pleno mes de octubre trabajando en tirantes no es lo más común, ni lo más apropiado ni francamente lo que más me apeteciera después del largo verano. 
Además comenzaba a estar un poquito cansada del frío del inicio y el final del día y el calor agobiante de las horas centrales que convertía la tarea de vestirse en lo más complicado del mundo. Y no me quejo por mí sino por Lara porque estaba un pelín desesperada porque tengo sus cajones llenos de jerséis bonitos que era impensable estrenar y la ropa más ligera comenzaba a estarnos peligrosamente estrecha, por no mencionar el trastorno que supone la diferencia de temperatura cuando entra en la guardería y cuando sale de ella. Cruzo los dedos para que el frío se instale con nosotros y podamos disfrutar de un bonito y muy lluvioso otoño ¡que buena falta nos hacen esas lluvias en todo el país! 
Como en mi cocina no hay otoño sin calabaza ya estaba tardando en compartir con vosotros estos deliciosos gofres. ¡Y vaya si he tardado! ¡un año completito! Estas maravillas salieron de mi horno el otoño pasado pero se quedaron esperando doce largos meses hasta que ha llegado el momento de publicarlos.
Gofres integrales de calabazaHace un par de años me hice, como si la vida me fuera en ello, con unos moldes para preparar gofres en el horno en LIDL. Creo que si mi marido no aparece con ellos el día que los pusieron a la venta (porque LIDL le pilla al lado de su trabajo) me da algo y desde entonces han salido del armario las veces contadas (seguro que esto que estoy contando os suena a más de uno) ¡pero al menos han dado momentos bastante gloriosos! 
Ideas no me faltan, pero son tantísimas las cosas que quiero hacer que tengo dos opciones: hacer dos o tres postres por semana y acabar redonda (porque es un sacrilegio en casa tirar comida) o bien seguir con un postre (o dos si son más pequeños) por semana e ir pasito a pasito. Ser sólo dos en casa para atacar la repostería es lo que tiene. Además Lara no deja mucho tiempo libre y si es complicado reposterar no os quiero contar el proceso de fotografiar porque todo lo quiere, a todo le quiere meter mano y si no tira por un lado empuja por el otro...Si a esto le sumamos que empiezan los días grises y menos horas de luz ¡aqui tenemos a una madre trabajadora, repostera y bloguera! 
Con todo ya he publicado en el blog dos recetas de gofres en el horno. Los primeros fueron unos gofres básicos y sencillos que estaban buenos y a los que cualquier acompañamiento iba estupendamente. Después llegaron unos gofres de calabacín y chocolate un poco más sanos pero no por ello menos ricos que los ojitos se van detrás de ellos. Y hoy les toca el turno a estos hechos a base de calabaza... Es casi una secuencia lógica porque con lo que me gusta y el montón de recetas que ya tengo publicadas con ella ¡¿cómo no iba a intentar unos gofres?!  Gofres integrales de calabazaEl resultado del invento salta a la vista. Son unos gofres un poco más jugosos que los otros que he preparado en el horno y el olor que impregna la cocina al hornearse mezcla de calabaza y canela ¡es absolutamente brutal! 
Solos ya son una delicia pero combinados con caramelo (sí, sigo mi idilio con el caramelo) o con chocolate ¡son brutales! Templados y acompañadosde una bola de helado de vainilla ¡para ponerles un piso en plena Castellana! 
Si tenéis los moldes y os gusta la calabaza ¡estáis tardando en prepararlos y daros un homenaje otoñal en toda regla! y si no tenéis los moldes ya podéis estar atentas al folleto de LIDL para cuando los vuelvan a poner a la venta (también los venden otras marcas de repostería pero son  más caros) 
Gofres integrales de calabaza¡Vamos con la receta!
Ingredientes:
* 200 gramos de puré de calabaza* 2 huevos* 50 gramos de mantequilla * 1 cucharadita de bicarbonato sódico* 1 cucharadita de canela en polvo* 180 gramos de harina integral * 50 gramos de miel* 350 gramos de leche
Elaboración:
1. Derretimos la mantequilla en el microondas y la ponemos en la jarra de la batidora.
2. Añadimos el puré de calabaza, los huevos, la miel y la leche y batimos hasta obtener un líquido homogéneo y sin grumos.
3. Incorporamos la harina, el bicarbonato y la canela y volvemos a batir hasta que todo esté integrado.
4. Ponemos los moldes en la bandeja del horno y con ayuda de la jarra vertemos la masa e introducimos en el horno precalentado a 220º C y horneamos durante diez minutos.
5. Sacamos la bandeja y retiramos los moldes. La cubrimos con un papel sulfurizado. Desmoldamos los gofres (imprescindible guantes de cocina) y los colocamos en la bandeja con el dibujo hacia arriba. Bajamos la temperatura a 180ºC y los volvemos a introducir en el horno hasta que se dore un poquito la superficie. 
6. Cuando estén listos apagamos el horno, los sacamos y dejamos templar sobre una rejilla ¡y ya podemos disfrutar de ellos! 
https://sites.google.com/site/dulcessecretosdecuca/gofres-integrales-de-calabaza
Los que sobren, que igual no son muchos, los guardáis en una lata o un tupper que cierre bien y los metéis en el frigorífico, que con las masas con frutas y verduras mejor no jugársela ¿verdad?
Antes de tomarlos un golpe de calor en el microondas y tendremos una merienda o un desayuno de lujo para afrontar todo lo que venga después con ganas y energía.
Os agradezco a todas vuestros comentarios y sugerencias para conseguir que Lara vaya saliendo de los purés y empiece a comer cosas sólidas. El método BLW o alimentación autorregulada por el bebé sí que lo conozco desde que estaba embarazada pero en primer lugar me daba miedo que la niña empezara a comer trozos tan pequeñita (le tengo pánico a que se atragante) y en segundo lugar para aplicar este método hay que tener mucho tiempo para preparar distintos alimentos con distintas técnicas cada día y por supuesto para ponérselo delante al bebé y esperar que coma y yo por desgracia no lo tengo (y en la guardería no lo aplican tampoco) 
La pediatra me ha dicho que le dé trozos de tortilla, de croquetas... para ver si así come. Y mi niña que es muy generosa cuando le damos trocitos de comida me los mete a mí en la boca. Igual piensa que mamá necesita comer más porque a mi marido no le da comida nunca ¡y se rebota un montón por eso! 
En lo que sí hemos avanzado es en el tema de comer solita. Se ha pasado casi desde que cumplió el año sin querer probar los yogures y ahora los pide pero quiere que se los pongas en la bandeja de la trona, le des una cuchara y se los come ella. El domingo pasado iba muy bien la cosa hasta que se cansó y antes de que pudiera reaccionar lo lanzó al suelo y pegó el yogur que quedaba (no mucho en realidad) dentro de su zapatilla de estar en casa (que se la había quitado a patadas) y por supuesto también esparcido por el suelo.
Tengo la esperanza de que poco a poco pida más cosas porque también se come trocitos de fruta (una cantidad igual o inferior al tamaño de un dedal, que abusar no abusa) cuando ve que yo como. Con todo cumplió 20 meses el martes y pesa más de 14 kilos y medio, que mal nutrida no está ¿eh? pero es muy cómoda para comer.
A ver si en breve os puedo contar más avances. Me despido por esta semana, que seguimos en plena liquidación de impuestos y voy un poco justa con las visitas a vuestros blogs.
Manos a la masa y ¡bon appétit!
Gofres integrales de calabaza

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista